Menu



La vida y la muerte no están en nuestras manos
La vida y la muerte no están en nuestras manos
La Reina habla claro contra el aborto, la eutanasia y el “matrimonio homosexual” y a favor de la religión en la escuela en el libro “La Reina muy de cerca”


Por: Luz Posada | Fuente: Forumlibertas



“Puedo comprender, aceptar y respetar que haya personas con otra tendencia sexual, pero ¿que se sientan orgullosos por ser gays? ¿que se suban a una carroza y salgan en manifestación? (···) Si esas personas quieren vivir juntas, vestirse de novios y casarse, pueden estar en su derecho, o no, según las leyes de su país; pero que a eso no lo llamen “matrimonio” porque no lo es; hay muchos nombres posibles: contrato social, contrato de unión,...”.

Son palabras de la Reina de España, Sofía, en el libro de Pilar Urbano “La Reina muy de cerca” (Planeta), presentado este jueves 29 de octubre, en el que también defiende la enseñanza de la religión en la escuela y la vida desde su origen hasta su fin natural.

Los temas familiares aparecen en diversas ocasiones en el libro, de 320 páginas. La Reina, que este domingo 2 de noviembre cumple 70 años, afirma: “La inmensa mayoría de las familias son normales, como ha sido siempre la familia natural: marido, mujer, hijos, nietos,... cuñados, tíos, abuelos. No una comuna de gente con un aluvión; o trozos de familia, los hijos de él con la primera mujer, los de ella con el marido anterior, que se pretenden juntar de un modo forzado y artificial... Por muy potente que sea una moda y por mucha propaganda que le echen, hay cosas que no pueden cambiar: el hombre y la mujer como pareja inicial, es una ley congénita con nuestra naturaleza; y no es una ley de animales; es exclusivamente humana”.

Para la Reina, “mantener un matrimonio es difícil, exige cuidados, renuncias, y algo de lo que la gente no quiere ni oír hablar: sacrificio”.

Sin embargo, Sofía defiende el amor como base del matrimonio, también de los matrimonios de monarcas. “Si en la pareja hay una ilusión, un atractivo mutuo, una base de amor y de amistad, si se quieren y se gustan y a pesar de los enfados hay buena química..., entonces, los baches pueden superarse mejor que si se casaron por un diktat de intereses de Estado”, opina.

En el libro, Sofía defiende “la igualdad social y jurídica entre el hombre y la mujer: igualdad de trato, de educación, de derechos, de oportunidades... ahora bien, no somos iguales; fisiológicamente y psíquicamente, somos diferentes; y lo que tendríamos que conseguir es que en las leyes se plasmase esa condición diferente como algo esencial a respetar, porque está en la naturaleza”.

Preocupada por la violencia en televisión

Entre muchísimos temas que la Reina trata con palabras directas en el libro se encuentran también el de la violencia doméstica. “Violencia doméstica, palizas, incluso parricidios... han ocurrido siempre –señala-; ahora se informa más y con todo detalle; en cierto modo, se provoca un contagio, se dan ideas que otros imitan; los que son propensos tienen un filón en esas noticias”.

Sofía muestra su preocupación por “la sangre y el morbo” de muchas noticias y considera muy preocupante “la carga de violencia en los programas y series y películas de televisión”, que “es tan brutal, y tanta”, que “la gente se está insensibilizando ante el dolor, las catástrofes, los asesinatos, la visión de una masacre o de un montón de muertos en un atentado terrorista”.

No al aborto ni a la eutanasia

La Reina considera que “hay que respetar a toda criatura que ha empezado a vivir” y la dignidad de la persona que está cerca de la muerte, cuya familia deben “aguantar y seguir ayudándole” sin “prisa para morir”.

“¿Está a favor del aborto?”, le pregunta la autora. –“En absoluto”, responde la Reina. “¿Y de la eutanasia?” –“No soy partidaria; la vida y la muerte no están en nuestras manos, ¿muerte digna? Totalmente de acuerdo”, responde.

“No estamos aquí solos, ni por casualidad”

Respecto a la asignatura de Religión, la Reina considera que “se debe enseñar religión en los colegios, al menos hasta cierta edad: los niños necesitan una explicación del origen del mundo y de la vida; una orientación de moral natural: qué es el bien, qué es el mal; y una seguridad en que no estamos aquí solos, ni por casualidad, que hay algo más, que hay Alguien”.

La Reina explica con naturalidad que, en una ermita situada en el exterior de La Zarzuela, los domingos se celebra Misa, “y vamos los que estamos; si mi hijo está, él ayuda de monaguillo”. “Yo sigo mi religión de siempre: desde que nací me bautizaron cristiana –declara-. Soy cristiana, soy católica”.

Sofía era ortodoxa antes de casarse con el Rey Juan Carlos y dio el paso al catolicismo, “de corazón lo di antes de casarme”. “A pesar de tantos siglos de cisma entre la Iglesia oriental y la latina, no es tanto lo que nos separa; son dos cuestiones: el primado del Papa y el Filioque... lo del Espíritu Santo”, explica.

Sofía también defiende la libertad religiosa, “pero no como estrategia para hacer un... ¿batiburrillo?... un batiburrillo de religiones, y que al final, ¡allez hop!, se disuelva el hecho religioso”.

En una de las salas de las estancias de la Reina, describe la autora del libro una Virgen del Pilar con un manto de color cereza situada en una mesa rinconera sobre un pedestal de porcelana blanca, una talla “de líneas modernas en cerámica y esmalte dorado”, colocada en los últimos trece años.

En otro capítulo, Sofía niega que el Rey sea masón. “En lo que respecta al Rey nuestro, te puedo asegurar rotundamente que no; nada de nada, nada de nada” –señala-. En esta familia no hay masones”.

Críticas y aplausos

Algunas palabras de la reina en el libro “La Reina muy de cerca” han suscitado críticas de algunos sectores como colectivos de homosexuales y el partido Izquierda Unida; aplausos de otros como la Federación de Asociaciones Provida y la Asociación Víctimas del Aborto, y el respeto de los principales partidos políticos de España, el PSOE y el Partido Popular.

La Casa Real ha emitido este jueves un comunicado que destaca la “profunda actitud de respeto” de la Reina hacia todos y su “cercanía hacia quienes sufren, son perseguidos o discriminados”. Hace una semana, la misma Casa Real daba el visto bueno al libro “en su integridad”.

La Reina deja claro que ha realizado todas las declaraciones a título personal, lo que las desvincula de cualquier cargo. “La Reina habla para el mundo entero; no es la voz de la Zarzuela, del Jefe del Estado –señala-. Son sus reflexiones personales como mujer”.



Compartir en Google+
Reportar anuncio inapropiado |

Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Dr. Carlos Álvarez Cozzi
Derecho Internacional Privado y Derecho Privado. Cuestiones de bioética en las diferentes legislaciones (bioderecho). Aplicación del Derecho desde la óptica de la doctrina social cristiana
Jorge Scala
Defensa de los derechos humanos
Fred Battle Río
Derecho Ambiental y Administrativo
María Lourdes Villa Vargas.
Especialista en Derecho Público
Nicolás Lafferriere
Servicio a la vida. Bioética y bioderecho.
Dr. Jorge Luis Vitale
Aplicación del Derecho Canónico en la legislación de un país
José Pavlov Valdivia Reynoso
Derecho Civil Corporativo, Canónico y Derechos Humanos
José Luis García Castrillón
Derecho canónico y Derecho procesal
Lic. Guillermo Gazanini Espinoza
Derechos humanos. Libertad Religiosa
Camilo Cortés Bosques
Derecho Eclesiástico, Derecho Laboral, Derecho Patrimonial Canónico y Seguridad Social
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |