Menu


Egoísmo individual y colectivo
El que no está contra nosotros está a favor nuestro.


Por: Padre Nicolás Schwizer | Fuente: Retiros y homilías del Padre Nicolás Schwizer



Juan le dijo: «Maestro, hemos visto a uno que expulsaba demonios en tu nombre y no viene con nosotros y tratamos de impedírselo porque no venía con nosotros.» Pero Jesús dijo: «No se lo impidáis, pues no hay nadie que obre un milagro invocando mi nombre y que luego sea capaz de hablar mal de mí. Pues el que no está contra nosotros, está por nosotros.» «Todo aquel que os dé de beber un vaso de agua por el hecho de que sois de Cristo, os aseguro que no perderá su recompensa.» «Y al que escandalice a uno de estos pequeños que creen, mejor le es que le pongan al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos y que le echen al mar. Y si tu mano te es ocasión de pecado, córtatela. Más vale que entres manco en la Vida que, con las dos manos, ir a la gehenna, al fuego que no se apaga. Y si tu pie te es ocasión de pecado, córtatelo. Más vale que entres cojo en la Vida que, con los dos pies, ser arrojado a la gehenna. Y si tu ojo te es ocasión de pecado, sácatelo. Más vale que entres con un solo ojo en el Reino de Dios que, con los dos ojos, ser arrojado a la gehenna, donde su gusano no muere y el fuego no se apaga.

Reflexión
Los textos bíblicos de hoy nos hablan de dos formas de egoísmo:
1. Egoísmo individual de los ricos: avaricia y explotación de los pobres.
2. Egoísmo colectivo: partidismo religioso.

Segunda lectura - Santiago. 5, 1-6.
En la segunda lectura, el apóstol Santiago denuncia el poco valor de los bienes en los que los ricos han puesto su corazón. Por falta de uso sus riquezas se corrompen.
Para Santiago, esta es la prueba de la avaricia de los ricos, la causa de su condena cuando llegue el día del juicio.

Lo grave es que amontonaron sus riquezas explotando al pobre: la ley mandaba pagar cada día a los trabajadores, antes de llegar la noche. Y ellos han retenido y defraudado el jornal a los obreros: un crimen que clama al cielo. La retención del jornal es, para Santiago, sólo un ejemplo de la explotación y de la injusticia de los ricos.
El apóstol no quiere condenar a los ricos ni la riqueza como tal. Condena el abuso de las riquezas: la avaricia, la falta de solidaridad, la injusticia con los demás. Son formas de egoísmo que acompañan la riqueza, muchas veces
La primera lectura y el Evangelio nos presentan otra forma de egoísmo: el partidismo, que no, es un egoísmo individual, sino un “egoísmo colectivo”.

Primera lectura - Números. 11, 25-29.
En el desierto, Moisés elige a 70 hombres entre los ancianos de Israel. Ellos deben ayudarle en la tarea de gobernar al pueblo. Para eso, Dios les da algo del espíritu que posee Moisés.
Dos de los ancianos no están con ellos en el momento de la comunicación del espíritu. Sin embargo, el Espíritu de Dios viene también sobre ellos. Eso despierta los celos de Josué, el ayudante de Moisés.

La tentación de la autoridad religiosa ha sido siempre la de querer monopolizar el espíritu. Pero el Espíritu de Dios se comunica a quien quiere, como quiere y cuando quiere.
La respuesta de Moisés respeta plenamente esta realidad: “¡Ojalá todo el pueblo recibiera el espíritu del Señor!” Este deseo de Moisés se realizará con la venida del Espíritu Santo, en Pentecostés, sobre la Iglesia primitiva.

Evangelio
La misma actitud de partidismo encontramos en el Evangelio de hoy. Es una situación muy semejante: Los discípulos han visto a un extraño, uno que no es del grupo, que también echa demonios en hombre de Jesús.
Pero la actitud del Señor es mucho más generosa: “El que hace milagros en mi nombre, no puede luego hablar mal de mí. El que no está contra nosotros, está a favor nuestro”.
El exorcista que echa los demonios en hombre de Jesús, está con el Señor y contra Satanás, aunque no sea oficialmente discípulo de Jesús. Por eso, el Señor aprovecha la oportunidad para pronunciar su sentencia contra todo tipo de partidismo.

El egoísmo llevado a la Iglesia y al mundo religioso puede ser mucho peor que el egoísmo del rico que condena Santiago en la segunda lectura de hoy.
Muchas veces los cristianos queremos ser los protagonistas exclusivos de todo lo bueno que hay en el mundo. Rechazamos lo que viene de otro campo que no es católico. ¿Acaso nuestros intereses de grupo y nuestro cristianismo nos importan más que Cristo?

La Iglesia, sus ministros y sus miembros no pueden monopolizar a Cristo. Cristo es más que la Iglesia y desborda las fronteras de ésta. Y la gracia y la misericordia de Dios no se atan a nada, sino que actúan con entera y soberana libertad.
Debemos tener claridad y seguridad en nuestra fe, en nuestras convicciones religiosas. Pero en nuestro mundo pluralista, lo esencial no es diferenciarnos, enfrentarnos y separarnos por problemas de fe.
Es más importante encontrarnos en el espíritu de generosidad, comprensión y solidaridad. Tenemos que aceptar al otro, reconocer la verdad y el amor que él aporta.

Queridos hermanos, sólo así podremos, juntos, construir el Reino de Dios y crear, unidos, un mundo mejor, con más PAZ, JUSTICIA, AMOR, ALEGRÍA, Y FELICIDAD para todos.

¡Qué así sea!
En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Padre Nicolás Schwizer
Instituto de los Padres de Schoenstatt


Comentarios al autor





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!