Menu



Antorcha 1 (año 8)

Antorcha 1 (año 8)
Las actividades del Papa


Por: Fabrizio Andrade |






PÁGINA INFORMATIVA SEMANAL SOBRE LAS ACTIVIDADES Y LOS MENSAJES DEL PAPA

Año 8, No. 1 - 25 de diciembre de 2006 a 7 de enero de 2007


Oración por el Papa

Oh Jesús, Rey y Señor de la Iglesia: renuevo en tu presencia mi adhesión incondicional a tu Vicario en la tierra, el Papa. En él tú has querido mostrarnos el camino seguro y cierto que debemos seguir en medio de la desorientación, la inquietud y el desasosiego. Creo firmemente que por medio de él tú nos gobiernas, enseñas y santificas, y bajo su cayado formamos la verdadera Iglesia: una, santa, católica y apostólica. Concédeme la gracia de amar, vivir y propagar como hijo fiel sus enseñanzas. Cuida su vida, ilumina su inteligencia, fortalece su espíritu, defiéndelo de las calumnias y de la maldad. Aplaca los vientos erosivos de la infidelidad y la desobediencia, y concédenos que, en torno a él, tu Iglesia se conserve unida, firme en el creer y en el obrar, y sea así el instrumento de tu redención. Así sea. (Marcial Maciel)


Deutsch English Italiano Français Português



Las principales actividades del Papa

Domingo 24: En el rezo del Ángelus, el Santo Padre habló sobre la ayuda que nos brinda la natividad de Cristo para tomar conciencia del valor de la vida en cada ser humano, desde su primer instante hasta su ocaso final.

A medianoche, el Papa celebró en la basílica vaticana la Santa Misa del Gallo con motivo de la solemnidad de la Navidad. Concelebraron con el Santo Padre 36 cardenales.

Lunes 25: A medio día el Papa pronunció desde el balcón central de la basílica de San Pedro el tradicional mensaje navideño. Tras su mensaje, Benedicto XVI felicitó en 62 lenguas y por último impartió la bendición "Urbi et Orbi".

Martes 26: Antes de rezar el Ángelus, en la Plaza de San Pedro, el Papa recordó que hoy celebramos la fiesta de San Esteban, diácono y primer mártir.

El Papa confió a la Virgen, que tuvo entre sus brazos al Redentor en Belén y después de ser desclavado de la cruz, a los que son perseguidos y sufren por dar testimonio y servir el Evangelio.

Miércoles 27: La Navidad fue el tema de la catequesis del Papa durante la audiencia general, celebrada en el Aula Pablo VI. Saludó de manera especial a un grupo de recién ordenados sacerdotes, pertenecientes a la congregación de los Legionarios de Cristo.

Acabada la audiencia, Benedicto XVI recibió al ministro de Exteriores iraní, Manouchehr Mottaki y al vicepresidente, Esfandiar Rahim Mashai, que le entregaron un mensaje del presidente de Irán, Mahmoud Ahmadinejad.

Domingo 31: En la fiesta de la Sagrada Familia de Nazaret, antes de rezar el Angelus en la Plaza de San Pedro, el Papa saludó a todas las familias del mundo, deseándoles la paz y el amor que Jesús nos ha dado, viniendo entre nosotros en Navidad.

Tras poner de relieve que Dios quiso nacer y crecer en una familia humana, el Santo Padre afirmó que de esta manera la consagró como camino primero y ordinario de su encuentro con la humanidad.

Por la tarde el Papa presidió en la basílica vaticana las primeras vísperas de la solemnidad de Santa María Madre de Dios y el Te Deum de acción de gracias al concluir el año civil.

El Papa pidió a la Theotókos, Madre de Dios, que interceda por el mundo entero, confiándole sobre todo las situaciones en las que sólo la gracia del Señor puede traer paz, consuelo y justicia.

Como es tradicional, después de la celebración, el Papa visitó el Belén de la Plaza de San Pedro.

Lunes 1: Benedicto XVI presidió esta mañana la celebración eucarística con motivo de la solemnidad de Santa María Madre de Dios y de la XL Jornada Mundial de la Paz, sobre el tema: "La persona humana, corazón de la paz".

Dirigiendo su pensamiento a Tierra Santa, donde nació Jesús, el Papa imploró con insistente oración que también en aquella región llegue cuanto antes el día de la paz, el día en que se resuelva definitivamente el conflicto en marcha, que ya dura demasiado tiempo.

Antes de rezar el Ángelus desde la ventana de su estudio que da a la Plaza de San Pedro, el Papa invitó a contemplar a Jesús, nacido de María Virgen, en su atributo de verdadero "Príncipe de la Paz".

Miércoles 3: En la primera audiencia general del nuevo año, celebrada en el Aula Pablo VI, el Papa invitó a reflexionar sobre la alegría por el nacimiento del Redentor que se respira en el clima navideño.

Jueves 4: Benedicto XVI visitó el comedor social de la Caritas diocesana de Roma, en Colle Oppio. Se trata de la primera estructura de acogida para las personas sin hogar fundada en Roma, abierta en 1983.

En la entrada del comedor, el Santo Padre descubrió y bendijo una lápida en memoria de la visita de Juan Pablo II, el 20 de diciembre de 1992, en la que se lee la frase que pronunció en aquella ocasión: "El hombre que sufre nos pertenece".

Posteriormente, en el patio interior del comedor, el Papa se encontró con los huéspedes y los voluntarios de Caritas.

Sábado 6: Al presidir el Ángelus con ocasión de la Solemnidad de la Epifanía –que en Roma, como en muchos países, no ha sido desplazada al domingo- el Papa Benedicto XVI recordó la naturaleza y misión universal de la Iglesia.

Al explicar la importancia de la fiesta de la Epifanía o de la llegada de los magos, el Santo Padre destacó que en ésta comenzó a realizarse la adhesión de los pueblos paganos a la fe de Cristo, según la promesa hecha por Dios a Abraham.

Finalmente, al recordar que en este día se celebra la fiesta de la Santa Infancia –la iniciativa misionera presente en 110 países-, el Santo Padre alentó a los educadores “a cultivar en los pequeños el espíritu misionero, para que surjan entre ellos misioneros apasionados, testigos de la ternura de Dios y anunciadores de su amor”.

Domingo 7: Antes de recitar la oración del Ángelus con ocasión de la fiesta del Bautismo del Señor, el Papa Benedicto XVI recordó que es de este sacramento de donde brota el llamado y el compromiso de todo cristiano con la santidad.

Finalmente, tras el Ángelus, Benedicto XVI recordó el bautismo por él realizado esta mañana a 13 niños en la Capilla Sixtina del Vaticano.


La voz del Papa

- Nuestra salvación está en el divino recién nacido: «La celebración de la Santa Navidad ya es inminente. En el divino recién nacido, que pondremos en el pesebre, se pone de manifiesto nuestra salvación. En el Dios que se hace hombre por nosotros, nos sentimos amados y acogidos, descubrimos que somos preciosos y únicos para el Creador». (Ángelus, domingo 24 de diciembre)

- Amar a los pequeños: «Dios se ha hecho pequeño para que nosotros pudiéramos comprenderlo, acogerlo, amarlo. (...) Se ha hecho niño para que la Palabra esté a nuestro alcance. Dios nos enseña así a amar a los pequeños. A amar a los débiles. A respetar a los niños. El niño de Belén nos hace poner los ojos en todos los niños que sufren y son explotados en el mundo, tanto los nacidos como los no nacidos. En los niños convertidos en soldados y encaminados a un mundo de violencia; en los niños que tienen que mendigar; en los niños que sufren la miseria y el hambre; en los niños carentes de todo amor. En todos ellos, es el niño de Belén quien nos reclama; nos interpela el Dios que se ha hecho pequeño». (Homilía del Santo Padre en la misa de Nochebuena, 24 de diciembre)

- Comunidad salvada por Cristo: «Ésta es la verdadera naturaleza de la Iglesia, que se alimenta de su Palabra y de su Cuerpo eucarístico. Sólo redescubriendo el don recibido, la Iglesia puede testimoniar a todos a Cristo Salvador; hay que hacerlo con entusiasmo y pasión, en el pleno respeto de cada tradición cultural y religiosa; y hacerlo con alegría, sabiendo que Aquél a quien anuncia nada quita de lo que es auténticamente humano, sino que lo lleva a su cumplimiento. En verdad, Cristo viene a destruir solamente el mal, sólo el pecado; lo demás, todo lo demás, lo eleva y perfecciona. Cristo no nos pone a salvo de nuestra humanidad, sino a través de ella; no nos salva del mundo, sino que ha venido al mundo para que el mundo se salve por medio de Él». (Mensaje de Navidad. Lunes 25 de diciembre)

- El martirio de quienes son justos y fieles: «También María, que estrechó entre sus brazos al Redentor en Belén, sufrió un martirio interior. Compartió su pasión y tuvo que tomarlo, una vez más, entre sus brazos cuando lo desclavaron de la cruz. A esta Madre, que experimentó la alegría del nacimiento y la angustia de la muerte de su divino Hijo, le encomendamos a los que son perseguidos y a los que sufren, de diversos modos, por testimoniar y servir al Evangelio. Con especial cercanía espiritual, pienso también en los católicos que mantienen su fidelidad a la Sede de Pedro sin ceder a componendas, a veces incluso a costa de graves sufrimientos. Toda la Iglesia admira su ejemplo y ruega para que tengan la fuerza de perseverar, sabiendo que sus tribulaciones son fuente de victoria, aunque por el momento puedan parecer un fracaso». (Ángelus, martes 26 de diciembre)

- El prototipo de familia: «La Sagrada Familia de Nazaret es verdaderamente el "prototipo" de toda familia cristiana que, unida en el sacramento del matrimonio y alimentada con la Palabra y la Eucaristía, está llamada a realizar la estupenda vocación y misión de ser célula viva no sólo de la sociedad, sino también de la Iglesia, signo e instrumento de unidad para todo el género humano». (Ángelus, domingo 31 de diciembre)

- A la paz mediante el respeto: «Estoy profundamente convencido de que respetando a la persona se promueve la paz, y de que construyendo la paz se ponen las bases para un auténtico humanismo integral. Este compromiso compete de modo peculiar al cristiano, llamado a ser un incansable artífice de paz y un valiente defensor de la dignidad de la persona humana y de sus derechos inalienables. Precisamente por haber sido creado a imagen y semejanza de Dios, todo individuo humano, sin distinción de raza, cultura y religión, está revestido de la misma dignidad de persona. Por eso ha de ser respetado, y ninguna razón puede justificar jamás que se disponga de él a placer, como si fuera un objeto.

Ante las amenazas contra la paz, lamentablemente siempre presentes; ante las situaciones de injusticia y de violencia, que permanecen en varias regiones de la tierra; ante la persistencia de conflictos armados, a menudo olvidados por la mayor parte de la opinión pública; y ante el peligro del terrorismo, que perturba la seguridad de los pueblos, resulta más necesario que nunca trabajar juntos en favor de la paz. Como recordé en el Mensaje, la paz es al mismo tiempo un don y una tarea: un don que es preciso invocar con la oración, y una tarea que hay que realizar con valentía, sin cansarse jamás». (Homilía del 1 de enero, solemnidad de Santa María, Madre de Dios, y la XL Jornada Mundial de la Paz)


- El fundamento está en la dignidad: «Hoy se habla mucho de derechos humanos, pero a menudo se olvida que necesitan un fundamento estable, no relativo, no opinable. Y ese fundamento sólo puede ser la dignidad de la persona. El respeto a esta dignidad comienza con el reconocimiento y la protección de su derecho a vivir y a profesar libremente su religión». (Ángelus, lunes 1 de enero)

- La Iglesia, pregonera de los derechos fundamentales de cada persona: «El deber de respetar la dignidad de cada ser humano, en el cual se refleja la imagen del Creador, comporta como consecuencia que no se puede disponer libremente de la persona. Quien tiene mayor poder político, tecnológico o económico, no puede aprovecharlo para violar los derechos de los otros menos afortunados. En efecto, la paz se basa en el respeto de todos. Consciente de ello, la Iglesia se hace pregonera de los derechos fundamentales de cada persona. En particular, reivindica el respeto de la vida y la libertad religiosa de todos. El respeto del derecho a la vida en todas sus fases establece un punto firme de importancia decisiva: la vida es un don que el sujeto no tiene a su entera disposición. Igualmente, la afirmación del derecho a la libertad religiosa pone de manifiesto la relación del ser humano con un Principio trascendente, que lo sustrae a la arbitrariedad del hombre mismo. El derecho a la vida y a la libre expresión de la propia fe en Dios no están sometidos al poder del hombre. La paz necesita que se establezca un límite claro entre lo que es y no es disponible: así se evitarán intromisiones inaceptables en ese patrimonio de valores que es propio del hombre como tal». (Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz 2007)

- Símbolo de nuestra actividad sacramental: «El bautismo de Jesús en el Jordán, es el anticipo de su bautismo de sangre en la Cruz, y también es el símbolo de la completa actividad sacramental con la que el Redentor llevará a cabo la salvación de la humanidad. (…) En el bautismo de Cristo el mundo se santifica, los pecados vienen perdonados; en el agua y en el Espíritu nos volvemos criaturas nuevas». (Ángelus, domingo 7 de enero)


INTERESANTE:

- Más de tres millones de personas en actos con el Papa

Más de 3 millones de fieles participaron en encuentros públicos con el Papa en el Vaticano o en la residencia de Castelgandolfo durante el 2006.

Según los datos estadísticos de la Prefectura de la Casa Pontificia, un total de 3.222.820 personas asistieron a las audiencias públicas de los miércoles, a las audiencias especiales, celebraciones litúrgicas y los Ángelus dominicales.

Entre estas cifras, destacan los 1.031.500 fieles que se han reunido en la Plaza de San Pedro o en el Aula Pablo VI para las audiencias generales de los miércoles, según los billetes distribuidos en estas ocasiones, sin contar los miles de personas que se presentan sin entrada y que también asisten.

Durante el Ángelus se congregaron este año en la Plaza de San Pedro 1.295.000 personas y más de medio millón participaron en las celebraciones Litúrgicas. Coincidiendo con la Semana Santa, en abril se registró la mayor afluencia de fieles: 196.000.

- Intenciones del Santo Padre para el mes de enero

La intención general del Apostolado de la Oración del Papa para el mes de enero: "Para que en nuestro tiempo, desafortunadamente marcado por no pocos episodios de violencia, los pastores de la Iglesia sigan indicando al corazón de todos la vía de la paz y de la concordia entre los pueblos".

Intención misional: "Para que la Iglesia en África sea cada vez más un auténtico testimonio de la Buena Nueva de Cristo y se empeñe en todas las naciones en la promoción de la reconciliación y de la paz".

Sugerencias para la acción

Hacer una visita por las intenciones de Benedicto XVI para este nuevo año.




Suscríbete aquí para recibir este servicio por e-mail


Acceso a las mejores fotografías del Papa


Acceso a los mensajes y discursos del Papa:

- Vaticano
- L`Osservatore Romano
- Agencia de Noticias Zenit





Compartir en Google+
También te puede interesar





Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!