Menu



Respeto y Responsabilidad
Respeto y Responsabilidad
Tom Lickona nos ofrece una revisión de diez virtudes esenciales a desarrollar para fortalecer el respeto y la responsabilidad.


Por: Tom Lickona, Director, Center for the 4th and 5th Rs | Fuente: Network-press.org



El contenido de nuestro carácter: Diez Virtudes Esenciales
Tom Lickona, Director, Center for the 4th and 5th Rs

Traducción: Elisa Sieiro Ortega


Martin Luther King, Jr. Decía: Tengo un sueño de que, un día, esta nación se levantará y vivirá el verdadero significado de su credo.  "no se les juzgará por el color de su piel, sino por su carácter...."



¿Cuál es el buen carácter?


Ésta es la primera pregunta que una escuela debe tratar de desarrollar mediante un programa educativo enfocado a la educación de calidad. Como la escuela o institución educativa define el carácter, lo hace incluyendo u omitiendo en su registro las virtudes que formarán parte del desarrollo de metas, las cuales, contendrán actividades que permita a la escuela la formación del carácter en el alumno.

Al hablar ampliamente sobre el contenido de un buen carácter, están primero las virtudes. Las virtudes, tales como la justicia y amabilidad, son hábitos que nos disponen a comportarnos de una manera moralmente buena. La calidad de la vida humana es un objetivo bueno, siempre y cuando conozcamos de qué depende esa calidad de vida. La sociedad la reclama, al igual que las religiones del mundo. Por ser intrínsecamente buenas, las virtudes tienen demanda en nuestra conciencia.


La Escuela como reconocimiento para el desarrollo de virtudes


¿Cuáles son las virtudes particulares en las que debe enfocarse una Escuela como parte de su esfuerzo comprometido por el desarrollo y formación del carácter?

Para contestar a esa pregunta, una Escuela puede centrarse en:

¿Qué calidad educativa desearíamos que nuestros graduados poseyeran?  ¿Qué fuerza moral e intelectual los equipa lo mejor posible para conducir vidas útiles, productivas y satisfacientes para la construcción de un mundo mejor?

El siguiente paso es comparar la calidad del carácter que el personal académico y administrativo genera en la Escuela con un esquema conceptual preexistente, el cual, define la formación del buen carácter, tal como las “diez virtudes esenciales” que sustentan el desarrollo apto del carácter.


Cuando el personal compara sus listas con el esquema preexistente de las “diez virtudes esenciales”, pueden surgir preguntas como:

¿Qué concordancia se observa?, ¿Qué virtudes son el mejor fósforo para lograr encender la cultura en nuestra Escuela y el nivel de desarrollo de nuestros estudiantes?

En la lista de virtudes registradas por el personal, se debe establece de manera importante que: A) Deba ser comprensivo e incluir de una manera u otra todas las virtudes esencialmente importantes. B) El personal deberá poseerlas.

Simultáneamente o subsiguientemente, el personal académico y administrativo deberá de elaborar planeaciones pedagógicas o estrategias para asegurar e incorporar su ingreso a los padres de familia y alumnos.


Diez Virtudes Esenciales


¿Qué virtudes son las más importantes para fortalecer el carácter?  Aquí presentamos lo que se ha reconocido y enseñado por tradiciones filosóficas, religiosas y culturales.

1. Sabiduría

En la antigua Grecia consideraban a la Sabiduría como la virtud principal, ya que permite dirigir las demás virtudes. Nos permite razonar para elegir la mejor decisión, que sea benéfica para nosotros y también para los demás.

La Sabiduría nos orienta sobre la forma en que podemos aplicar las demás virtudes, ya sea en la vida cotidiana al dictarnos la manera de cuándo debemos actuar, cómo hacerlo y cómo balancear las demás virtudes cuando entran en conflicto (por ejemplo, al decir la verdad y actuar con honestidad podemos lastimar los sentimientos de alguien).

La Sabiduría nos permite discernir correctamente, considerar cual es la verdad que realmente importa en la vida y fijar prioridades. Mientras que el ético Richard M. Gula precisa, “no podemos ir al a verdad a menos que primero veamos correctamente”.

2. Justicia

La Justicia tiene como significado el respetar los derechos de toda persona. La Regla de Oro, nos dice: trata a las demás personas como deseas ser tratado, éste es un principio de la justicia que podemos encontrar en culturas y religiones alrededor del mundo.

Puesto que nosotros somos personas humanas, la justicia también incluye amor propio, un respeto que esté apropiado a nuestros derechos y dignidad.

Las Escuelas en su esfuerzo por la educación del carácter, suelen centrase en la justicia, porque incluye entre otras: la cortesía, la honradez, el respecto, la responsabilidad y la tolerancia (entendida correctamente no como aprobación de la creencia o de los comportamientos de la persona sino como respeto por su libertad de conciencia mientras ella no viole los derechos de otras personas).

Una preocupación por ejercer justicia está « la indignación moral en cara de la injusticia » que nos inspira trabajar como ciudadanos para construir una sociedad y un mundo más justo.

3. Fortaleza

La Fortaleza nos da el valor que permite hacer lo correcto en cara de la dificultad. La decisión correcta es a menudo la más difícil. El lema de una Escuela Secundaria dice: « haz las cosas correctas aunque sean difíciles en lugar de hacer las cosas fáciles que a veces son malas ». Una Escuela máxima de estudios dice, "cuando la caminata es difícil, el más fuerte se levanta".

La Fortaleza nos da ánimo, tal como el educador James Stenson precisa, es el valor interno que nos permite superar o soportar dificultades, derrotas, inconveniencia y dolor. El valor, la resistencia, la paciencia, la perseverancia y una saludable autoconfianza, ayuda a la aceptación de la Fortaleza.

El suicido en adolescentes se ha triplicado en las últimas tres décadas; una razón puede ser que mucha gente joven no está preparada para aceptar las decepciones inevitables de la vida.

Necesitamos enseñar a nuestros estudiantes que nuestro carácter se desarrolla mejor con nuestros sufrimientos que con los éxitos. Nos fortalecemos más si no nos damos por vencidos por ese sentimiento afligido por nosotros mismos.

4. Autocontrol

El Autocontrol es la capacidad de gobernarse. Permite controlar nuestro temperamento, regular nuestro apetito y pasiones sensuales, y permitir incluso, placeres justificados con moderación.

También es el poder de resistir a la tentación, de saber esperar y de hacer a un lado la satisfacción por la búsqueda de metas más altas y distantes. Un viejo refrán reconoce la importancia del autocontrol en la vida moral: “gobernamos nuestros deseos, o nuestros deseos nos gobiernan”.

Todo comportamiento negativo, autodestructivo y criminal, prospera en ausencia del Autocontrol.

5. Amor

El amor va mas allá de la justicia, da más de los que la imparcialidad requiere. El amor es la buena voluntad de sacrificar por el otro. Un racimo de empatía de virtudes humanas importantes: compasión, bondad, generosidad, servicio, lealtad, patriotismo (el amor de que es distinguido en el país de alguien) y el perdón constituye la virtud del amor.

Es con Amor y Oraciones,  F. Washington Jarvis escribe: el amor desinteresado que no espera nada atrás - es la fuerza más poderosa en el universo.

El amor es una virtud de exigencia. Si realmente tomáramos en serio la prescripción familiar para amar a su vecino como a usted mismo, dice un ensayo sobre esta virtud, nosotros no nos esforzaríamos por evitar críticas sobre otros y llamar la atención de sus culpas. ¿Hemos considerando lo sensible que somos a tales cosas que dicen de nosotros?

6. Actitud positiva

Si usted tiene una actitud negativa en vida, usted es una carga para si y otros. Si usted tiene una actitud positiva en vida, usted es un activo para si y otros. Las fuerzas del carácter como el de la esperanza, del entusiasmo, de la flexibilidad y de un sentido del humor; son toda la parte de una actitud positiva.

Todo el que la usa, ya sea joven o viejo, necesita recordar que la actitud, es algo que tenemos la libertad de elegir. “La mayoría de la gente”, Abraham Lincoln dijo,  “trata de estar feliz como su mente inventa estar”.

Decía Martha Washington: "he aprendido por experiencia que la parte más importante de nuestra felicidad o miseria, depende de nuestra disposición y no de nuestras circunstancias.

Llevamos las semillas de él o ella con nosotros, en nuestras mentes donde quiera que vayamos". Un libro reciente de Michael Loehrer, cómo cambiar una actitud negativa: Un manual para edificar las virtudes y el carácter en estudiantes de la escuela superior, media y secundaria, donde se reconoce la gran importancia de la actitud en educar para el carácter.

7. Trabajo Duro

No hay substituto en la vida para el trabajo duro. “Te desafío”,  dice el gran entrenador de baloncesto John Wooden, "mostrarme un individuo que haya alcanzado su propia grandeza personal sin perder el trabajo duro". El trabajo duro incluye las virtudes de diligencia de la iniciativa, ajuste de objetivo, y recursos.

8. Integridad

La integridad es adherida al principio moral, que es fiel a la conciencia moral, manteniendo nuestra palabra y defendiendo lo que creemos. Tener integridad es ser "entero", de modo que lo que nosotros digamos y hagamos en situaciones diferentes, es consistente que será contradictorio.

La integridad es diferente a la honestidad, que es decir la verdad a los demás. Integridad es decir la verdad de uno mismo. "La forma mas peligrosa de la decepción".

Dice el autor Josh Billings, " es el autoengaño. " El autoengaño nos permite hacer lo que deseamos, aunque sea un gran mal, y encontramos una razón para justificar nuestras acciones.

9. Gratitud

La gratitud a menudo es descrita como el secreto de una vida feliz. Esto nos recuerda que bebemos de pozos que nosotros no cavamos. Esto nos mueve para contar nuestras bendiciones diarias. Preguntado cual era la más grande lección que él aprendió de la ida a la deriva, veintiun días en una balsa salvavidas, perdida en el océano pacífico, el héroe de guerra Eddie Rickenbacker contesta: Si usted tiene todo el agua fresca que usted quiere beber y todo el alimento que usted quiere comer, usted nunca debería quejarse de nada".

El escritor Ana Husted Burleigh observa: la gratitud, como el amor, no es un sentimiento sino un acto. Nosotros decidimos ser agradecidos, como lo decidimos para amar.

10. Humildad

La humildad puede ser considerada la fundación de la vida entera moral. La humildad es necesaria para la adquisición de otras virtudes, porque esto nos hace conscientes de nuestras imperfecciones y nos conduce a tratar de ser una mejor persona.

La humildad, escribe el educador David Isaacs, reconoce tanto nuestras insuficiencias como capacidades, y presiona nuestras capacidades al servicio, sin atraer la atención o esperar aplausos.

La humildad nos permite tomar la responsabilidad de nuestras culpas y defectos (mas que culpar a alguien más), pedir perdón por el tema, y procurar remediar.

El psiquiatra Louis Tartaglia, en su libro, “Sin defectos”. Los 10 defectos de personalidad más comunes y qué hacer con ellos Contrario a lo que se cree, los defectos de personalidad si pueden ser superados, si se modifican las conductas que los provocan. Los defectos de personalidad son como huecos en nuestras almas, dicen que en más de 20 años como terapeuta, él ha encontrado el defecto más común del carácter, situándolo en el "apego a tener razón."

(“¿Se encuentra usted discutiendo sobre desacuerdos?”, él dice, " mucho después que son terminados, demuestran que usted tuvo razón? La llave al crecimiento del carácter en la terapia y la vida, él dice, es simplemente la buena voluntad humilde de cambiar.


La vida virtuosa es obviamente difícil. Todos nosotros, adultos y niños, necesitamos practicar estas diez virtudes. Ayudan a pensar que en cada uno de nosotros; las virtudes son serie continúa y centrada en la fabricación del progreso, conviene practicar cada una de ellas más constantemente. Podemos también tomar el amor como saber, como el educador James Couglin, precisa que las virtudes están ligadas. Al trabajar seriamente en una virtud de manera uniforme, será probable que esa virtud tire del resto.
Reportar anuncio inapropiado |



Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre
 Email (no será publicado)

 País


Comentario



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Juan Pablo Barros S.
Liderazgo ético en la empresa
Emilio Planas Fernández
Una nueva cultura corporativa con base en la aplicación de la Doctrina social cristiana
Luis Eduardo Olivera Martínez de Castro
Responsabilidad Social Empresarial
Vicente Oltra Climent
Empresa Familiar
Dr. Carlos Álvarez Cozzi
Derecho Internacional Privado y Derecho Privado. Cuestiones de bioética en las diferentes legislaciones (bioderecho). Aplicación del Derecho desde la óptica de la doctrina social cristiana
Alfonso Muñoz Flores.
Antropología filosófica, Capacitación y Desarrollo humano en la Empresa.
Gonzalo Monzon
Proyectos humanitarios en países del tercer mundo.
Mariano Ruiz Espejo
Ciencias Económicas y Empresariales
Marcia Gabriela del Carmen Gutiérrez Vargas
Coordinación de capacitación para empresas, desarrollo y revisión de cursos y conferencias.
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |