Menu


San Pablo y los juegos panhelénicos
San Pablo y los juegos panhelénicos

Los juegos panhlenicos no fueron solamente los Olímpicos, uno de estos fueron los Juegos Ístimcos y estos son los que San Pablo hace referencia en 1 Cor 9, 24 – 27






Los juegos competitivos griegos, pudieron haber derivado de la lúdica ritual fúnebre, llevada a cabo durante los primeros nueve días tras el fallecimiento de un personaje honorable.

A manera de homenaje se organizaban pruebas competitivas vinculadas a la guerra, tales como la carrera de carros tirados por caballos, así como carreras a caballo, y pedestres, el pugilato, la lucha, el combate, el lanzamiento del peso, el tiro con arco y el lanzamiento de jabalina; de esto da cuenta el canto XXXIII de la Ilíada, en donde narra a Aquiles organizando unos juegos en homenaje al general Patroclo.

Por otra parte, La Eneida, en su libro V, referido como una fuente de literatura histórica, ofrece información acerca de los antecedentes de estas fiestas agonísticas, particularmente de los juegos Nemeos; Si embargo, serán Los juegos Olímpicos los representantes máximos de esta expresión ritual competitiva de la cultura helénica.

Principio y final de los juegos olímpicos

Se tiene información de una primera y mas antigua desaparición de esta forma lúdica ritual, restituida por el Rey Ifito (Rey de la Elida). A causa de su preocupación por las divisiones belicosas entre las ciudades estados y la enfermedad que arrasaba al Peloponeso, Ifito consultó al oráculo de Delfos, y Apolo le ordenó restituir unos antiguos juegos; este rey propició un pacto internacional con otros reyes vecinos en el que acordaron celebrar cada cuatro años unos juegos en honor a los dioses del Olimpo, realizar una tregua sagrada durante la realización de estas fiestas, y reconocer a Olimpia como un territorio inviolable.

Aunque se realizaron distintas versiones anteriores al año 776 a.C, es a partir de esta fecha desde la cual disponemos de datos cronológicos aportados por el historiador griego llamado Pausanías(1). Las fiestas competitivas olímpicas se celebraron de forma continuada hasta el año 472 d.C cuando el Emperador Teodosio el Grande, inspirado por el cristianismo, prohíbe toda forma de práctica religiosa pagana y dentro de ellas los juegos panhelénicos.Hay que anotar que el final de los juegos no se debió a los aspectos deportivos, sinó al fenómeno ritual y religioso de la religión pagana.

Los juegos no eran sólo olímpicos

No fueron las fiestas religiosas olímpicas las únicas en que competían los griegos, sus atletas también confluían en Los juegos píticos, llamados también Juegos Délficos estos alcanzaron a ser los segundos más famosos después de los Olímpicos; su origen se narra desde cuando Apolo, obedeciendo a Zeus (su padre) decidió tomarse el santuario de Delfos y su oráculo protegido por un monstruo con forma de dragón nacido de la tierra con la misión matar a todo aquel que intentara acercarse al santuario. Apolo consigue matar a este monstruo y decide fundar estos juegos en su propio honor, concediendo una corona de laurel para premiar a sus campeones.

Con un igual sentido ritual y competitivo se realizaban Los llamados Juegos nemeos, celebrados cada dos años, es decir el segundo y el cuarto año después de los juegos olímpicos. El origen mitológico de éstos se encuentra en el mito de la lucha entre Heracles contra el león de Nemea, uno de los doce trabajos encargados al héroe por Euristeo, y al vencer ahogando al monstruo, decide instaurar unos juegos en recuerdo de esta hazaña.

En la ciudad de Éfeso se daba una fiesta anual competitiva de tipo ritual dedicada a la adoración de la diosa Diana(2,probablemente San Pablo hubiera estado en esa ciudad al mismo tiempo en que se realizaban estas fiestas, una de sus citas en que el mismo se relaciona con unos juegos se encuentra en 1 Cor 15, 35a

“Si yo, al luchar con las fieras en Éfeso,
lo hubiera hecho por razones humanas,
¿Qué habría ganado con eso?.....”

El apóstol hace una comparación metafórica para referirse a alguna dificultad enfrentada por el mismo; en esta cita, hace alusión a las luchas venatorias en que se tranzaban los gladiadores del imperio en unos festivales lúdicos, también rituales, en este caso en homenaje al Divino emperador.

Otra festividad competitiva eran los Juegos Ístmicos estos son propiamente los que hace referencia el Apóstol San Pablo en en 1 Cor 9, 24 – 27. De acuerdo con Jerome Murphy O´Connor(3), se celebraban cada dos años en la ciudad de Corintio, durante la primavera coincidente con cada segundo y cuarto año después de los de Olimpia. Sobre estos juegos, sus orígenes, significado, y la relación del apóstol tararemos en otro artículo.

------------------------------

(2) Pausanías. Description of Greece. Lóndres: Cambridge, MA, Harvard University Press; London. 1918.
(2) William Smith, Dictionary of the Bible, “Games”, En: 1 Cor. 9:24-26 Paul’s reference to Olympic athletic events http://www.gospeldoctrine.com/NewTestament/1%20Cor%209.htm

(3)Jerome Murphy. O´Connor. “Sr Paul’s Corinth: Texts and Archeology. Delawere: Michael Glazer Inc, 1983, p 14.

--------------

Envíe sus comentarios, artículo homilético, reflexivo, devocional, académico, sobre San Pablo y el deporte a nuestro correo: tomas.bolano@hotmail.com






Compartir en Google+




Consultorios
Pedro Luis Llera Vázquez
Experto en Dirección y Gestión de Centros Educativos Privados. Consejería en Educación y Cultura
P. Llucià Pou Sabaté
Asesoría para la educación del Adolescente.
Salvador Casadevall
Espiritualidad conyugal, etapas del matrimonio, perdón, solidaridad y educación de los hijos
Estanislao Martín Rincón
Educadores católicos – Orientación Familiar – Apologética
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |