Menu



Tema XIII: Valores.

Tema XIII: Valores.
La finalidad principal de los valores es que se constituyen en principios que guían nuestra conducta y decisiones.


Por: P. Juan Antonio Torres, L.C. | Fuente: Catholic.net



¿Qué son los valores?

Hemos estado hablando de valores y de cómo transmitirlos, pero ¿qué son los valores?

Muchos tenemos dificultad en definirlos. A veces los confundimos con algo que realmente no son. Conviene, pues, dar un breve repaso al tema.

La función de los valores

Para comprender lo que son, primero es necesario conocer su función.

La finalidad principal de los valores es que se constituyen en principios que guían nuestra conducta y decisiones. Ejercen la función de un mapa.

Decía Aristóteles que la mente humana es como una hoja en blanco que se va llenando conforme vamos adquiriendo conocimientos; esa hoja es como una "copia" del mundo exterior. Esa copia constituye el mapa que guía nuestras acciones, es el modo en que vemos el mundo exterior.

Todos sabemos que el mapa no es el territorio. Un mapa es simplemente una explicación de ciertos aspectos de un territorio. Es una teoría, una explicación o un modelo de alguna otra cosa.

Supongamos que uno quiere llegar a un lugar específico del centro de Querétaro. Un plano de la ciudad puede ser de gran ayuda. Pero supongamos también que se nos ha entregado un mapa equivocado. En virtud de un error de imprenta, el plano que lleva la inscripción de «Querétaro» es en realidad un plano de Celaya. ¿Puede imaginarse la frustración y la inefectividad con las que tropezará al tratar de llegar a su destino?

Se puede entonces trabajar sobre la propia conducta: poner más empeño, ser más diligente, duplicar la velocidad. Pero nuestros esfuerzos sólo lograrán conducirnos más rápidamente al lugar erróneo.

Uno puede asimismo trabajar sobre su actitud: pensar más positivamente acerca de lo que intenta. De este modo tampoco se llegaría al lugar correcto, pero es posible que a uno no le importe. La actitud puede ser tan positiva que uno se sienta feliz en cualquier parte.

Pero la cuestión es que nos hemos perdido. El problema fundamental no tiene nada que ver con la actitud o la conducta. Está totalmente relacionado con el hecho de que nuestro mapa es un plano equivocado.

Los valores son el mapa de nuestras decisiones

Si tenemos el plano correcto de Querétaro, entonces el empeño y el esfuerzo que empleemos es importante, y cuando se encuentran obstáculos frustrantes en el camino, entonces la actitud puede determinar una diferencia real. Pero el primero y más importante requerimiento es la precisión del plano.

Hay dos categorías de mapas en nuestra cabeza:

- mapa del modo en que son las cosas (conocimientos).

- mapa del modo en que debemos actuar ante esas cosas (valores).

En base a esos dos mapas, tomamos nuestras decisiones.

A partir de estos dos mapas, se constituyen dos tipos de educación.

- Educación instructiva: la que transmite conocimientos (cómo son las cosas).

- Educación formativa: la que transmita valores (cómo comportarnos ante las cosas).

Con esos dos mapas mentales interpretamos todo lo que experimentamos.

Por ejemplo, cuando a un muchacho se le ofrece un vaso de tequila en una fiesta de amigos, sus conocimientos le dicen que ese tequila es de buena calidad, de tal marca, que es extraído del agave, que tiene cierto precio, que es embriagante, etc. Ese es su mapa de conocimientos.

Pero su mapa de valores le indica cuál es la actitud que debería tomar ante esa bebida embriagante. "¿Me conviene tomarla?"

El mapa de conocimientos se adquiere en la escuela, en los libros, en Internet, en la televisión, etc. Nuestra mente recibe conocimientos y los guarda en la memoria.

El mapa de valores se va grabando en el alma del niño mediante un proceso de transmisión que, como vimos anteriormente, se centra en el comportamiento.

La madre que dice a su hijo "no debes beber en exceso" está escribiendo en el mapa interior de ese niño una línea que en el futuro le ayudará a tomar decisiones. En la turbulencia de las situaciones complejas de la vida, esa pequeña línea, si está bien grabada, le dará luz para tomar la decisión correcta.

Incluso, si el joven u hombre adulto, en algún momento del camino llegara a perder la ruta, las líneas que la madre grabó en su mapa de niño, le ayudarán a retomar la vía.

Génesis de los valores

Todas las percepciones del ser humano van acompañadas de una valoración.

Cada vez que el hombre entra en contacto con algo, no sólo percibe sus características físicas exteriores, sino que realiza de modo espontáneo un juicio de valor. Por ejemplo, cuando vemos un coche por la calle, hacemos una valoración: "¡qué elegante!"

Esas percepciones generan también una demanda silenciosa: "quiero comprar un coche así". El objeto que percibimos nos hace un reclamo, nos llama, por así decirlo, para que tomemos una decisión en relación con él; como si ese coche nos estuviera diciendo "¡cómprame! ¡cómprame!".

Nuestra capacidad de percepción y valoración determina nuestra cultura. Por ello dice Romano Guardini que "la educación de una persona puede medirse por la capacidad de distinguir valores auténticos y falsos, y por la precisión, certeza y fuerza con que responde al grado de valor de cada cosa".

Así pues, el contacto del ser humano con las cosas que le rodean consta de tres pasos:

1. Percepción (capta los elementos físicos externos: color, dimensiones, sonido, etc.). Por ejemplo, un vestido de seda roja.

2. Valoración: hace un juicio de valor positivo o negativo de esa cosa en función de las propias expectativas. Por ejemplo, "ese vestido me vendría muy bien".

3. Demanda: toma una decisión sobre lo que ha percibido y valorado. Por ejemplo, "voy a comprar ese vestido para la fiesta de graduación".

Ahora bien, el ser humano no sólo percibe cosas; también posee la capacidad de percibirse a sí mismo y reconocerse como autor de sus actos. Es capaz, por así decirlo, de objetivarse.

Por su naturaleza espiritual, el hombre es capaz de hacer lo que en filosofía se llama "la vuelta completa". Es decir, una reflexión sobre sus actos que le lleva a reconocerse a sí mismo como autor de los mismos.

Esta auto-percepción va acompañada, como las demás percepciones, de un juicio de valor que invariablemente es este: "¡soy muy valioso!". Todos, por naturaleza, hacemos esta percepción en cuanto tomamos contacto con nosotros mismos.

Esa percepción y valoración genera una demanda silenciosa pero profundamente poderosa, la más poderosa del ser humano: "necesito que me amen por lo que soy, que me respeten, que me tomen en cuenta, que me den mi espacio, que me dejen ser, que me permitan realizarme, ser yo mismo..."

Al igual que sucede con las cosas exteriores, también hace un reclamo silencioso para sí y para los que le rodean.

El contacto del ser humano consigo mismo tiene, pues, el mismo proceso que cuando entra en contacto con las cosas externas:

1. Percepción: "¡soy yo!"
2. Valoración: "¡soy muy valioso!"
3. Demanda: "¡merezco respeto!"

Los valores fundamentales.

A raíz de esta percepción nacen los tres valores que son el fundamento de todos los demás:

- Amor (se concreta en necesidad de atención).

- Dignidad (se concreta en igualdad ante los demás).

- Libertad (se concreta en capacidad de autorrealización).

Estas son las expectativas más profundas, exigentes y perdurables que se esconden en las entrañas de la estructura humana.

Todos los seres humanos tenemos estas expectativas. No están sujetas a los altibajos de la moda, del lugar, del tiempo. Se encuentran en un nivel profundo de la personalidad, tanto en la niñez como en la edad adulta.

Estos requerimientos silenciosos llevan consigo un veto: "no soy un instrumento". Ningún ser humano está hecho en función de otro. Todos poseen la misma dignidad, todos tienen un valor intrínseco y único.

De estos tres valores fundamentales, surgen todos los demás: honestidad, caballerosidad, respeto, atención, cuidado, humildad, sinceridad, justicia, honradez, puntualidad, responsabilidad, etc.

Dado que todos los valores tienen su fundamento en la dignidad de la persona, cada uno de ellos refleja un modo de guardar el respeto que merece esa dignidad. Por ejemplo, en una circunstancia concreta, el valor de la gratitud es el modo de expresar mi respeto a esa persona. En otro momento, será mi silencio la manera más adecuada de expresar mi respeto a una cierta persona, etc.

Por este mismo fundamento, todos los valores son intercomunicados, no hay contradicción entre ellos, no pueden oponerse el uno al otro. Donde hay aprecio por un valor específico, los demás también vendrán con él.


(Ejercicio)

Seleccionar 3-5 valores que serán prioritarios en la educación de mis hijos.

1. Definirlos bien;
2. señalar las acciones principales que tomaré para inculcarlos.
3. Mencionar los motivos por los cuales elijo estos valores.


(Lectura para los hijos)

La historia de Régulo
(Versión de James Baldwin)

Esta antigua historia acerca del general y estadista romano Atilio Régulo transcurre en el siglo tres antes de Cristo, durante la Primera Guerra Púnica entre Roma y Cartago. La legendaria fidelidad de Régulo a su palabra lo inmortalizó en la historia romana.

Frente a Roma, del otro lado del Mediterráneo, existió en un tiempo una gran ciudad llamada Cartago. Los romanos nunca fueron muy amigos de los cartagineses, y al fin estalló una guerra entre ambos. Durante largo tiempo la lucha permaneció indecisa. Primero los romanos ganaban una batalla, luego ganaban los cartagineses, y así transcurrió la guerra durante muchos años.

Entre los romanos había un valiente general llamado Régulo, de quien se decía que nunca faltaba a su palabra. Sucedió que Régulo fue capturado y llevado a Cartago. Enfermo y solitario, soñaba con su esposa y sus hijos, que estaban allende el mar, y tenía pocas esperanzas de volver a verles. Amaba entrañablemente su hogar, pero creía que su primer deber era hacia su país, y así había abandonado todo para pelear en esa cruel guerra.

Había perdido una batalla, y lo habían apresado. Pero sabía que los romanos estaban ganando terreno, y los cartagineses temían que al final los derrotaran. Habían enviado gente a otros países para contratar soldados que los ayudaran. Pero ni siquiera así podrían luchar mucho más tiempo contra Roma.

Un día algunos notables de Cartago fueron a la prisión para hablar con Régulo.

—Nos gustaría pactar la paz con los romanos —dijeron— y estamos seguros de que tus magistrados aceptarían con gusto si supieran cómo anda la guerra. Te pondremos en libertad y te dejaremos regresar, si aceptas hacer lo que decimos.

—¿Y en qué consiste? —preguntó Régulo.

—En primer lugar, debes contar a los romanos acerca de las batallas que habéis perdido, y debes aclararles que con la guerra no han ganado nada. En segundo lugar, debes prometernos que, si no aceptan la paz, regresarás a tu prisión.

—Muy bien, prometo que, si no aceptan la paz, regresaré a la prisión.

Y lo dejaron en libertad, sabiendo que un gran romano cumpliría su palabra.

Cuando llegó a Roma, todo el pueblo lo saludó con regocijo. Su esposa y sus hijos estaban muy felices, pues pensaban que no se separarían nunca más. Los canosos senadores que redactaban las leyes de la ciudad fueron a verle. Le preguntaron acerca de la guerra.

—Fui enviado de Cartago para pediros que aceptarais la paz —dijo Régulo—. Pero no sería aconsejable aceptar la paz. Nos han derrotado en algunas batallas, es verdad, pero nuestro ejército gana terreno día a día. Los cartagineses tienen miedo, y con buena razón. Continuad la guerra un poco más, y Cartago será vuestra. En cuanto a mí, he venido para despedirme de mi esposa, de mis hijos y de Roma. Mañana regresaré a Cartago y a la prisión, pues lo he prometido.

Los senadores trataron de persuadirlo de que se quedara.

—Enviemos a otro hombre en tu lugar —dijeron.

—¿Acaso un romano faltará a su palabra? —respondió Régulo—. Estoy enfermo, y en el mejor de los casos no me queda mucho de vida. Regresaré tal como lo prometí.

Su esposa y sus hijos lloraron, y le rogaron que no los abandonara de nuevo.

—He dado mi palabra —dijo Régulo—. Será lo que deba ser.

Luego se despidió y regresó con gallardía a la prisión y la cruel muerte que le esperaba.

Esta clase de coraje transformó a Roma en la ciudad más grande del mundo.


Preguntas de reflexión que debes responder en los foros del curso

Escribe lo que significan para ti los tres valores fundamentales:

1. Amor:

2. Dignidad:

3. Libertad:


Para ver el video de esta lección da click en el siguiente enlace



Aspectos varios

Para consultas, sugerencias o comentarios al Padre Juan Antonio Torres da click aquí

Para dejar tus tareas en los foros del curso da click aquí

Para consultar lecciones anteriores da click aquí

Preguntas o dudas prácticas
  • da click aquí



  • El Taller es totalmente gratuito y abierto a quien quiera participar. Si desea comprar el libro puede hacerlo haciendo click aquí







    Compartir en Google+




    Reportar anuncio inapropiado |