Menu



La resurrección de Lázaro
Milagros de Jesús
Juan 11, 19-27. Tiempo Ordinario. “Yo creo que eres el Hijo de Dios”. Y el que cree no morirá para siempre.


Por: P. Clemente González | Fuente: Catholic.net



Juan 11, 19-27


"Muchos judíos habían ido a ver a Marta y a María para darles el pésame por su hermano. Cuando Marta se enteró de que llegaba Jesús salió a su encuentro, mientras María se quedaba en casa. Y dijo Marta a Jesús: -Señor, si hubieras estado aquí no habría muerto mi hermano. Pero aún ahora sé que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo concederá. Jesús le dijo: Tu hermano resucitará. Marta respondió: Sé que resucitará en la resurrección del último día. Jesús le dice: Yo soy la resurrección y la vida: el que cree en mí, aunque haya muerto, vivirá; y el que está vivo y cree en mí, no morirá para siempre. ¿Crees esto? Ella le contestó: Sí, Señor; yo creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo".


Reflexión


Cuando Jesús llegó a Betania encontró lágrimas y palabras de recriminación: “Si hubieras estado aquí...”. ¿Por qué permitió la muerte de su amigo? ¿Y por qué permite tantas muertes hoy en día?

Algunos que han pasado por la experiencia de la muerte de un ser querido llegan a dudar de su fe y de la bondad de Dios. Sin embargo, la muerte adquiere un nuevo significado para el cristiano, porque Cristo dijo: “Tu hermano resucitará”.

La persona humana es la única de todas las criaturas que posee un alma inmortal. Por eso, aunque veamos el cuerpo sin vida de un familiar o un amigo, debemos estar seguros que Dios ya le ha invitado a participar de su Reino, conforme a los méritos que alcanzó esa persona durante su vida. La resurrección es una dimensión completamente nueva para el ser humano. Se entra en una etapa que no se acaba, porque es eterna. ¿Cuántas veces hemos deseado que una alegría durase para siempre? Pues esa vida, más allá de la muerte, es cierta. Jesús fue el primero en estrenarla, y permitió que centenares de sus seguidores le viesen resucitado, y esos testigos nos lo han manifestado.

Lo más destacado de este diálogo con Marta es la declaración que sale de labios de esta mujer: “Yo creo que eres el Hijo de Dios”. Y el que cree no morirá para siempre.

 

Suscríbase aquí
para recibir el Evangelio meditado y otros servicios en su e-mail

Conoce la Sección de Aprende a Orar

Consulta la Biblia en Catholic.net

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Reportar anuncio inapropiado |


Compartir en Google+
Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Hospitalidad católica
Servicio fraterno de acompañamiento espiritual
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
P.Pedro Mereu SDB
Acompañamiento, escucha y dirección espiritual
P. Pedro Mendoza Pantoja
Sanación y liberación
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
P. Carlos Skertchly L.C.
Formaciòn y Espiritualidad del Sacerdote
Susana Barroilhet
Consejería en temas de la Familia y de la Vida
Rosa Gemma Ortiz Sánchez
Ayuda en momentos de crisis
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |