Menu



Un debate de símbolos religiosos
Un debate de símbolos religiosos
La preocupación social en Francia no era por una instancia religiosa, sino por el integrismo y la discriminación de la mujer.


Por:  Joan Miquel Corbí | Fuente: www.e-cristians.net



¿Por qué se quiere convertir un debate sobre el pañuelo en un debate de símbolos religiosos?

La preocupación social en Francia no era por una instancia religiosa, sino por el integrismo y la discriminación de la mujer

Nos hemos referido últimamente al debate generado en Francia tras la expulsión de dos alumnas de una escuela porque llevaban el pañuelo islámico, el mal llamado ´´velo´´ (de forma deliberada, para confundir a la opinión pública). Después de aquella noticia, hemos conocido que el presidente francés, Jacques Chirac, quiere regular por ley la presencia de símbolos religiosos en lugares públicos. Pero los hechos no se corresponden con la manera de afrontarlos políticamente.

El supuesto debate sobre símbolos religiosos es, en realidad, un debate sobre el pañuelo, es decir sólo sobre una manifestación externa propia de los musulmanes (aproximadamente un 10 por ciento de los 57 millones de habitantes que tiene Francia).

Según el debate, la razón de la preocupación no era una instancia religiosa, sino el islamismo radical o la discriminación de la mujer. Por tanto, son éstos dos peligros los que hay que afrontar, no los símbolos religiosos en su conjunto. ¿Por qué se quiere convertir, pues, un debate sobre el velo en una cuestión ligada a los símbolos religiosos?

Estamos ante una clara contradicción. Para preservar la libertad, se quiere limitar la libertad religiosa. Cabe recordar que la Carta Europea de los Derechos del Hombre reconoce, en su artículo 9, el ´´derecho a manifestar la fe en público o en privado´´. En definitiva, se ha cambiado el eje del debate. La posibilidad de regular la eliminación pública de símbolos religiosos ha partido de un informe sobre laicismo elaborado, entre otras personas, por Bernard Stasi, presidente de la Comisión francesa sobre Laicismo. En una entrevista publicada el domingo 21 de diciembre por el diario EL PAÏS, el responsable del escrito centra su análisis en el pañuelo, la mujer y los musulmanes.

Como reacción cívica y de inspiración cristiana, es imprescindible subrayar el documento que acaba de hacer público el Centro Francés por la Justicia y los Derechos Fundamentales sobre toda esta cuestión. El escrito hace algunas interesantes preguntas sobre la futura ley: ´´¿El campo teórico de la ley será la enseñanza en todos sus niveles? ¿Cuál es la conducta que será impuesta o prohibida? ¿Se prohibirán todos los signos religiosos? ¿También los filosóficos y políticos? ¿Qué signos serán considerados religiosos, filosóficos o políticos? ¿Se prohibirá cualquier expresión cultural? ¿Cómo serán las sanciones y como se valorará la gravedad?

La dimensión espiritual de la persona
En la misma línea, el Centro Francés por la Justicia y los Derechos Fundamentales recuerda que ´´las leyes no deberían limitar la expresión religiosa, que es legítima´´, y lamenta que ´´algunos rechacen la importancia de la dimensión espiritual de las personas´´. La nota crítica, además, asegura que la futura aplicación de una ley como la que se ha anunciado contra los ´´símbolos religiosos ostensibles´´ presenta ´´muchos interrogantes´´.

Como conclusión, el documento califica la decisión presidencial de electoralista, de cara a las elecciones del año 2004, una cita en la que ´´la Unión por la Mayoría Presidencial (UMP) quiere captar voto de un importante número de electores hostiles con el pañuelo islámico y, además, satisfacer a las organizaciones más radicalmente laicistas´´.

Y en cuanto a los peligros del islamismo radical y de la discriminación de la mujer, el documento pronostica que ´´la ley no resolverá las dificultades que presentan comportamientos derivados de eso (entre ellos la poligamia)´´. Finalmente la nota, titulada Laicidad, a propósito del debate actual , recuerda que una ley así atenta contra ´´la separación entre las cuestiones temporales y las espirituales´´, y avisa que ´´la laicidad no puede convertirse en un ateísmo militante, sino en un respeto a todo el mundo´´, también a la pluralidad religiosa.

Las palabras que el Papa Juan Pablo II pronunció en Santiago de Compostela el 9 de noviembre de 1982 alcanzan, en el contexto del debate sobre el pañuelo, una clara actualidad: ´´¡Europa, reconstruye tu unidad espiritual en un clima de libertad total para todas las religiones!´´.

Reportar anuncio inapropiado |


Compartir en Google+
Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Reportar anuncio inapropiado |