Menu



Una guía para sustituir a los padres en la educación de la sexualidad
Una educación de la sexualidad integral e integradora, conforme a los principios antropológicos fundamentales de la naturaleza y la dignidad de la persona humana


Por: Remedios Falaguera | Fuente: Catholic.net



Ante el reciente anuncio de “Ganar salud en la escuela. Guía para conseguirlo”, fruto de la colaboración entre el Ministerio de Educación, Política Social y Deporte y Ministerio de Sanidad y Consumo, Ministerio de educación y Sanidad, los padres no podemos,¡ ni debemos!, dejar a estos nuevos “actores educativos” orientar los sentimientos de nuestros hijos y , mucho menos, proporcionarles una educación afectivo-sexual no acorde a nuestras convicciones morales y religiosas.

Nadie duda, y los padres somos conscientes de ello, que la sexualidad es una parte muy importante de la vida del ser humano que no podemos ignorar, sin embargo, no deberíamos darle más importancia de la que tiene. Sin embargo, los padres, a pesar de que a menudo nos encontramos con una gran dificultad en la educación de la sexualidad, deberemos poner todos los medios a nuestro alcance para encontrar y poner en práctica, de una manera u otra, el autentico y más adecuado programa de educación sexual. Un programa que debe ser claro, verdadero y completo; gradual y equilibrado. Una educación de la sexualidad integral e integradora, conforme a los principios antropológicos fundamentales de la naturaleza y la dignidad de la persona humana.
Un programa que enriquezca las facultades del hombre, por las que nos diferenciamos del resto de seres vivos, y que nos capacitan en el desarrollo libre, razonado e integral de nuestra personalidad al servicio de una sexualidad sana y responsable: la inteligencia y la voluntad.

Un programa que ayude a los padres, como primeros y principales educadores de los hijos, a estar en guardia y preparados para enseñarles que el amor no es apetencia sexual, sino una elección libre y generosa por la que se procura el bien del otro.
No podemos caer en el error, como señala el novelista francés, Maxence van der Meersch, de enseñarles “los más diversos conocimientos. Les proporcionamos los maestros más eminentes. Pero en lo que se refiere a este instinto sagrado que nace en ellos y que gobernará su vida de hombres, de maridos y de padres, callamos vergonzosamente. Dejamos que se instruyan entre sí. Dejamos a un chiquillo de 14 años, más precozmente “informado” que nuestro hijo, el cuidado de ilustrarlo acerca del más grande de los misterios de la vida”.

Dicho esto, y bajo el amparo no solo en la legislación española, sino también por la jurisprudencia europea, los padres debemos exigir nuestras libertades y derechos avalados por:
- Art.27 de la Constitución Española donde “se reconoce la libertad de enseñanza” y se garantiza “el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones” en unas condiciones de igualdad real y efectiva.

- El art. 14 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea considera que “toda persona tiene derecho a la educación”. Este derecho incluye la facultad de recibir gratuitamente la enseñanza obligatoria. Se respetan, de acuerdo con las leyes nacionales que regulen su ejercicio, la libertad de creación de centros docentes dentro del respeto a los principios democráticos, así como el derecho de los padres a garantizar la educación y la enseñanza de sus hijos conforme a sus convicciones religiosas, filosóficas y pedagógicas”.

- art.16.3 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que nos exhorta a que “la familia es el elemento natural y fundamental de la sociedad y tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado”

-Art. 26 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos que dispone que “La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana y el fortalecimiento del respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales (…) los padres tendrán derecho preferente a escoger el tipo de educación que habrá de darse a sus hijos”.

- La Carta Europea de los Derechos del Niño considera que “la infancia de todo individuo y las particulares circunstancias de su entorno familiar y social determinan en gran medida su vida posterior de adulto”, hace hincapié “en el papel primordial de la familia y su estabilidad en el desarrollo armonioso y equilibrado del niño”. Y señala que “el padre y la madre tienen una responsabilidad conjunta en cuanto al desarrollo y educación”. (12)

Y en lo referente a la educación de la sexualidad añade: “El niño deberá ser protegido frente a las enfermedades sexuales. A tales efectos, se le deberá facilitar la información oportuna. Igualmente, deberá proporcionársele una educación en materia sexual y las atenciones médicas necesarias con inclusión de las medidas dirigidas al control de la natalidad, dentro del respeto de las convicciones filosóficas y religiosas.”
Una vez dicho esto es conveniente exponer algunos puntos fundamentales que avalaran nuestro buen hacer en esta tarea.

PRIMERO. La educación de la sexualidad es un derecho y una responsabilidad de los padres.
Un derecho y una responsabilidad que es prioritario, intransferible, innegociable, indelegable e insustituible. Por lo tanto, los padres tenemos la obligación de ejercer nuestro derecho y nuestra responsabilidad en la educación de la sexualidad, como nos recordaba el Dr. Marañón: “Son las manos infinitamente cuidadosas de los padres y no ningunas otras, por sabias que sean las que tienen la máxima eficacia para llevar a cabo la iniciación sexual”.

No solo debemos comprometernos al cien por cien, sino que debemos implicarnos en evitar, con todos los medios disponibles, el intervencionismo de terceros, entre ellos Gobierno y CCAA, en todo lo que se refiere a los principios ideológicos, religiosos, morales y éticos que consideremos esenciales para la salud física y espiritual de nuestros hijos.

Y para ello, como bien decía Rafael Pich, pionero de la Orientación Familiar, “en nuestra vida de familia el saber es importante, el saber hacer es indispensable y el querer hacer es determinante (…) Todo lo que se haga a favor de la familia será poco. La altísima y creciente densidad microbiana antifamilia requiere con urgencia que aumentemos las vacunas y vitaminas que ayuden a nuestras familias no sólo a defenderse sino a contrarrestar esta infección con seguridad y alegría, colmando la sociedad de familias fuertes, con personalidad propia.”.

Padres, ¡no claudiquéis en la educación de los hijos! De esto dependerá el futuro de la juventud, de la familia, y de la sociedad.

SEGUNDO. La familia es el ámbito natural y más apropiado para la formación sexual.

A pesar de que muchos padres se sientan confusos ante esta responsabilidad, no pueden dudar de su privilegiada capacidad de amar, conocer y comprender las necesidades en desarrollo armónico y equilibrado de los hijos en todas las materias, incluida, la dimensión humana de la sexualidad.

En efecto, la familia es “ámbito natural y más apropiado para el desarrollo de la personalidad, el espacio privilegiado donde, en un ambiente de amor y confianza, pueden plantearse sin traumas los interrogantes sobre la sexualidad”. De ahí que podamos señalar a la familia como el mejor lugar donde los vínculos, el ambiente y el tipo de convivencia, facilitan que de un modo natural se asimilen virtudes y valores importantísimos, así como la equilibrada formación de la personalidad y la forma más humana de entender la existencia.

Tanto es así, que Victoria Camps, Catedrática de Ética en la Universidad Autónoma de Barcelona, señala: “hablar de virtudes públicas (…) equivale a recordar que debe haber una moral mínima compartida por todos, a pesar del pluralismo de ideologías y de la relatividad de las creencias.

Los derechos humanos han sido proclamados como derechos universales, y la obligación de respetarlos y defenderlos nos concierne a todos. Hablar de virtudes públicas equivale a hablar de compromiso cívico o de civismo”.

