Menu



La perseverancia
La perseverancia
La perseverancia es duración...


Por: Ricardo Ruvalcaba | Fuente: Catholic.net








Un sacerdote dijo: “Vivir es elegir, elegir es renunciar. Vivir de un modo determinado es morir a otros 100 modos”.

La vida es amar y el amor exige fidelidad. La prueba más exigente de la fidelidad es la perseverancia. Tener mil dificultades no justifica una deserción. Es hermoso amar, pero qué caro y amargo resulta a la naturaleza perseverar en el amor. En la vida hay cosas no negociables y la perseverancia en los compromisos adquiridos madura y libremente es una de ellas. No hagamos negociable lo que no es negociable. Perseverar es no traicionar en las tinieblas lo que se aceptó en público.

La perseverancia es duración. “Es fácil ser coherente por un día o algunos días. Difícil e importante es ser coherente toda la vida. Es fácil ser coherente en la hora de la exaltación, difícil serlo en la hora de la tribulación. Y sólo puede llamarse fidelidad una coherencia que dura a lo largo de toda la vida”, decía Juan Pablo II. En la vida hay que elegir entre lo fácil y lo correcto.

El libro de los Hechos de los apóstoles señala que “los apóstoles perseveraban en la oración” (Hc 1, 14). Y porque oraban perseveraban. Toda relación con el tiempo trae complicaciones. Cuando en el momento de la prueba decimos a Dios: “no quisiera seguir este compromiso, me gustaría más otro camino, pero no se haga mi voluntad sino la tuya, yo quiero ser coherente”; y damos el “sí” como Cristo, hemos dado un paso a la virtud. No merece la pena traicionarse, quien se ha comprometido permanezca fiel hasta la muerte. La perseverancia es una opción por un ideal que procura grandes alegrías, aunque exija también no pocos sacrificios. La perseverancia es una opción por el amor.




Preguntas o comentarios al autor de este artículo
riruvalcaba@legionaries.org

Ya lo decía Stoney No debes poner un punto de interrogación donde Dios ya ha puesto un punto final
Compartir en Google+
Reportar anuncio inapropiado |

Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Reportar anuncio inapropiado |