Menu



El mito del autoempleo
El mito del autoempleo
Los expertos de E-Myth nos hablan de cómo desarrollar negocios y estrategias funcionales hablando sobre el autoempleo.


Por: E-Myth | Fuente: Yoinfluyo.com



martes, 28 de julio de 2009

¿Está usted creando y desarrollando una empresa o simplemente se está auto empleando? ¿Entiende y reconoce las diferencias? ¿Es intencional el camino que está llevando? Si actualmente tiene un empleo, pero quisiera salirse y empezar por su cuenta, ¿lo que quiere es auto emplearse o darse cuenta de los beneficios reales de ser propietario de un negocio?

Contestar esta pregunta puede marcar una gran diferencia en su desarrollo de negocios y en su dirección estratégica. El punto de vista E-Myth es bastante claro en cuanto a las ventajas de la creación de un verdadero negocio.


Estamos de acuerdo en que se busca construir una operación sistematizada que pueda funcionar con éxito sin usted, una que pueda escalar a distintas localidades y que realmente apoye su vida de una forma que el empleo por sí mismo no podría. De hecho, la propia palabra autoempleo da una idea falsa de la realidad: el autoempleo depende de usted y sólo usted, para que todo siga funcionando en su negocio... y eso naturalmente tiene sus limitaciones.

"Si su negocio depende de usted, usted no tiene un negocio, sino tiene un empleo. Y es el peor empleo del mundo, ya que trabaja para un lunático... No puede cerrarlo cuando quiere, porque si está cerrado usted no se puede pagar. No se puede ir cuando quiera, porque si no está no habrá quién haga el trabajo. No puede vender su negocio cuando quiera, porque ¿quién quiere comprar un empleo?", aseguró Michael Gerber, fundador de E-Myth.

En otras palabras, en la mayoría de los casos el autoempleo significa "hacer, hacer, hacer", hasta que llega el punto en que ya no puede hacer más.

¿Autoempleo o el camino hacia un verdadero negocio?

Muchos técnicos comienzan como practicantes que se auto emplean. Ésta es la principal premisa detrás del mito del emprendedor: los técnicos, al sufrir un ataque de ser emprendedores, deciden dejar su actual trabajo y comenzar su viaje de dueño de negocio mediante la creación de un empleo para sí mismos.

Muchos nunca logran llevar a su empresa más allá de la etapa de la infancia. Algunos de ellos sí lo logran, pero luego se regresan y caen de nuevo en esa etapa. La mayoría de los técnicos que sufren de este mal no entienden la verdad sobre la creación de negocios hasta que ya es demasiado tarde o ya tienen tal acumulación de errores que corregir toma más tiempo del necesario para poder lograr un verdadero modelo de negocio.

¿Pero qué pasa si desde el principio usted sabe lo que quiere? ¿Qué tal si entiende el valor y las posibilidades de vida que la creación de un negocio real implican? ¿Qué pasa si inicia con esa idea en mente, incluso si empieza por auto emplearse como técnico?

La intención es una fuerza muy poderosa y si se empieza con el objetivo de crear un verdadero negocio en lugar de auto emplearse, llegará de una forma diferente a casi todos los aspectos de su desarrollo. Usted podrá preguntar y responder muchas cuestiones en relación con el objetivo último de su negocio.

¿Busca venderlo eventualmente? Si es así, tal vez quiera buscar un nombre distinto para que no sea algo como: Auto lavado "Juanito". ¿Planea usar su crédito personal o está buscando crédito para de manera que pueda existir fuera de usted? ¿Establece las cosas en su empresa como único dueño? ¿Practica estrategias de redes sociales bajo el nombre de su empresa o bajo el suyo? ¿Está preparado para desde el principio observar, analizar y documentar los procesos del negocio, de manera que puedan ser fácilmente seguidos por los demás?
Usted puede empezar autoempleandose, pero si arranca con toda la intención de fundar una empresa que pueda ser llave en mano, operada por alguien más, legada a los hijos o vendida, entonces tiene un fin en mente y desarrollará la empresa en concordancia.

El Mito de autoempleo

Así como existe el mito del emprendedor, existe un mito similar sobre auto emplearse. Tal vez usted no tiene ninguna intención de iniciar un verdadero negocio. Tal vez usted realmente quiere ser un consultor independiente, un artesano único o un contador que trabaja por su cuenta. Incluso, si planea quedarse en la etapa de la infancia empresarial, para tener éxito deberán desarrollarse tanto usted como su negocio, más allá de los fundamentos técnicos de su disciplina.