De ahí que, “los primeros años en familia, y la manera en que el niño los interpreta, contribuyen a la formación de actitudes, valores y comportamientos que tienden a persistir en y durante la vida adulta. Es verdad que la familia no es la única fuerza modeladora en la vida de un niño: el colegio, los amigos y las instituciones de enseñanza superior (a lo que podríamos añadir las “normas y costumbres” que profanan el verdadero significado de la sexualidad y que son alentadas por los medios de comunicación como televisión, internet, videos, películas, libros y revistas), también influyen en las actitudes y valores. Pero nada tiene mayor impacto en un niño que su experiencia familiar, en particular el amor de sus padres y la disciplina, pero ésta sólo puede alcanzar su impacto máximo en la vida de un niño en el momento en que los padres se dan cuenta de este mismo hecho y hacen un uso adecuado de él.” (Mercedes Arzú de Wilson, Guía práctica de educación y sexualidad, Ed.Palabra, 1998)

Es cierto que durante años, nos han hecho creer que al no haber recibido la instrucción de una adecuada educación de la sexualidad, los padres no estábamos preparados para esta tarea, y que por tanto, era mejor dejarla en manos de “expertos de reconocida solvencia”. Unos “expertos” que reconocen abiertamente que este tipo de relaciones son naturales y necesarias para su desarrollo, o incluso que los jóvenes y adolescentes no deben controlar sus impulsos, y por tanto se les debe facilitar la información, el uso y el disfrute de sus “necesidades” para evitar consecuencias perjudiciales al desarrollo de la personalidad.

Más aún, los padres, no podemos ni debemos arrojarlos, muchas veces por comodidad, miedo e ignorancia, al pozo sin fondo de la irresponsabilidad sexual que fomenta prácticas sexuales precoces, la búsqueda de nuevas sensaciones, el consumismo enfermizo y habitual de sexo que les llevará a una disfunción sexual sin precedentes.

Advertirles que, desgraciadamente un día no muy lejano, este bombardeo de sensaciones contradictorias les llevará al “síndrome del aburrimiento” en el cual, la apatía, la indiferencia y el, desencanto serán los síntomas del consumo indiscriminado en la búsqueda de placer, es responsabilidad de los padres.
Si esto no ocurriera, si dejáramos a otros “actores” tomar el mando de la educación de la sexualidad de nuestros hijos, si permitiéramos una suplantación de la patria potestad reconocida en la Constitución, estaríamos violando no solo los derechos y deberes de los padres a educar y proteger a nuestros hijos, sino que les estaríamos haciendo un flaco favor, del que solo nosotros seríamos los únicos y principales responsables subsidiarios.

Padres, ¡no violemos nuestros derechos y responsabilidades!

Porque, y aunque parezca algo repetitivo volver a destacar este punto, los padres, movidos por el amor, el cariño y la comprensión por cada uno de nuestros hijos, somos los protagonistas principales, irreemplazables, necesarios y los más adecuados protagonistas en su educación.
Nadie conoce mejor a sus hijos que nosotros mismo. Y nadie, mejor que los padres, tienen el privilegio de crear una escuela de valores culturales, éticos, sociales, espirituales y religiosos, como es la familia, donde los niños, jóvenes y mayores aprendamos a vivir el amor y del amor que tanta falta hace en la sociedad actual. Y en donde se transmiten, se aprecian y se respetan, con una facilidad extraordinaria, los valores fundamentales de la existencia humana.
Una escuela donde el ambiente de confianza, sinceridad, y naturalidad, necesario para la educación de la sexualidad, se realiza de modo gradual, integral y coherente, de forma individualizada, progresiva y continua según las necesidades afectivas, emocionales y sociales de cada hijo en las distintas etapas en el desarrollo de su personalidad.

Porque solo los padres, o aquellos a quién, bajo nuestra atenta mirada, deleguemos parte de esa educación, sabe encarar la educación de la sexualidad “conforme a sus convicciones morales y religiosas, teniendo presentes las tradiciones culturales de la familia que favorecen el bien y la dignidad del hijo”. (Carta de los derechos de la familia, de 1983, del Pontificio Consejo para la Familia).

Ahora bien, sin olvidarnos de aquellas palabras de Séneca: “Lento es enseñar por medio de la teoría, breve y eficaz, por medio del ejemplo”. O como señala David Isaacs en su libro “La educación de las virtudes”: “Si nuestros criterios -lo más valioso que tenemos- son buenos y los vivimos congruentemente no hará falta “convencer” a los hijos. Se tratará, más bien de dejarse ver, exigir y orientar. ¡Que los niños vean que luchamos en conseguir las mismas metas que les exigimos a ellos, sencillamente porque es bueno para nosotros y para los demás! Los hijos necesitan tres cosas básicas para aprender: tener un MODELO, saber IMITAR y si se lo hacemos atractivo, tendrán GANAS DE REPETIR”.

TERCERO.familia necesita la colaboración del centro educativo.

De ahí la importancia de la libertad de los padres a la hora de elegir un centro educativo acorde a sus convicciones preferencias morales, religiosas, filosóficas y pedagógicas, como señala el art.14 de la Declaración de derechos fundamentales de la Unión Europea (7-XII-2000)
Porque, “los educadores están llamados a formar personas. Más allá de una simple información que ofrezca datos, ciertamente necesaria, sobre la sexualidad, ellos pueden articular un programa de formación que ofrezca valores y criterios sólidos de discerni¬miento para orientar el comportamiento hu¬mano responsable en este campo". (Sobre algunos aspectos referentes a la sexualidad y a su valoración Moral, Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe).

Con su quehacer profesional deben ayudar a los padres en la educación de sus hijos. Para ello, padres y profesores deben estar coordinados en el proyecto y finalidad de la tarea educativa.

Los padres ponen en manos de los profesores, del centro escolar, parte de su derecho educativo. De ellos depende motivar, guiar el comportamiento del alumno, y completar la labor de los padres.

Para ello, y en la tarea de la educación de la sexualidad concretamente, los profesores deberán crear un clima de confianza, delicadeza y respeto que les permita dialogar con el alumno, y en el que se facilite que el alumno pida consejos ante las dudas que pueda tener a la hora de desarrollar un criterio y un comportamiento de la sexualidad recto y positivo.

Ahora bien, para la consecución de este objetivo, y dada su complejidad, es necesario un profesional competente, que goce de una total confianza de los padres para impartir esta materia, y que les estimule a vivir una serie de valores imprescindibles a la hora de desarrollar de una manera armónica todas sus capacidades, en especial, la entrega y generosidad que late en los corazones de nuestros adolescentes y jóvenes. Puesto que, “la formación y el desarrollo de una personalidad armónica exigen una atmósfera serena, fruto de comprensión, confianza recíproca y colaboración entre los responsables. Esto se logra con el mutuo respeto a la competencia específica de los diversos operadores de la educación, a las respectivas responsabilidades y a la elección de los medios diferenciados a disposición de cada uno”. (Orientaciones educativas sobre el amor humano. Sagrada Congregación para la educación católica)

CUARTO. El estado no puede inmiscuirse en la educación de la sexualidad.

La dejación del derecho y la responsabilidad de los padres, por ignorancia, comodidad, y muchas veces por ingenuidad, deja la puerta abierta a una, llamémosle invasión prepotente del Estado en la tarea educativa de nuestros hijos. Una invasión que, como hemos visto en casos recientes, pretenden secuestrar la conciencia y las actitudes de nuestros hijos, cuestionando la educación que los padres quieren para sus hijos, con un único objetivo: introducir una nueva “Moral de estado”, institucional y obligatoria para las próximas generaciones de jóvenes españoles, con la que poder manipular las mentes de nuestros hijos e imponer su doctrina.

Un aspecto fundamental de este hecho es el abuso de autoridad de la Administración pública y sus instituciones que se promueve con la implantación de una concepción del hombre y de su dimensión humana de la sexualidad, en gran parte contrarias a sus convicciones morales, religiosas, y afectivas; a través de la difusión, por ejemplo, de guías, folletos, y páginas web.

Después de todo, no solo perjudican seriamente el desarrollo físico, mental y moral de los menores, sino que vulneran claramente el derecho fundamental de los padres en la educación de sus hijos y las normas de protección de la moralidad de los niños y jóvenes establecidas en la Constitución española. (Ver Constitución Española números 1 0, 16, 20, 4; 27, 2-3; 39, 4.)
Es deber del Estado tutelar a los ciudadanos contra sus propias injerencias y usurpaciones de nuestros derechos y deberes como padres responsables de la educación de nuestros hijos.

Más aún, es obligación del Estado apoyar a los padres a recuperar, mediante la educación y el ejemplo, los auténticos valores éticos y morales que ensalcen la Dignidad de la persona humana. Esto supone una labor urgente de la que, los padres, como primeros y principales educadores de sus hijos, no podemos evadirnos. Es más, es nuestra responsabilidad, encontrar soluciones lo más inmediatas posibles para solucionar este problema.

Pautas que nos pueden ayudar en la educación afectiva y sexual

Muchas veces, y a pesar de asumir de buen grado la responsabilidad de preparar a nuestros hijos para ser capaces de amar y de ser amados, somos conscientes de que no estamos suficientemente preparados para afrontar esta tarea. ¿Qué podemos hacer? ¿Cómo hablar con nuestros hijos del arte de un amor auténtico? ¿Cuándo es el momento oportuno para resolver sus inquietudes? ¿En qué objetivos vamos a centrar nuestras propuestas educativas para promover lo que realmente es eficaz: la espera, el respeto del otro, la madurez, el amor verdadero,….? ¿Cómo ayudarles a prevenir todas “aquellas situaciones que puedan perjudicar su desarrollo personal”?

Al fin y al cabo, en el tema de la educación de la sexualidad, como sucede cuando se aprende a leer, escribir, o incluso comer, se necesita un cierto entrenamiento gradual e integral. Si no educamos nuestras emociones y sentimientos, nuestros deseos y apetencias. Si no educamos nuestra capacidad de amar, nuestro carácter, nuestras miradas o gestos, en una relación de libertad, respeto, autodominio y entrega, estaremos reduciendo nuestro cuerpo y el de los demás, la grandeza de la sexualidad, y nuestra capacidad de amar, a un mero trámite en el que los instintos gobiernan nuestro corazón, en lugar de ser al contrario. E incluso, confundiremos conceptos tan necesarios en el tema que nos ocupa como son la atracción, el enamoramiento y el amor.
Más concretamente, una educación que ponga las bases del amor humano y verdadero desde el momento que surge la primera chispa hormonal entre dos personas, dos cuerpos, que se encuentran y se atraen (“Qué pivón!”), pasando por el sentimiento profundo de satisfacción de estar con el otro("Qué bien me siento contigo"),hasta llegar al verdadero amor que apunta a descubrir la totalidad del otro y buscar su bienestar, su felicidad y la posibilidad de formar entre ambos un vínculo, una relación muy profunda(“Siempre te volvería a escoger a ti, y sólo a ti”).

Porque al amor verdadero (Felicidad) se llega desde la atracción (Placer) y el enamoramiento (Encanto). Aunque es el amor el que da sentido a la atracción y el enamoramiento. Y saber enamorarse muchas veces de la misma persona, sentirse atraída por ella, garantiza el éxito de esta aventura, que requiere de nuestra inteligencia, voluntad y libertad.
Pero, si como dicen los expertos, “el placer es buscado como satisfacción de las necesidades del individuo, el acto sexual pierde su valor esencialmente humano".

Pretender llegar a la felicidad partiendo del placer sexual o de las sensaciones es un engaño, una de las primeras trampas con las que nos encontrarás al confundir la pasión con el amor. Creer que amamos cuando sólo deseamos nos lleva a primar el simple placer físico, momentáneo y fugitivo, que deja un poso de insatisfacción. Porque la satisfacción sexual es en realidad sólo una parte, y quizá la más pequeña, de la alegría de la entrega sexual en cuerpo y alma propia de la entrega total del amor verdadero.

Entonces, ¿qué podemos hacer?

A la vista de este panorama, la mejor y única solución se encuentra en volver a recuperar los auténticos valores morales que ensalcen la Dignidad de la persona, con mayúscula.

Esto supone una labor urgente de la que, por lo menos los padres, no podemos evadirnos. Es más, es nuestra responsabilidad, encontrar soluciones lo más inmediatas posibles para solucionar este tema. Lo que nos debería llevar a preguntarnos:
¿Cómo reclamar a padres, profesores, instituciones públicas y privadas, medios de comunicación, etc., una educación en valores que ayude a redescubrir el único camino que nos llevará a la felicidad personal y comunitaria?

¿Qué debemos hacer cada uno de nosotros para formar y orientar las capacidades intelectuales y morales de niños, adolescentes, jóvenes y adultos en “todo cuanto hay de verdadero, de noble, de justo, de puro, de amable, de honorable, todo cuanto sea virtud y cosa digna de elogio” (Flp 4, 8)?

¿Tan difícil resulta hacer entender que el amor y los valores, vividos en el ambiente de familia, en la educación, en el trabajo bien hecho y en el descanso, en la cultura y en las relaciones sociales; a pesar de jugar muchas veces al escondite, es el mejor antídoto para el suicidio moral de nuestro tiempo?

¿No será que nos dejamos arrastrar por el pesimismo y la indiferencia, y no ponemos en marcha nuestra capacidad de cautivar a los que nos rodean con mensajes atractivos y fáciles de entender, llenos de optimismo, amor y esperanza?
No es tarea fácil y lo sabemos. Pero, “si la escalera no está apoyada en la pared correcta, cada peldaño que subimos es un paso más hacia un lugar equivocado”, como dijo Stephen Covey.

Algunas sugerencias para hablar de sexo con nuestros hijos y educarles para ser capaces de amar y ser amado.

-Como hemos señalado anteriormente la educación de la sexualidad ha de ser clara, verdadera y completa; gradual y equilibrada.

-Sea honesto, claro y veraz en sus conversaciones y actitudes. De esta manera sus hijos no solo le respetaran como autoridad a seguir, sino que confiaran en su consejo y conseguiremos ser una influencia positiva en las decisiones que tome nuestro hijo sobre sexo, valores y relaciones sanas.

Para “iniciar a los hijos en el misterio del origen de la vida y del amor entre hombre y mujer, de manera progresiva y desde muy pequeños, en la justa medida —muy escasa o casi nula en los comienzos— en que demuestren interés por el tema. Vale más adelantarse que llegar tarde (sin olvidar que hoy estas cuestiones «están a su alcance» —televisión, revistas, Internet, amigos...— mucho antes de lo que creemos). Así les estamos demostrando que no se trata de una cuestión tabú, y que pueden acudir a nosotros para consultar sus legítimas dudas… o contarnos sus fracasos (como consecuencia, jamás deberíamos mostrar asombro o indignación cuando nos hagan partícipes de sus derrotas).”Tomás Melendo

-No dar mensajes contradictorios para no crear confusión y dificultades en una visión correcta de las relaciones humanas, familiares y sociales

-promover una cultura de la vida y del amor basada en la familia y en unos valores éticos y morales, que son la razón de ser de la dignidad y el respeto del ser humano.
-promover el respeto al derecho a la vida y a la integridad moral y física

- Para ello, los padres debemos buscar tiempo para la educación y el cuidado de nuestros niños, para que se sientan amados y aceptados en la familia. Se necesitan horas de roce, para conocer y madurar con serenidad sobre las necesidades físicas y espirituales de cada uno de los miembros de la familia, para tomar decisiones y llevar la iniciativa ante sus inquietudes, para actuar con eficacia, cariño, dedicación y firmeza en la educación de nuestros hijos. Lo que los padres no hagamos por ellos, nada ni nadie lo hará. No basta con traer al mundo a los hijos. Es necesario proveerles de todo lo que necesitan para su desarrollo integral como personas.

Para ello, necesitamos no solo estar con ellos, sino disponibles las 24 horas del día, ya sea después de la escuela, durante las comidas o los ratos de ocio, para charlar, divertirnos, compartir alegrías y penas, cuidarlos y que me cuiden, ayudarnos, comprendernos…en definitiva: para dar y darse.

Como dice el Doctor Tomás Melendo, para una sana educación es imprescindible “encontrar las ocasiones para jugar y conversar con los hijos, para interesarse realmente por sus cosas, que nunca son para ellos poco importantes, aun cuando a veces esto signifique renunciar a la propia tranquilidad o sacrificar un poco del tiempo que podría dedicarse a la profesión o al descanso”.

-Crear un ambiente familiar que favorezca la convivencia, el buen gusto, el trabajo y la educación de las virtudes. Para ello vamos a necesitar unas reglas imprescindibles- sin llegar a “quemarnos”- y que se cumplan siempre (horario fijo de comidas, cenas, hora de levantarse y acostarse,…), un orden material que favorezca el equilibrio y nos aporte serenidad (cada cosa en su sitio y un sitio para cada cosa) y un ambiente de colaboración que favorezca la responsabilidad de saber que la casa es de todos y a todos, si excepciones de edad, les corresponde su encargo. Para ello, muchas veces tendremos que ejercer la autoridad, que no es autoritarismo.

-Aprovechar las comidas en familia para fortalecer los lazos familiares. Es un buen momento para conversar y conocer en profundidad a los hijos.

-“Para que los adolescentes puedan tomar decisiones sanas necesitan:

- Participar en las actividades de la familia y compartir las responsabilidades familiares;

- Involucrarse en las actividades de la escuela y de su comunidad;

- Tener metas y un plan que les ayude a lograrlas;

- Saber y sentir que son personas importantes para sus padres y para otros adultos en su vida;
- Sentir que su madre o padre, abuelos, maestros y otros adultos que los rodean apoyan sus buenas decisiones;

- Saber la verdad sobre el sexo, el embarazo en la adolescencia, lo que significa ser padre o madre adolescente, y estar informado sobre las enfermedades de transmisión sexual, las drogas y el alcohol;

- Saber por qué y cómo decir “No”.(Extraído de ¡Padres Hablen Ya!, U.S. DEPARTMENT OF HEALTH &HUMAN SERVICES)

- Hablarles de libertad-compromiso-felicidad-reciprocidad del amor (relación de ida y vuelta).

-Importancia del ejemplo de los padres: Fortaleza, audacia, ejemplo, unidad de vida, hacer atractivo el amor.

-Ayudarle a asumir nuevos desafíos, desde los que le presenta su "nuevo cuerpo" hasta los que pone sus estados de ánimo y la sociedad.

-Hacerles crecer en responsabilidad y autoestima

- Fomentar las actividades deportivas

- Fomentar los valores de solidaridad que les obligue a salir de sí y a compartir.” Encontrar ambientes sanos y positivos en los que nuestros hijos puedan convivir y apreciar a otros jóvenes alegres, sanos, centrados, generosos, que estudian y trabajan por ellos mismos y por el bien de los demás, y que luchan de modo positivo por la definición de un rol, de una identidad productiva y solidaria”.

- Educar el maravilloso valor de la amistad: Abrir las puertas de tu casa a los amigos de tus hijos para estudiar, jugar, hacer fiestas,….Hacer hincapié en las relaciones desinteresadas: No vales por lo que tienes sino por lo que eres.

-Incidir en la importancia de la intimidad y el pudor. Hacerles comprender que hay que evitar extravagancias, vulgaridades y exhibiciones de la intimidad que puedan molestar a los demás.

-Volver a poner de moda los buenos modales, la intimidad, y el respeto por uno mismo, es una manifestación externa de manera de ser digna y virtuosa. Dar las gracias, ir bien vestido, respetar el turno para hablar, apagar el móvil, guardar la intimidad en el vestir,…son reflejo de que verdaderamente los demás te importan.

- Saber escuchar, saber dialogar. Poner los medios para que sus hijos adolescentes cuenten con ustedes y no con cualquier persona

-Desmitificar el sexo: Peligros de los grupos de presión pro-sexo. Las mentiras del “sexo seguro”.

-Informar adecuadamente de las enfermedades de transmisión sexual

-Enseñarles a cómo y por qué decir que no. Favorece el respeto de uno mismo y el autocontrol.

-Enseñar que para amar hay que conocerse y tratarse.

- Hacerles comprender la verdad y el significado de la sexualidad: Hombre y mujer son diferentes y complementarios, el nacimiento de los hijos es un regalo lleno de responsabilidad,…..

-Explicarles la diferencia entre amor y emoción, las relaciones sexuales, la anticoncepción, la teoría de género,…..

- Prevenir los contenidos televisivos enseñándoles a ver una televisión de calidad y fomentando el espíritu crítico ante la programación. Intentar el uso moderado de la TV.

- Deberemos educar en el buen uso de las NNTT, no solo “para estar en contacto, para hacer nuevos amigos, para buscar información, bajarse y escuchar música y en general, para desarrollar su propia cultura”, sino para mejorar las relaciones personales, familiares y sociales.

Y para ello, tenemos la obligación de conocerlas y saber manejarlas. Como dicen por la red, “el problema no es la máquina sino el hombre que la usa”. Todo depende del tiempo que se dedique y la capacidad crítica que se ejerza a la hora de saber situarlas en su justo lugar.

- Respetar su libertad: Debemos encontrar el equilibrio adecuado entre libertad y disciplina. , estando siempre atentos a ayudarle a corregir ideas y decisiones equivocadas. En cambio, lo que nunca debemos hacer es secundarlo en sus errores, fingir que no los vemos o, peor aún, que los compartimos como si fueran las nuevas fronteras del progreso humano”.

-Enseñarles el maravilloso valor de la amistad. Tener las puertas de tu casa SIEMPRE abiertas a los amigos de tus hijos. Aunque muchas veces es “heroico” nos ayuda a conocerlos, a escucharlos, a “verlos. Nos da oportunidad de hablar de lo humano y de lo divino.

-Saber tomarse la vida con buen humor, no asustarse nunca ante los comentarios y preguntas de nuestros hijos. Saber mantener a cierta distancia los problemas que se nos presentan, máxime cuando estos sean de gran calado, nos da la posibilidad de que no nos atrape en sus redes la tristeza, la desesperación, el miedo, e incluso, la depresión.

-Pide consejo y ayuda a alguna persona con criterio.

-Existen cursos de orientación para padres y escuelas de familia , además de paginas de orientación familiar y educación sexual ,que nos pueden ayudar en este maravilloso reto de “enseñarles el amor. El amor no es cosa que se aprenda, ¡y sin embargo no hay nada que sea más necesario enseñar!”.

Nota: En caso de dudas consulte una buena bibliografía.

Comentarios al autor: rfalaguera@gmail.com





Compartir en Google+




Consultorios
Maria Isabel Álvarez Gaitán
Asesorías familiares, cursos prematrimoniales
Ma. Luisa Gabriela Deras Malacara
Consultoría y ayuda personal y familiar
Francisco Mario Morales
Problemas con hijos incrédulos. Educación sexual en familia.
Salvador Casadevall
Espiritualidad conyugal, etapas del matrimonio, perdón, solidaridad y educación de los hijos
Javier Mandingorra Gimenez
Orientador Familiar
Estanislao Martín Rincón
Educadores católicos – Orientación Familiar – Apologética
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
Francisco Mario Morales
Problemas con hijos incrédulos. Educación sexual en familia.
Marta Grego
Consultora Familiar. Aborto, post aborto, adicciones
Rosa María Villegas-Smith
Acompañamiento a mujeres con embarazos no deseados
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |