Menu



La humildad y su importancia
La humildad y su importancia
¿Dónde reside la importancia de la humildad? ¿Cómo contrarrestar la soberbia, el orgullo y la vanidad? El P. Antonio Rivero nos responde.


Por: P. Antonio Rivero, L.C. |



I. NATURALEZA E IMPORTANCIA DE LA HUMILDAD

La humildad es una virtud derivada de la templanza, porque modera el apetito que tenemos de la propia excelencia.

Es una virtud que no conocieron los paganos; para éstos humildad significaba algo vil, abyecto, servil e innoble. No acontecía lo mismo entre los judíos: iluminados por la fe, los mejores de entre ellos, los justos, conociendo hondamente su nada y su miseria, recibían con paciencia la tribulación como un medio de expiación. Dios entonces se inclinaba propicio hacia ellos para remediarlos; gustaba de escuchas sus oraciones y perdonaba al pecador contrito y humillado. Para nosotros cristianos esta virtud es más comprensible, dado que tenemos el ejemplo luminoso de Cristo.

Definamos la humildad como la virtud que por medio del conocimiento exacto de nosotros mismos, nos inclina a estimarnos justamente en lo que valemos, y a procurar para nosotros la obscuridad y el menosprecio. Santa Teresa dice que la humildad es andar en verdad. El P. Marcial Maciel la define como la virtud que nos coloca en la verdad de nosotros mismos y de nuestras relaciones con Dios y con los demás. Textualmente dice así: “Recuerden que todo progreso en el conocimiento y en la experiencia de Cristo está relacionado con ella, pues, mientras más humildes y más vacíos se encuentren de sí mismos, serán más justos y más semejantes a Cristo que siendo Dios se humilló hasta la muerte de cruz, más llenos de Dios, fuente inagotable de santidad, y más abiertos, generosos y comprensivos con los hombres. Recuerden, finalmente, que la fecundidad apostólica depende del poder de Cristo, y no tanto de las propias cualidades, aptitudes o esfuerzos, ya que sin Él nada podemos hacer en el orden de la gracia”.

¿Dónde reside su importancia? Para ser santos, crecer en las virtudes y tener fecundidad apostólica necesitamos de la humildad. Para contrarrestar la soberbia, el orgullo y la vanidad, tendencias que todos llevamos dentro, por culpa del pecado original, nada mejor que trabajar en la humildad. Dios al humilde da su gracia, al soberbio lo rechaza.

II. FUNDAMENTO

La humildad se funda en dos cosas: en la verdad y en la justicia. La verdad por la que nos conocemos como somos; la justicia, que nos inclina a tratarnos según ese conocimiento.

Para conocernos a nosotros mismos, dice santo Tomás, es menester ver lo que en nosotros hay de Dios, y lo que hay nuestro. Todo lo bueno que hay en nosotros procede de Dios y es suyo. Todo lo malo o defectuoso, procede de nosotros (IIa IIae, q. 161, a.3).

La justicia exige, pues, imperiosamente que se dé a Dios, y a nadie más, toda la honra y la gloria.

Es verdad que hay algo bueno en nosotros, que es nuestro ser natural, y, sobre todo, los dones sobrenaturales. Ni la humildad nos quita de verlos y admirarlos; pero, así como al alabar un cuadro la alabanza no es para el lienzo, sino para el pintor que lo pintó, así también, todo lo bueno que hay en nosotros se debe a Dios.

Dado que somos pecadores, tenemos más motivos para humillarnos que para alabarnos.

III. GRADOS DE HUMILDAD

San Benito tiene doce grados de humildad:

1. El temor de Dios, presente siempre a los ojos de nuestra alma, y que nos mueve a la guarda de los mandamientos.
2. La obediencia a la voluntad de Dios.
3. La obediencia a nuestros superiores por amor a Dios.
4. El sufrir con paciencia las injurias sin quejarnos.
5. La declaración de las faltas secretas, incluso las de pensamiento, al superior, fuera de la confesión sacramental.
6. Aceptar de corazón todas las privaciones y oficios más humildes.
7. Tenerse sinceramente y de corazón por el último de todos los hombres.
8. El evitar la singularidad.
9. El silencio, y el no hablar, si no somos preguntados.
10. El recato en el reír.
11. El recato en el hablar.
12. La modestia en el porte exterior: caminar, estar sentado, mirar.

San Ignacio tiene tres grados:

1. Cumplir los mandamientos y evitar el pecado mortal.
2. Indiferencia a lo que me venga, sin preferir más riqueza que pobreza, salud que enfermedad, éxito o fracaso, vida larga que corta, tratando de evitar el pecado venial.
3. Imitar y parecerme a Cristo, eligiendo más la pobreza que la riqueza, oprobios que alabanzas, etc.

IV. LA HUMILDAD Y LAS DEMÁS VIRTUDES

Considerada en sí misma, la humildad es inferior a las virtudes teologales, que tienen a Dios por objeto directo. Inferior también a algunas virtudes morales, como la prudencia, la religión, la justicia.

Pero si se considera la humildad en cuanto llave que nos abre los tesoros de la gracia y el fundamento de las virtudes, es, en opinión de los santos, una de las virtudes más excelentes.

Sin humildad no habría virtudes sólidas. Con ella, todas las virtudes arraigan y se hacen perfectas.

o La humildad hace nuestra fe más pronta y fácil, más firme y clara.

o El humilde pone en Dios toda su esperanza, porque desconfía de sí mismo.

o La caridad la practican los humildes.

o Los humildes gustan de reflexionar con prudencia.

o La justicia no puede practicarse sin la humildad, porque el soberbio exagera sus derechos con detrimento de los del prójimo.

o La templanza y la castidad suponen la humildad.

o La mansedumbre y la paciencia no pueden practicarse, si no nos abrazamos con las humillaciones.

San Agustín dice: “¿Quieres ser grande? Comienza por se pequeño. ¿Quieres levantar un edificio que llegue hasta el cielo? Piensa primeramente en poner de fundamento la humildad.

V. CAMPOS DE LA HUMILDAD

1. Para con Dios: reconociéndome como creatura necesitada, creada para servir a Dios, darle gloria.

2. Para con los superiores: aceptando los consejos, correcciones, y dependiendo de ellos.

3. Para con los demás: buscando servir, valorar a los demás, felicitarles por sus logros y reconocer su competencia en su campo respectivo.

CONCLUSIÓN

Seamos humildes servidores de todos, obrando con tanta sencillez que arrastremos a los demás, con nuestro ejemplo, a alabar y glorificar a Dios. Ante los progresos obtenidos en el camino de la santidad, y los logros en el desempeño de la misión encomendada, sigamos el ejemplo de María, descubriendo en ellos la obra del Todopoderoso, y no olvidemos las palabras de Cristo: “Cuando hiciereis estas cosas que os están mandadas, decid: “Siervos inútiles somos, lo que teníamos que hacer, eso hicimos! (Lucas 17,10).


Si te interesó el artículo te invitamos a escribirle a su autor dando un click aquí
Reportar anuncio inapropiado |



Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre
 Email (no será publicado)

 País


Comentario



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Juan Pablo Barros S.
Liderazgo ético en la empresa
Emilio Planas Fernández
Una nueva cultura corporativa con base en la aplicación de la Doctrina social cristiana
Luis Eduardo Olivera Martínez de Castro
Responsabilidad Social Empresarial
Vicente Oltra Climent
Empresa Familiar
Dr. Carlos Álvarez Cozzi
Derecho Internacional Privado y Derecho Privado. Cuestiones de bioética en las diferentes legislaciones (bioderecho). Aplicación del Derecho desde la óptica de la doctrina social cristiana
Alfonso Muñoz Flores.
Antropología filosófica, Capacitación y Desarrollo humano en la Empresa.
Gonzalo Monzon
Proyectos humanitarios en países del tercer mundo.
Mariano Ruiz Espejo
Ciencias Económicas y Empresariales
Marcia Gabriela del Carmen Gutiérrez Vargas
Coordinación de capacitación para empresas, desarrollo y revisión de cursos y conferencias.
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |