Menu


Pedagogía Divina
Pedagogía Divina

Dios nos dona sus caricias...


Por: José García Velázquez. |



“Niño tonto”,
¿Por qué tienes miedo
de mis caricias”?
Escuché tu voz, de pronto,
en el silencio,
mientras estaba en Misa.

Cada contrariedad,
cada traspiés o mínimo fracaso,
supone una protesta
por parecerme mal,
un enfado
o una pueril pataleta.
No veo que en realidad
cualquier contratiempo,
cualquier revés,
es oportunidad
de aprovechar el sufrimiento
para crecer.

¡Qué Amor paterno
y que pedagogía!
Ir aplicando
para el destino eterno,
con gozo y alegría,
cada dolor pasado.
¿Seré capaz
de aprender la lección
después de verlo claro?.
¿Volveré a protestar
cuando llegue el dolor
o el trabaja pesado?.

Sé que una y otra vez
-lo sé por experiencia-
me vas a perdonar;
que siempre contaré
con tu amor y paciencia
para continuar.
Pero tengo esperanza
de vivir ya mejor
esas contradicciones,
sabiendo que me mandas
que convierta el dolor
en nuevas oraciones.

Y al final del camino,
sé que me esperas,
con los brazos abiertos,
pues Tú eres mi destino
para la vida eterna,
mi gozo y mi contento.



Segovia 29 de julio de 2007

  • Preguntas y comentarios al autor de este artículo





  • Compartir en Google+




    Reportar anuncio inapropiado |

    Another one window

    Hello!