Si no quiere contratar nunca a un primer empleado, de cualquier manera necesita enfocar sus esfuerzos con base en el modelo de Los Siete Centros de Atención Gerencial. Incluso el empresario individual o independiente debe tener consolidadas sus áreas de Dinero, Mercadotecnia, Generación de prospectos, Conversión de prospectos y Cumplimiento con el cliente para poder mantener el rumbo... y así sobrevivir y destacar.

Pero seamos claros: si nunca tiene la intención de pasar de la etapa de la infancia (autoempleo) a la de un negocio maduro, en la mayoría de los casos se enfrentará a una eventual venta o a la transmisión de la empresa a otros miembros de la familia, a menos que encuentre alguna forma de crear valor fuera de usted mismo.

Permítame compartirle una historia de cómo se manifiesta esto. Conocimos a una consultora de recursos humanos que asistió a uno de nuestros seminarios de liderazgo intensivo hace tiempo. Después de muchos años de trabajar para otros decidió revelarse y laborar por su cuenta, pero estaba exhausta.

Había operado su negocio como un técnico. Tenía que hacer mercadotecnia para generar clientes potenciales, hacer relaciones publicas tres noches a la semana, asistir a conferencias, a reuniones y entrevistas con clientes potenciales y luego proporcionar los servicios, hacer la facturación, etcétera... Era un círculo vicioso de trabajo.

No fue hasta que asistió al seminario E-Myth que se dio cuenta de la cantidad de sombreros que llevaba puestos dentro de su negocio. En el seminario se le introdujo al modelo de Los Siete Centros de Atención Gerencial (Ver Aquí )y eso le ayudó a entender que no sólo necesitaba tener habilidades para asesorar a sus clientes respecto a su estrategia de recursos humanos y de prácticas para el desarrollo organizacional, sino también es necesario entender todo el trabajo que conlleva el funcionamiento de su micro empresa.

Se dio cuenta de que en su esfuerzo de trabajar por cuenta propia ¡había creado un trabajo interminable! Pero las nuevas herramientas para organizar las funciones cambiaron su enfoque y comenzó a ver su empresa de consultoría como un negocio. A partir de que asistió al seminario, contrató a su primer empleado.

Actualmente ella ya no hace sus propias citas ni envía facturas. Ahora está en proceso de contratar a un segundo consultor para tener más tiempo y enfocarse a generar nuevos clientes, liberándose proporcionar ella misma los servicios de consultoría.

Un verdadero negocio no depende de nadie

El objetivo final para la mayoría de los emprendedores es tener un negocio que pueda funcionar sin ellos. Un negocio con valor real. Un negocio que se convierta en un organismo vivo dentro del total de la economía. Un negocio que se pueda vender o regalar. Un negocio que le ayude a vivir una vida verdaderamente envidiable.

Pero para poder alcanzar ese objetivo es indispensable contar con un desarrollo de negocios estratégico. Usted debe dominar los distintos componentes que lo conformen; debe crear una sinergia que haga que el todo sea mayor que la suma de sus partes.

Todos los que aspiran o son dueños de una pequeña empresa deben entender la diferencia entre trabajar por cuenta propia (autoempleo) y el desarrollo o construcción de un negocio.
Compartir en Google+
Reportar anuncio inapropiado |

Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Juan Pablo Barros S.
Liderazgo ético en la empresa
Emilio Planas Fernández
Una nueva cultura corporativa con base en la aplicación de la Doctrina social cristiana
Luis Eduardo Olivera Martínez de Castro
Responsabilidad Social Empresarial
Vicente Oltra Climent
Empresa Familiar
Dr. Carlos Álvarez Cozzi
Derecho Internacional Privado y Derecho Privado. Cuestiones de bioética en las diferentes legislaciones (bioderecho). Aplicación del Derecho desde la óptica de la doctrina social cristiana
Alfonso Muñoz Flores.
Antropología filosófica, Capacitación y Desarrollo humano en la Empresa.
Gonzalo Monzon
Proyectos humanitarios en países del tercer mundo.
Mariano Ruiz Espejo
Ciencias Económicas y Empresariales
Marcia Gabriela del Carmen Gutiérrez Vargas
Coordinación de capacitación para empresas, desarrollo y revisión de cursos y conferencias.
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |