Menu



Empresas inteligentes: trabajar es aprender; dirigir es enseñar
Empresas inteligentes: trabajar es aprender; dirigir es enseñar
Carlos Llano Cifuentes y Miguel Alejandro García Jaramillo nos hablan de la empresa inteligente y cómo es que éstas serán las que sobrevivan en tiempos difíciles.


Por: Carlos Llano Cifuentes / Miguel Alejandro García Jaramillo | Fuente: Yoinfluyo.com



Según la caracterización de David Garvin, empresa inteligente es una organización que posee las habilidades para crear, adquirir y transferir conocimientos, así como la capacidad de modificar su conducta como efecto de sus nuevos conocimientos.

Por su parte, Alejandro Llano, del Instituto Empresa y Humanismo (España), y Carlos Ruiz, del Ipade (México), han profundizado sobre estas características, indicando que son las únicas que permitirán sobrevivir a las empresas.


La primera clave de la inteligencia en las empresas es: trabajar es aprender; dirigir es enseñar. La tarea de capacitación y desarrollo ha dejado de ser propia de un departamento marginal y aun optativo, y se ha erigido en su núcleo principal, lo cual constituye una revolución del conocimiento.

El actual manejo de las organizaciones ha alcanzado una complejidad que convierte en inútiles los conocimientos acumulados en una sola cabeza. Hoy, dirección es propagación, extensión, difusión de conocimientos, de manera que se diseminen y fecunden en todos los miembros de la empresa.

Así, la empresa se parecerá menos a un taller de producción que compra materiales y vende productos, y más a una comunidad de investigación y aprendizaje: las materias que se reciben, los productos que se crean, y el contenido de las ventas, son conocimientos.

Es verdad que éstos se dan materializados en algo concreto y palpable (desde una cuerda de plástico hasta un cable óptico); pero lo que en este producto se introduce de materia es un excipiente, una irrelevancia.

Lo que se encuentra estampado allí es conocimiento original e inventivo: el conocimiento de un proceso introducido en la materia y necesario para seleccionar esa materia y ponerla en condiciones de que asimile una forma inmaterial, impalpable y, sin embargo, sustancial.

Otra calve configuradora de la empresa inteligente es su ineludible dimensión ética. Los servicios y productos materiales requieren muchas características para ser lo que son, los conocimientos demandan sólo una: ser verdaderos.

La empresa inteligente se ve precisada, contrapelo de la modalidad corriente en nuestras empresas, a erigir la verdad como su constitutivo más profundo, en el sentido de que el conocimiento refleje fielmente las realidades a las que concierne.

En la empresa inteligente se procura que no tenga lugar el error, y la enseñanza que en ella se imparte persigue eliminar en lo posible el peligro de equivocarse, pues un conocimiento erróneo no es auténtico conocimiento.

Pero también el conocimiento requiere ser verdadero en el sentido de que refleje lo que se piensa. La regla ética más característica de la empresa inteligente es la que prohíbe mentir.

El calificativo de inteligente no se refiere sólo al conocimiento que puede adquirirse en internet, sino también a una condición moral de primera clase: para procurar la veracidad de mis hechos y mis palabras, debo incorporar la ética clásica entera en mi comportamiento. La verdad es incompatible –diciéndolo coloquialmente– con lo chueco, esto es, con lo inmoral.

La empresa inteligente no es aquella en la que unos enseñan y otros aprenden, pues los que enseñan son los que más deben aprender, en primera instancia, de aquellos a quienes enseñan, porque el aprendizaje en ella es sistemático, circular y cibernético.

Han de aprender además de otras empresas, esto es lo que constituye el llamado benchmarking, investigación de las prácticas más eficaces (Robert Camp), que no consiste en una primera investigación informativa, sino que requiere una actitud ética difícil de encontrar en nuestras empresas y empresarios: la modestia, es decir, reconocer los propios límites.

Para buscar las mejores prácticas en los diversos aspectos de los negocios se precisa, antes que nada, aceptar que los mejores no somos nosotros, que aún tenemos que superarnos aprendiendo de quienes son superiores.
Reportar anuncio inapropiado |



Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre
 Email (no será publicado)

 País


Comentario



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Juan Pablo Barros S.
Liderazgo ético en la empresa
Emilio Planas Fernández
Una nueva cultura corporativa con base en la aplicación de la Doctrina social cristiana
Luis Eduardo Olivera Martínez de Castro
Responsabilidad Social Empresarial
Vicente Oltra Climent
Empresa Familiar
Dr. Carlos Álvarez Cozzi
Derecho Internacional Privado y Derecho Privado. Cuestiones de bioética en las diferentes legislaciones (bioderecho). Aplicación del Derecho desde la óptica de la doctrina social cristiana
Alfonso Muñoz Flores.
Antropología filosófica, Capacitación y Desarrollo humano en la Empresa.
Gonzalo Monzon
Proyectos humanitarios en países del tercer mundo.
Mariano Ruiz Espejo
Ciencias Económicas y Empresariales
Marcia Gabriela del Carmen Gutiérrez Vargas
Coordinación de capacitación para empresas, desarrollo y revisión de cursos y conferencias.
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |