Menu



Colegio Santa María del Valle Grande
Colegio Santa María del Valle Grande
Colegio gratuito sostenido por donaciones en San Rafael Mendoza Argentina


Por: P. José Antonio Álvarez | Fuente: www.colegiosantamaria.net



El Colegio “Santa María del Valle Grande” es una institución educativa católica que colabora con las Familias en la educación de los jóvenes, promoviendo especialmente la libertad, la alegría, la normalidad de las virtudes y la unidad en la diversidad.

Tiene como principal objetivo educar a los jóvenes para darle a la gran familia de la Patria, hombres y mujeres autónomos; que logren una coherente síntesis entre fe, cultura y vida; y que generen en sus ambientes un clima de comunión.

Los educadores

Para lograr nuestros fines necesitamos educadores que:

Sepan que “el pensamiento que debe darle fuerzas para acometer la peligrosa tarea de educar, es precisamente el mismo que hace a la tarea ser tan peligrosa: que se le llama a cooperar en una obra de Dios. Al educador se le exige que haga lo que está a su mano. Una vez que lo haya hecho, puede confiar que su insuficiencia no echará a perder nada, y que lo que él no logre hacer se cumplirá de otra manera.”

Comprueben cada día que “la labor del educador es superior a la del más genial escultor. Éste hace de una piedra o leño que no se mueve a sí mismo, una figura; aquél no hace sino sacar de un ser, que se mueve a donde quiere, un ser que, queriendo, se mueva a donde debe.”

Sepan que “las buenas escuelas son fruto, no tanto de las buenas organizaciones, cuanto principalmente de los buenos maestros, que, egregiamente preparados e instruidos, cada uno en la disciplina que debe enseñar, y adornados de las cualidades intelectuales y morales que su importantísimo oficio reclama, ardan en puro y divino amor de los jóvenes a ellos confiados, precisamente porque aman a Jesucristo y a su Iglesia, de quien aquéllos son hijos predilectos, y por lo mismo buscan con todo empeño el verdadero bien de las familias y de su patria.”

Posean la vocación del magisterio, la competencia científica especializada y actualizada del área específica, la capacidad creativa, el interés y el entusiasmo.

Estén convencidos de que “el que más ama está en mejor disposición para educador.” y que “la gran obra, el más sólido cimiento de la educación es “poner” en la conciencia del niño la certeza, la persuasión, ¡el instinto! de la presencia amorosa de Jesús en sus almas.”

Posean virtudes, “en particular, los alumnos captan ante todo en el profesor sus cualidades humanas. Es maestro de fe: debe ser, también, a semejanza de su modelo, Cristo, maestro de humanidad. No sólo cultura, sino también afecto, tacto, comprensión, rectitud de espíritu, equilibrio en los juicios, paciencia en la escucha, calma en las respuestas, disponibilidad al coloquio personal. El profesor que posee una visión límpida del universo cristiano y vive consecuente con ella, logra llevar a los alumnos a la misma claridad de visión y los incita a actuar coherentemente.”

Los educandos

Los alumnos serán jóvenes que:

Saben que tienen principalmente dos libertades: la de decidir ser buenos (para no ser esclavos de nada ni de nadie), y la de decidir su propio camino buscando la fuerza sobrenatural de la Gracia para recorrerlo.

Saben que cada uno tiene un sentido personal, su propia misión, que no puede ser reemplazado en ella, que ninguna vida puede repetirse, y que la tarea personal es única, como única es la oportunidad para instrumentarla.

Continua y consecuentemente piensen, actúen y juzguen con sana razón, iluminados por la luz sobrenatural y logren así la perseverancia en el seguimiento de sus principios.

Conocen que su trabajo intelectual será “enriquecido con la dimensión religiosa que actúa en diversas direcciones: estimula con nuevas motivaciones el rendimiento escolar, refuerza la formación de la personalidad cristiana y enriquece al alumno con méritos sobrenaturales.”

Deberán formar criterios, forjar la voluntad y acostumbrar a los sentimientos y a las pasiones a obedecer a la razón.

Saben que su trabajo volitivo hará que “busque y haga el bien natural y sobrenatural por carácter, con la misma facilidad y espontaneidad con que buscaba su gusto y conveniencia cuando niño por instinto de pasión.”

Buscarán parámetros claros, a partir de los cuales puedan tomar sus propias ideas, ser activos cuestionadores, mantener y alimentar la capacidad de asombro y de discusión, y logren encontrar sus propias respuestas.

Las familias

Llevamos adelante el proyecto educativo con padres que:

Saben que ellos “son los primeros y principales educadores de sus hijos.”

Cuentan con la ayuda afectiva y efectiva de la institución, para la educación de sus hijos,
encuentran un espacio de reflexión y de acción sobre sus deberes de tutela consciente y responsable de los hijos, de creación de un entorno familiar adaptado a las necesidades corporales y espirituales del joven, para su crecimiento continuo y orgánico.

La Institución Educativa

El Colegio de Santa María del Valle Grande deberá:

Proponer el verdadero modelo: Jesucristo, que “eleva y ennoblece al hombre, da valor a su existencia y constituye el perfecto ejemplo de vida propuesto a los jóvenes.” . Y lo hará presentando un planteamiento cristológico personal “ya que éste tiene la ventaja de facilitar el amor de los jóvenes porque se centra en la persona de Jesús. Ellos aman a una persona, difícilmente aman las fórmulas. El amor a Cristo se transfiere a su mensaje, que se convierte en valor cuando es amado.”

Permitará la síntesis entre fe y razón, porque “la luz de la fe cristiana ilumina el deseo de conocer el universo creado por Dios. Enciende el amor a la verdad, que excluye la superficialidad en el aprender y en el juzgar. Reaviva el sentido crítico, que rechaza la aceptación ingenua de muchas afirmaciones. Conduce al orden, al método y a la precisión, expresión de una mente bien formada y que trabaja con sentido de responsabilidad. Soporta el sacrificio y tiene la constancia requeridos por el trabajo intelectual.”

Crear un ambiente de pertenencia: “El alumno, aunque tenga pocos años, capta si la pertenencia al ambiente es grata. Si se siente bien acogido, estimado y querido, surge en él la disposición a colaborar. Y se reafirma en esta disposición, cuando el ambiente está impregnado de una atmósfera serena y amistosa, con profesores disponibles y compañeros con los que es agradable convivir.”

Educará en la virtud: “no es la ciencia, ni el poder, ni la hermosura, ni la cortesía o urbanidad las que hacen al hombre bueno, sino sólo la virtud; o sea, el habito que lo inclina a obrar conforme con las normas de lo justo, de lo recto y de lo honesto.”

Mantener la matrícula a fuerza de buena educación: “el fin no es ver la escuela llena, sino procurar que los que en ella están, asciendan, se eduquen, se hagan cada día un poco más buenos, más cristianos, más hombres cabales...Si no es para eso, ¿para que se han de llenar las escuelas?”

Visita la página del Colegio www.colegiosantamaria.net

Compartir en Google+
Reportar anuncio inapropiado |

Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Reportar anuncio inapropiado |