Menu


La Iglesia en dialogo con el olimpismo
La Iglesia en dialogo con el olimpismo

Intervención del profesor Bolaño en la instalación de la "Cátedra Olímpica; deporte y cultura", en la Universidad Pontificia Bolivariana,el pasado mes de noviembre de 2011, en Medellin, Colombia


Fuente: www.laici.vat



Con ocasión de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, he querido compartir con ustedes un fragmento de esta conferencia.

"Diremos ahora ante el Presidente del Comité Olímpico Colombiano, nuestro entrañable amigo el Doctor Baltasar Medina, lo mismo que le expresó el amado beato Juan Pablo II al recordado Señor Juan Antonio Samaranch, y al presidente del Comité Olímpico Italiano, Señor Giovanni Petrucci en el discurso que dirigió al a los participantes en Congreso Internacional sobre el deporte en Roma, el 28 de octubre del 2000: “Sois representantes calificados del deporte” (Juan Pablo II, 2000).

Justamente porque sois representantes calificados del deporte en Colombia es que la Universidad Pontificia Bolivariana quiere continuar este dialogo.

En las palabras de Juan Pablo II dirigidas al Comité Olímpico Internacional el 27 de mayo de 1982 (Juan Pablo II, 1982) esta conversación fue iniciada por Pio X en el año 1905 cuando alentó y aprobó la noble causa del Barón Pierre de Coubertín, lo siguió Pio XII el 16 de mayo de 1953 al recibir al Comité Olímpico Italiano (Pio XII, 1953) con motivo de la inauguración del nuevo estadio en el Foro Itálico (Diem, 1966b, 28), lo continuó Juan XXIII el 24 de agosto de 1960 durante los Juegos Olímpicos de Roma cuando recibió en la plaza de San Pedro a los atletas de 83 Naciones (Juan XXIII, 1960a) y al Comité Olímpico Internacional (Juan XXIII, 1960b) el 26 de agosto de ese mismo año en Castelgandolfo.

Este dialogo ha sido conservado por Pablo VI quien en abril de 1965 acogió al Comité Olímpico Internacional en Roma con motivo del LXIV período de sesiones (Pablo VI, 1965). Se mantuvo con Juan Pablo II en 1982, y en el 2000, y sigue abierto en el actual pontificado de Benedicto XVI.
Como lo formuló el papa Paulo VI, ante los miembros del Comité Olímpico Internacional el 28 de abril de 1966, la finalidad de este intercambio consiste en encontrar lo común, las armonías y el parentesco entre las buenas prácticas del deporte y la doctrina de la Iglesia (Paulo VI, 1966).

Dialogo que según Allois Koch (2005, 37-759) contó con la iniciativa del Barón Pierre de Coubertin (1863 – 1937) con el fin de sumar la alianza calificada de la Iglesia a su proyecto de reforma educativa mediante el deporte.

Refiriéndose a su encuentro con Pio X, Coubertín comentó en varias ocasiones en sus memorias (1931) que el Papa se había expresado con simpatía y benevolencia hacia el renovado espíritu olímpico, se mostró interesado en los preparativos de las olimpiadas en Roma (Coubertin, 1908. 144) y como demostración de su aceptación, el Papa quiso que se celebraran unos juegos internacionales en Castelgandolfo.

Aunque no poseemos registro de las palabras que San Pio X le dirigió al Barón de Coubertín en esa audiencia, la aprobación de la cátedra de Pedro a los proyectos de Coubertín se encuentra documentada en la afirmación que han hecho Juan XXIII, Pablo VI y Juan Pablo II en sus respectivas intervenciones ante el COI".





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |