Menu



Año litúrgico
Año litúrgico
El año litúrgico propone a los cristianos vivir el conjunto de la historia de la salvación y de la vida de Cristo, en el transcurso del año. ¡Conoce cómo se organiza!


Por: Felipe Santos | Fuente: Libro: Vivencia Cristiana




El año litúrgico propone a los cristianos vivir el conjunto de la historia de la salvación y de la vida de Cristo, en el transcurso del año.

Comienza el primer domingo de Adviento, cuatro domingos antes de Navidad. Termina el domingo de Cristo Rey, al final de Noviembre.

Se divide en varios períodos:

-Tiempo de Adviento (cuatro semanas)
-Tiempo de Navidad y de Epifanía: desde la fiesta de Navidad hasta el bautismo de Cristo
- El tiempo ordinario comienza después del bautismo de Cristo
- Tiempo de Cuaresma: comienza el miércoles de ceniza
- Tiempo pascual: dura hasta Pentecostés
Sigue a continuación el tiempo ordinario hasta el domingo de Cristo Rey.

El año litúrgico retoma los acontecimientos principales de la vida de Cristo: su nacimiento (Navidad), su muerte y resurrección (Pascua), el don del Espíritu Santo (Pentecostés).

Invita a los cristianos a acoger a Dios en su vida y permanecer con la mirada hasta la llega de su Reino. Todo se condensa en la Misa:” Proclamamos tu muerte, Señor Jesús, celebramos tu Resurrección, esperamos la venida de tu gloria.

Dios ha entrado en la historia humana para realizar un plan de salvación que culmina en la Muerte y Resurrección de Cristo; Dios- Jesucristo- ha entrado en el tiempo del hombre y lo ha santificado. El hombre, por tanto, celebra cada año, los acontecimientos de la salvación que trajo Jesucristo.

El eje sobre el cual se mueve el Año Litúrgico es la Pascua. Por lo tanto la principal finalidad consiste en acompañar gradualmente al hombre hacia una conformación auténtica de Cristo, muerto y resucitado.

El año litúrgico no puede ser un calendario de fechas que se recuerdan con cierta solemnidad, sino un camino de fe; camino que se ha de recorrer como en “espiral”, creciendo en la fe cada año, con cada acontecimiento celebrado; creciendo en el amor a Dios y a los hermanos; creciendo en seguir y parecerse cada vez más a Cristo hasta llegar a configurarse con El,- el hombre perfecto-.

Tiempos fuertes


Este itinerario de fe, que acompaña en forma progresiva al cristiano hacia la vivencia auténtica de Cristo, tiene varias etapas:

1. Una preparación en el Adviento, como tiempo de despertar en la fe en vista de encuentro con el Señor.

2. Una aceptación de Jesús el Salvador en la Navidad y mayor conocimiento de El, mediante el estudio y la meditación.

3. Una purificación personal durante la Cuaresma para llegar a la vivencia pascual de Cristo Muerto y Resucitado.


El vértice de todo es la Pascua, con el gran Tríduo de la Vigilia Pascual, que mete al hombre en el misterio principal de nuestra Redención: La Resurrección de Jesús.

La celebración de la Pascua dura 50 días, precedida por 40 días de preparación- cuaresma- terminando con la efusión del Espíritu Santo en la fiesta de Pentecostés.

Estos son los llamados “tiempos fuertes” del Año Litúrgico. Además hay otras 34 semanas que constituyen el Tiempo Ordinario o Común. Es el tiempo en que se profundiza el sentido del conjunto de la Historia de Salvación.

Hay también otras fiestas dedicadas a la Virgen María y a algunos santos, pero están íntimamente ligadas con el misterio pascual.

Reportar anuncio inapropiado |



Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre
 Email (no será publicado)

 País


Comentario



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Reportar anuncio inapropiado |