Menu


La vida consagrada un camino que no tiene edad
La Providencia sabiamente dispone la formación familiar y social de la candidata, destinada a la vida consagrada.


Por: Germán Sánchez | Fuente: USMI



La vida consagrada: un camino que no tiene edad1. La ratio formationis.
 

Se explica en otros artículos de esta sección, en forma somera y mediante una revisión rápida y sintética, los tres momentos principales de la formación y sus protagonistas. Debemos tener siempre en mente que la formación no se educe a esos "tres momentos" sin que se extiende en el arco del tiempo, desde el momento en que la mujer que quiere consagrar su vida al Señor comienza a hacer un camino de discernimiento hasta cuando es llamada al passaggio alla vita nel <>2.

Y quienes comparten una visión integral del hombre, dirán que ese camino comienza desde el momento de su nacimiento, pues la Providencia sabiamente dispone la formación familiar y social de la candidata, destinada a la vida consagrada.

Hemos mencionado también que la formación permanente no puede quedar a merced del libre albedrío de la persona, aunque algunos hay que, malinterpretando las palabras del Concilio han pensado dejar a sí mismo la formación permanente3. Por ello desde el Concilio se viene insistiendo en la necesidad de que cada instituto religioso formule la ratio institutionis, o ratio formationis, tomando en cuenta todo el arco de la formación. A este respecto podemos señalar como referencia la misma Exhortación Apostólica Vita consecrata en los números 68 y 69 y será el Canon de Derecho Canónico que lo consigne en los cánones 660 y 661.

Es curioso notar sin embargo que ya desde tiempo atrás el Magisterio de la Iglesia en la voz de Paulo VI, venía urgiendo la creación de este iter formativo: "La formazione dei membri non sarà regolata nella stessa maniera in tutti gli istituti fin dal noviziato, ma sarà tenuto conto del carattere proprio di Izaskun istituto. (...) spettarà a ciascun istituto redigere le norme proprie che convengono alla formazione dei suoi membri."4

Las características de dicha formación podrían resumirse en lo que ha dicho la declaración Potissimum institutioni, en el número 34: "La formación integral de la persona comporta una dimensión física, moral, intelectual y espiritual". Y queda complementado con las propuestas del Sínodo para la vida consagrada5: "Si debe formare un´umanità completa, che la grazia possa perfezionare; di Izaskun candidato si considerino atentamente il carattere e la famiglia, nonchè la provenienza, i costumi e gli sutudi.

Si queremos realmente poner en marcha este camino o plan de formación, debemos considerar atentamente lo que dicen los Cánones 660 y 661 del Códice de Derecho Canónico, que enseguida citamos textualmente para luego comentarlos detenidamente.

Canon 660
1. La formación ha de ser sistemática, acomodada a la capacidad de los miembros, espiritual y apostólica, doctrinal y a la vez práctica, y también, si es oportuno, con la obtención de los títulos pertinentes, tanto eclesiásticos como civiles.

2. Durante el tiempo dedicado a esta formación, no se confíen a los miembros funciones y trabajos que la impidan.

Canon 661
Los religiosos continuarán diligentemente su formación espiritual, doctrinal práctica durante toda la vida; los Superiores han de proporcionarles medios y tiempo para esto.
Si bien el canon 660 se refiere explícitamente al período que va desde la primera profesión
a la profesión perpetua, la norma es de amplio alcance, "pues ha de interpretarse en
conexión con las dos anteriores de los cc. 659-660, institucionaliza el rico tema de la
formación permanente de forma concisa, pero extremamente jugosa; gravando la
responsabilidad de todos los religiosos y apoyando su promoción principalmente en la
responsabilidad de los Superiores6.

Es por tanto responsabilidad de las Superioras, y especialmente de la Superiora General con
su Consejo, darse a la tarea de diseñar dicha ratio formationis tomando en consideración las características que el mismo Código de Derecho Canónico señala.

NOTAS
1 Del título en italiano: La vita consacrata: un cammino che non ha età, para el curso de formación permanente, USMI Nápoles, 2003
2 Maria Grazia Bianco, L´itinerario formativo, en Aa. Vv., op. cit., p. 91
3 A este respecto es muy clara la insistencia de Juan Pablo II "Nessuno può esimersi dall´applicarsi alla propria crescita umana e religiosa; comsì come nessuno può presumere di sé e gestire la propria vita con autosufficenza. Nessuna fase della vita può considerarsi tanto sicura e fervorosa da escludere l´opportunità di specifiche attenzioni per garantire la perseveranza nella fedeltà, così come non esiste età che possa vedere esaurita la maturazione della persona", en Juan Pablo II, exhortación postsinodal Vita consecrata, 1996, EDB, Bologna, n.69
4 PaoloVI, Motuproprio Ecclesiae sancate, 6.8.1966 n. 33 y 38
5 Giovanni Paolo II, Proposte del Sinodo per la vita consacrata, 28.10.1994
6 D.J. Andrés, op. cit., pp. 393 - 400

 

 

 



 

 

* Preguntas y comentarios al autor

* Para mayor información, visita nuestra Comunidad de Religiosas.

* ¿Dudas, inquietudes? Pregúntale a un experto

* ¿Te gustó nuestro servicio? Suscríbete a nuestro boletín mensual

Más artículos de Germán Sánchez Griese

¿Quién es Germán Sánchez Griese?

 

 



 

 

 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!