Menu



Dones del Espíritu Santo: Fortaleza (5)
Dones del Espíritu Santo: Fortaleza (5)
Ayuda en la lucha por permanecer coherentes con los propios principios


Por: Padre Hugo Tagle Moreno |





La fortaleza es el don del Espíritu que sostiene la virtud moral que llamamos de la misma manera. Para obrar valerosamente lo que Dios quiere de nosotros y sobrellevar las contrariedades de la vida, requerimos de este don. Él nos ayuda a resistir las instigaciones de las pasiones internas y las presiones del ambiente, así como a superar la timidez y la agresividad.
El hombre, diariamente experimenta la propia debilidad, especialmente en el campo espiritual y moral. Cede, quizá sin darse cuenta, a los impulsos de las pasiones internas y a las presiones que sobre el ejerce el ambiente circundante.

Para resistir a estas múltiples instigaciones es necesaria la virtud de la fortaleza, virtud de quien no se aviene a componendas en el cumplimiento del propio deber.

Juan Pablo II señala: “Quizá nunca como hoy, la virtud moral de la fortaleza tiene necesidad de ser sostenida por el homónimo don del Espíritu Santo. El don de la fortaleza es un impulso sobrenatural, que da vigor al alma no solo en momentos dramáticos como el del martirio, sino también en las habituales condiciones de dificultad: en la lucha por permanecer coherentes con los propios principios; en el soportar ofensas y ataques injustos; en la perseverancia valiente, incluso entre incomprensiones y hostilidades, en el camino de la verdad y de la honradez”.

Cuando experimentamos, como Jesus en Getsemani, “la debilidad de la carne-2 (cfr Mt 26), es decir, de la naturaleza humana sometida a las enfermedades físicas y psíquicas, tenemos que invocar del Espíritu Santo el don de la fortaleza para permanecer firmes en el camino del bien. Entonces podremos repetir con San Pablo: “Me complazco en mis flaquezas, en las injurias, en las persecuciones y las angustias sufridas por Cristo; pues, cuando estoy débil, entonces es cuando soy fuerte” (2 Cor 12, 10).

Son muchos los seguidores de Cristo que, en todos los tiempos, han conocido y conocen el martirio del cuerpo y del alma, en íntima unión con la Mater Dolorosa junto la Cruz. Ellos lo han superado todo gracias a este don del Espíritu.



  • Sugerencias, comentarios, propuestas, envíalas a Padre Hugo Tagle Moreno, autor de Virtudes Cotidianas.

  • Reportar anuncio inapropiado |


    .
    .

    Publicar un comentario sobre este artículo

     Nombre
     Email (no será publicado)

     País


    Comentario



    * Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


    Ver Comentarios


    Consultorios
    Pedro Luis Llera Vázquez
    Experto en Dirección y Gestión de Centros Educativos Privados. Consejería en Educación y Cultura
    P. Llucià Pou Sabaté
    Asesoría para la educación del Adolescente.
    Salvador Casadevall
    Espiritualidad conyugal, etapas del matrimonio, perdón, solidaridad y educación de los hijos
    Estanislao Martín Rincón
    Educadores católicos – Orientación Familiar – Apologética
    P. Miguel Ángel Fuentes IVE
    Orientación espiritual a matrimonios
    [+] Ver más consultores
    Reportar anuncio inapropiado |