Menu



Si algo quieres que cambie, empieza por cambiar tu.

Si algo quieres que cambie, empieza por cambiar tu.
¿Seguimos siendo la mayoría de espíritu burgués?


Por: Salvador Casadevall | Fuente: Catholic.net





El siglo XIX fue el siglo de la burguesía.
La burguesía como clase constructora y rectora, no cabe duda que ocupó gran parte de los dos pasados siglos.

De ella fue la nueva expansión cultural, comercial y económico de las nuevas generaciones que desde los residuos de la vieja aristocracia, construyó un mundo industrializado.

El despertar de lo social demostró que la burguesía o no estaba preparada, o seguía estando encasillada en antiguas y egoístas actitudes.
Demostró una total inhabilidad para sortearlas y encontrar caminos que fueran un cause para impedir el nacimiento de un socialismo extremo como fue el comunismo que abarcó gran parte de nuestra sociedad.

De aquella burguesía nace la clase media. Clase media alta se la llama hoy y el símbolo de ello es el auto nuevo, la casa nueva, el viajar como aquel que se toma un café con leche, el irse de vacaciones recorriendo el mundo.
Todo son actitudes de gente que tiene un poder económico que lo llamamos clase media alta.
Todo ello promovido por una actitud mundial que si no estás en esto, no eres. No se es nada. Consideran que no eres nada.

La magia de la televisión lleva a todos los hogares el caramelo que si no haces lo que te proponen, no eres nada. Artistas, deportistas, personajes famosos por sus actitudes, inundan mentes de una gran masa, que con razones o sin ellas, protesta: se vuelve intransigente simplemente porque no puede hacer lo mismo que ve hacer a los famosos, a los artistas, a los deportistas.

En el fondo seguimos siendo mayoría de espíritu burgués. Poco hay de diferencia en las actitudes de hoy de nuestra clase rica y media alta con aquella burguesía que nació en el siglo XIX.
El dinero, el ganar dinero y el gastarlo en nada ha cambiado. Los cambios han tenido que venir por un crecimiento de las organizaciones del sector que está por debajo.

La nueva sociedad burguesa sigue mostrando una gran religiosidad. Pero, de las virtudes cardinales, practica más la prudencia que la justicia: y, en cuanto a las teologales, suele muchas veces confundir caridad con limosna.
Son actitudes que siguen estando vigentes en nuestra vida de hoy.

Y mejor no nos metamos con el tema de la moral.
Moral que cada día se la estructura a la carta, a la carta de mi conveniencia.
Pero creo, que nunca como ahora, la llamada moral burguesa ha puesto tanto interés en buscar tres pies al gato para acabar dando gato por liebre.

Ya decía Don Quijote: Poderoso es Don Dinero.
Vivimos cambiando nombres, pero en el fondo seguimos igual.
¡Cuan importante es el testimonio que demos con nuestras actitudes!
En esto tampoco se ha cambiado.

Si algo quieres que cambie, empieza por cambiar tu.


Preguntas y comentarios al autor de este artículo





salvadorcasadevall@yahoo.com.ar


REFLEXIONES DESDE LA FAMILIA.........para acompañar a vivir
Premio Faro de Oro-Mar del Plata 2006 Nominado rubro “Educativo”
Premio Magnificat-Buenos Aires 2005 Mención especial rubro “Adultos Mayores”
Premio Gaviota de Oro-Mar del Plata 2005 Nominados rubros: “Para la Mujer” y “Religión”

FM Parroquial 105.1 Jueves 14 a 15.30 Algunas madrugadas 0.15 a 8.00
Lunes 15 a 16.30
Vía Internet: www.fmparroquial.com,.ar

FM Vida Satelital 91.1 martes de 11 a 11.30

Los dos primeros libros y las grabaciones sobre estas reflexiones están disponibles
Informes: (54 11) 4903-6242 15.4062.0521 Fax 4737-3439







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |