Menu


Dios me ha dado el don de Jugar el fútbol
Dios me ha dado el don de Jugar el fútbol

Basado en citas de la literatura sapiencial, de expresiones dichas por futbolistas, y de una afirmación del Papa Juan Pablo II, se descubre el deporte como un Don de Dios.






El deporte ejerce una gran movilización sobre el mundo contemporáneo, se ha constituido en una vital y fluida atracción en las generaciones actuales, y es tal vez una de las mas clara expresión humana en la que cabe el gran ideal de confraternidad universal; en el que se encuentra empeñada por su parte la Iglesia; pero al mismo tiempo, esta forma de juego, expresa la imperfección del hombre. En este artículo tomaremos dos citas de la literatura sapiencial bíblica, para entender el deporte como un don que Dios da a la criatura humana, y seleccionaremos algunos testimonios de Deportistas que han reconocido el deporte en este sentido.

En el Libro de Job, Dios se le dirige a este justo sufriente mostrándole que el avestruz aunque sin sabiduría, “cuando se levanta y echa a correr se ríe de caballos y jinetes”(Job 39, 18). Esta cita hace clara referencia a una carrera competitiva entre el avestruz y el caballo con su jinete, y la presenta como una hábil corredora que en la competencia se ríe de sus competidores; la palabra en hebreo que se emplea para el verbo reír; vocablo que esta ligado con el humor y la jocosidad, es sachaq, que también es empleada en (Job 40, 15 – 24) cuando Dios retando a Job a que demuestre si tiene sus mismos poderes, le habla de las fuertes condiciones físicas de de Behemot, al que “De los montes, donde juegan las fieras, le traen hierba para que coma”. Tengamos en cuenta que la cita de (Job 40, 20a) hace alusión a que las fieras juegan en los montes. En el Salmo 104, 26, también se emplea la palabra hebrea sachaq, para referirse así de Leviatán; “el monstruo que hiciste para jugar con el”. En estas tres citas deducimos que la literatura sapiencial identificó en los animales una conducta de juego, a manera de un don que Dios puso en ellos.
En cuanto a los humanos, en el texto de Isaías (57, 4) hallamos un concepto del juego como don de dios a los hombres y una cualidad de los sabios. Si leemos algunos versículos anteriores, observamos que Isaías viene pronunciando unos oráculos acerca de la indignidad de los jefes de Judá del siglo VII, finalmente a ellos les hace esta pregunta: “¿De quien se burlan ustedes?”, La palabra hebrea empleada en esta cita es `anag, que también se traduce como hacer deporte, ridículo, broma, acciones estas asociadas a un concepto mas amplio de juego competitivo en cuanto que contiene la acción de buscar una satisfacción aventajando al competidor.

Pero la expresión que denota una clara alusión al juego del Hombre, lo encontramos en el libro Eclesiástico, donde, después de los elogios que los capítulos 44 al 50 hace de los antepasados de Israel, cuando le corresponde hablar de las virtudes de David, las inicia destacando así su habilidad de juego relacionada con su capacidad guerrera: “Con leones jugó cual con cabritos, con osos como con corderos.”(Eclesiástico 47, 2-3). También aquí se emplea la palabra hebrea sachaq, bajo la forma s@chowq para referirse al juego, que de igual manera puede traducirse como Sport.

Se percibe en la lectura de estos textos que el sabio tiene una capacidad para jugar, distinta de la del necio; este cuando juega se divierte haciendo el mal, en cambio el sabio hace de la sabiduría su deporte (s@chowq):“Diversión para el necio es hacer maldades, para el inteligente lo es la sabiduría”. Por estos hombres sabios, es por los que pregunta proféticamente Baruc, en un interrogatorio en el que al señalar sus virtudes, destaca la capacidad de jugar (sachaq) con las aves del cielo (Bar 3, 16 – 17),

Una de las manifestaciones de gozo que se daba entre los miembros del pueblo de Israel, era la de cantar, sonar los salterios, címbalos, cuernos, trompetas, y danzar dando saltos, a esta acción de gozo se la expresa también con la palabra sachaq, en (1 Crónicas 15, 28 – 29) se puede apreciar a David saltando y bailando.

De todo lo anterior podemos concluir que el juego es un don que Dios les dio a los animales y también a los hombres, los sabios emplean ese don con sabiduría y el necio para burlarse de los demás y para hacer el mal. También podríamos preguntarnos junto con el Profeta Baruc: ¿Dónde están los hombres justos y pacíficos, aquellos que hacen deporte con los pájaros del cielo y disfrutan de ellos con solo contemplarlos sin burlarse de ellos, ni hacerles mal?

Las siguientes expresiones de deportistas, nos ayudarán a ver si ellos perciben su habilidad para el deporte como un don de Dios y la manera como han puesto ese don al servicio de la sabiduría. El boxeador Julio Cesar Chavez dijo en una entrevista lo siguiente: “Bueno, era creo que más bien inquieto, muy hiperactivo, muy juguetón, me gustaba, jugaba fútbol, jugaba béisbol, voleibol, básquetbol, afortunadamente y gracias a Dios siempre fui muy deportista, estuve seleccionado en todos los deportes, en cualquier deporte que me pongas, sé jugarlo. Bueno, yo creo que cada, cada... a cada ser humano,Dios le da su don y en el mío pues Dios me dio el don pues de saber pelear, de darle esa imagen, esa fuerza... darle ese contacto a la gente, de que la gente pues se fijara en uno, de que la gente pues viera mis peleas, tal vez mi forma de ser, tal vez mi forma de pelear, hay muchas cosas que se juntan para poder hacer eso.”.

Por su lado Ronaldinho que ha manifestado su agradecimiento a Dios por su vida, dice lo siguiente: “Tendría que agradecerles a muchas personas. A muchas, muchas personas que me ayudaron mucho. Mi familia, que siempre me dio fuerzas. A Dios en especial, por darnos salud, a mí y a mi familia. Sin salud yo no habría podido hacer nada. Tengo que arrodillarme y agradecer todos los días por la salud que tengo. Si la familia está bien, sólo necesito que Él me dé salud para poder ejercer el don que Él me concedió y que le agradezco todos los días”.

Las manifestaciones de aceptación del deporte como un don de Dios, que dan pié para que nuestros deportistas se reafirmen en esta actitud espiritual, son las que expresó El Rey pelé; en cierta ocasión contestó así en una entrevista, que se encuentra publicada en www.carbonell.com.ar: "Estoy muy agradecido con Dios. Dios me ha dado el don de jugar fútbol. Dios me dio el regalo de jugar fútbol y siempre le voy a estar agradecido. Así me abrió las puertas del mundo porque gracias al fútbol tengo amigos en todos los países; entonces voy a seguir trabajando por el fútbol, por los niños y los jóvenes, voy a seguir trabajando para sacar a los niños de las drogas. Ese es mi trabajo con el deporte. Pero no quiero ser entrenador profesional, lo que deseo es ser entrenador amateur y espero tener el tiempo" (para hacerlo). En otra oportunidad dijo: “"Siempre he pensado que he tenido una gran responsabilidad con los niños y las nuevas generaciones. Quiero darle respeto a la gente y a mi familia que me enseño que todos somos iguales que Dios me dio el don de jugar fútbol y de conocer el mundo pero que al final voy a morir como todos. (Cfr. www.deporte.com).

El Talento deportivo, en cuanto que es un don de Dios, ha sido expresado así por Su Santidad Juan Pablo II en su Homilía de la celebración del Jubileo de los Deportistas que tuvo lugar el 29 de octubre del 2000 en la Plaza de San Pedro: “Con esta celebración el mundo del deporte se une, como un grandioso coro, para expresar con la oración, el canto, el juego y el movimiento un himno de alabanza y acción de gracias al Señor. Es la ocasión propicia para dar gracias a Dios por el don del deporte, con el que el hombre ejercita su cuerpo, su inteligencia y su voluntad, reconociendo que estas capacidades son dones de su Creador”.
Tengamos pues en cuenta que el deporte es un Don lúdico con el que Dios nos ha dotado; unos lo emplean de manera necia, hacen el mal, se burlan, maltratan ofenden y explotan a los demás con su talento; otros lo emplean con sabiduría e inteligencia, para servir a Dios y a la Humanidad, propiciando la paz y la armonía, los valores y las virtudes. ¿Cómo lo practicas tú?





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |