Menu


Dios ama personalmente a cada joven y responde a sus interrogantes más profundas
El Papa Benedicto XVI recordó que Dios ama de manera personal a cada uno de los jóvenes del mundo


Por: . | Fuente: VIS



VATICANO, 15 Mar. 10

En su mensaje, dado a conocer hoy, por la 25° Jornada Mundial de la Juventud que se celebra el próximo 28 de marzo, Domingo de Ramos, el Papa Benedicto XVI recordó que Dios ama de manera personal a cada uno de los jóvenes del mundo y es respuesta auténtica a las interrogantes más profundas que en esta etapa de la vida experimenta toda persona.

En el texto titulado "Maestro bueno, ¿qué cosa debo hacer para tener vida eterna?" en el que reflexiona sobre el pasaje evangélico del joven rico, el Santo Padre destacó que San Mareco subraya el hecho que "Jesús fijó la mirada sobre él y lo amó".

"En la mirada del Señor –dijo el Papa– está el corazón de este especialísimo encuentro y de toda la experiencia cristiana. De hecho el cristianismo no es primeramente una moral, sino una experiencia de Cristo, que nos ama personalmente, jóvenes o viejos, pobres o ricos, nos ama incluso cuando le damos la espalda".

En este intenso amor de Cristo por cada persona, continuó, "se encuentra la fuente de toda la vida cristiana y la razón fundamental de la evangelización: si verdaderamente hemos encontrado a Jesús, ¡no podemos hacer menos que testimoniarlo a quienes no han todavía experimentado su mirada!"

Benedicto XVI explicó luego que "en el joven del Evangelio, podemos ver una condición muy similar a la de cada uno de vosotros. También ustedes son ricos en cualidades, energías, sueños, esperanzas: ¡recursos que poseen en abundancia! Vuestra misma edad constituye una gran riqueza no solo para ustedes sino para los otros también, para la Iglesia y para el mundo".

Esta etapa de la juventud, prosiguió el Papa, "es tiempo de opciones fundamentales para construir vuestro proyecto de vida. Es el momento, entonces, de interrogaros sobre el sentido auténtico de la existencia y de preguntaros ´¿Estoy satisfecho con mi vida? ¿Qué cosa falta? ¿Qué puedo hacer"

"¡No tengan miedo de afrontar estas preguntas! Lejos de abrumaros, ellas expresan las grandes aspiraciones, que están presentes en vuestro corazón. Por lo tanto, son escuchadas. Ellas esperan respuestas no superficiales, sino capaces de satisfacer vuestras autenticas esperanzas de vida y felicidad".

Benedicto XVI señala luego que Dios sí contesta a estas preguntas. "¡No tengan miedo de su respuesta! Dios es más grande que nuestro corazón y conoce todas las cosas".

Seguidamente el Santo Padre exhorta a los jóvenes a "no olvidar esta perspectiva en vuestro proyecto de vida: estamos llamados a la eternidad. Dios nos ha creado para estar con Él, para siempre. Eso os ayudará a dar un sentido pleno a sus opciones y a dar calidad a vuestra existencia".

El Papa plantea luego los Diez Mandamientos como un programa de vida para todo joven, pues son "puntos de referencia esenciales para vivir en el amor, para distinguir claramente el bien y el mal y construir un proyecto de vida sólido y duradero. También a vosotros, Jesús les pregunta si conocen los mandamientos, si están preocupados de formar vuestra conciencia según la ley divina y los ponen en práctica".

"Cierto, se trata de exigencias que van contra corriente respecto a la mentalidad actual, que propone una libertad desvinculada a los valores, las reglas, las normas objetivas e invita a rechazar cada límite por los deseos del momento. Pero este tipo de propuesta en vez de conducir a la verdadera libertad, lleva al hombre a convertirse en esclavo de sí mismo, de sus deseos inmediatos, de los ídolos como el poder, el dinero, el placer desenfrenado y las seducciones del mundo, haciéndolo incapaz de seguir su original vocación de amor".

El Papa indica también en su mensaje que "Dios nos da los mandamientos porque quiere educarnos en la verdadera libertad, porque quiere construir con nosotros un Reino de amor, de justicia y de paz. Escucharlos y ponerlos en práctica no significa alienarse sino encontrar el camino de la libertad y del amor auténticos, porque los mandamientos no limitan la felicidad, sino indican cómo encontrarla".







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |