Menu


Tres ejemplos del valor del feto en el seno materno
La ciencia demuestra a cada avance que el feto humano desarrolla más cualidades de las que se creía, y que responde a estímulos de forma más compleja y evidente


Por: . | Fuente: .



A cada avance de la ciencia hacia el pleno conocimiento del feto humano este va dejando de ser ese gran desconocido para ir poco a poco explicándonos aspectos sorprendentes de su composición y de su naturaleza.

Ahora sabemos que el ser humano es un continuo que desde su concepción ya evoluciona y recibe e interpreta estímulos de su entorno y de su madre. Por ejemplo, en una reciente entrevista en el diario La Vanguardia, el conocido pediatra doctor Estivill, famoso por su método para enseñar a los padres a dormir a sus bebés y que acaba de actualizar, afirmaba que “hemos descubierto que el feto, dentro de la barriga de la madre, ya sueña”.

El reconocido pediatra subrayaba ese hecho como una de las novedades de la actualización de su método basándose en “el trabajo de más de 200 científicos: neurólogos, cronobiólogos, especialistas de todo el mundo… Mi mérito es únicamente explicarlo en palabras fáciles y colaborar con estas investigaciones”, reconoce.

El cerebro embrionario se activa antes del nacimiento

En esa misma línea se manifestaban hace poco investigadores de la Universidad McGill de Canadá, y la Universidad Carlos III de Madrid, que habían detectado actividad del cerebro embrionario antes del nacimiento en experimentos realizados en embriones de pollos. Estos hallazgos podrían tener implicaciones, no sólo para el desarrollo de animales, sino también para el de los niños nacidos prematuramente.

Según este estudio, publicado en la revista ‘Current Biology’, bajo ciertas condiciones, los cerebros de los pollos embrionarios parecen estar activos mucho antes de que estén listos para romper el cascarón y salir de sus huevos. Los investigadores despertaron embriones de pollo, dentro de sus huevos, mediante la reproducción de sonidos fuertes y significativos para ellos (la reproducción de sonidos sin sentido para los pollos no fue suficiente para despertar sus cerebros).

“Este trabajo muestra que los cerebros de los embriones pueden funcionar de una manera activa, antes de lo previsto -mucho antes del nacimiento”, declaró Evan Balaban, de la Universidad McGill, en Canadá, quien añade que, “al igual que los cerebros adultos, los cerebros de los embriones también poseen conexiones neuronales, que controlan el medio ambiente para despertar el cerebro, de manera selectiva, durante los eventos importantes”.

Curar antes de nacer

Los avances en cirugía fetal son un claro ejemplo de cómo por un lado la medicina avanza y es capaz de convertir embarazos que hasta hace poco eran inviables en exitosos. Sin embargo, por otra parte se ha instaurado una ideología que ve con buenos ojos truncar la vida del feto si supone una molestia para la madre.

La medicina maternofetal es un ejemplo de ese tipo de avances científicos. Esta disciplina tiene cada vez más herramientas para curar antes del nacimiento y se perfila como la gran oportunidad de futuro para la sanidad pública, porque evita los altos costes económicos y personales de enfermedades crónicas en edad adulta, según el especialista Eduard Gratacós.

Según reporta la agencia EFE, teniendo en cuenta que aproximadamente el 15% de la población padece enfermedades que se originan en la formación fetal, Gratacós, jefe del Servicio de Medicina Maternofetal del Hospital Clínic de Barcelona, considera que la oportunidad para la salud pública que ofrece esta aproximación es "inmensa". "Siempre se había creído en la gran capacidad de adaptación al medio al empezar a vivir, y es verdad que existe, pero también es cierto que una pequeña desviación del rumbo de la nave al partir del puerto se convierte en un problema grave a los 20 años de trayecto vital", destaca el doctor.

Así, actuar en las semanas inmediatamente anteriores o posteriores al parto es fundamental: "Unos días de un feto equivalen a unos meses en un niño y a unos años en un adulto, ya que es el momento de los ensamblajes del organismo", subraya uno de los referentes mundiales en medicina fetal.

En la mano de la ética está la clave para que estos avances sirvan para salvar vidas o para eliminarlas.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |