Menu



10 Cosas sobre el dinero y las finanzas que me hubiera gustado oír de mi padre
¿Por qué algunos padres no quieren hablar con sus hijos del valor del dinero y de las ventajas de conocer las finanzas?


Por: Francisco Gras | Fuente: http://blog.micumbre.com/



¿Por qué algunos padres no quieren hablar con sus hijos del valor del dinero y de las ventajas de conocer las finanzas? ¿Por qué tienen que aprender estas cosas por la calle, cuando hay otros padres que si lo hablan con sus hijos? ¿Por qué crear, conscientemente, esa desventaja a los hijos, cuando el dinero está omnipresente en casi todas nuestras actuaciones?

Hay un sinnúmero de empresas enfocadas expresamente, a sacar de cualquier forma, el dinero que tienen los niños, en cada una de sus edades. En la televisión abunda la incitación al consumo, dirigida a los más pequeños, que tienen que soportar la enorme presión, para iniciarlos en el gasto y en el consumismo irracional. Para cuando lleguen a aprender en la escuela, lo que es el dinero, ya deberían tener unas bases elementales de lo que es, cómo se consigue, para qué sirve, etc. El dinero, como muchas de las cosas, es un elemento demasiado importante en la vida de todos los que se están formando, incluso de los que nos creemos ya formados, como para que los niños, no tengan una base sólida que les ayude a comprender, la mayoría de sus entresijos.

Es una tarea muy importante para los padres, explicar a los niños que “No es más rico el que más dinero tiene, si no el que menos lo necesita” y que “El dinero no trae la felicidad”. El dinero es una herramienta que nos facilita el intercambio de bienes y servicio. Muchas veces es la herramienta que premia o castiga nuestro comportamiento.

El valor del dinero explicado a los niños.

1.A los hijos hay que darle sólidas bases financieras, para que pueda desenvolverse en ese campo tan necesario, porque también será una ventaja competitiva sobre los demás. Deben tener sabiduría financiera, para que comprendan hoy y utilicen el día de mañana, los mecanismos de las finanzas, el dinero y las inversiones.

2.El primer contacto de los niños con el dinero, son los obsequios que reciben de sus padres o de sus parientes mayores. Normalmente desconocen su valor, no saben que hacer con él y solamente les sirve para jugar. Termina guardado en un cajón, con otros papeles o en una hucha. Todavía no han aprendido los números y por lo tanto a contar. Suelen saber que esos billetes o monedas que les dan sus padres en la Iglesia, para irlos educando, se entregan en el cesto de la colecta y en el mejor de los casos, saben que es para los “pobres” o para ayudar a la Iglesia, aunque sean concepto que todavía no han desarrollado.

3.A partir de los siete u ocho años, los niños deben empezar a conocer lo que es el dinero y para lo que sirve. Qué son las finanzas, las inversiones y sus términos más comunes. Que es el ahorro, sus ventajas y cómo se lo deben ir fomentando. A esas edades ya aprenden en la escuela a sumar y a restar, de manera que se hallan en condiciones de manejar dinero, aunque desconozcan los conceptos de caro y barato.

4.Fomentar el concepto del ahorro en la hucha, alcancía o cerdito de barro, no debe ser un objetivo en vías de extinción. Es la primera herramienta de enseñanza, para que los niños empiecen a conocer el valor del dinero y el significado que tiene la palabra ahorro. Educar a los niños sobre el valor y el uso del dinero, puede traducirse en adultos mejor cualificados, para gestionar y rentabilizar sus finanzas. Los niños tienen que comprender que no es fácil ganar dinero, que es muy bueno el ahorrarlo y que cuando se acaba, hay que trabajar muy fuerte para conseguir más.

5.Hacerles ver con ejemplos claros, la de cosas que se puede hacer con el dinero ahorrado, en función de lo que puedan entender, en cada una de las edades. Cuando son pequeños, no se les puede hablar del interés compuesto, pero si de la acumulación, para conseguir objetivos, que de otra manera no podrían alcanzar. Una de las estrategias que da buenos resultados, consiste en hacer con los hijos una relación de todas sus necesidades y del dinero que conlleva cada una de ellas. De esta forma conocen sus gastos totales y caen en la cuenta del valor de las cosas, pues, muchas veces, no tienen conciencia de ello. A partir de esa información, se concretarán qué gastos atienden los chicos con su paga y cuáles siguen asumiendo los padres, procurando que las decisiones estén consensuadas por las dos partes.

6.La paga semanal, que en cada país se llama de una forma diferente, es la cantidad fija en su cuantía y periódica en su pago, que les dan los padres, abuelos, tíos u otros familiares, para que los niños empiecen a cubrir sus propios gastos o caprichos. La paga no es una obligación de los padres, la paga no se merece, pues no es un derecho de los hijos, es una entrega voluntaria de los padres y que suele marcar el inicio de una cierta independencia financiera. Nunca se debe convertir a los padres en los cajeros automáticos de los hijos, para que los usen cuando quieran obtener dinero. En cada país y en cada familia, según las costumbres y las posibilidades, el concepto y la cantidad de la paga varia ostensiblemente. Los padres deben hablar con otros familiares y amigos, para saber cual es el nivel adecuado de la paga, en función de las edades y de la situación económica familiar. No siempre los mas ricos dan mas paga. Muchas veces, quieren a través de la paga, fomentar los valores y las virtudes de los hijos y esa es una de las mejores herramientas.

7.Los niños aunque reciban la paga desde temprana edad, no empiezan a tener el concepto del gasto hasta los trece años aproximadamente y suele ser una de las primeras herramientas pedagógicas. No debe estar relacionada con los meritos realizados, como el buen comportamiento o por haber hecho tareas que entran de las obligaciones en una familia normal, como son el sacar la basura, poner la mesa, hacer la cama, tener la habitación arreglada, etc. Mas bien la herramienta pedagógica debe ser aplicada en su eliminación o disminución, como castigo en caso de que no hayan cumplido las normas elementales de comportamiento o convivencia. Puede ser una forma de aprendizaje a convivir dentro de una familia.

8.Dependiendo del volumen de la paga semanal recibida, puede ser el momento de que el niño se inicie en la forma de abrir una cuenta en el banco o que la vaya depositando en algún instrumento financiero, que le sirva para ir ahorrando para su estudios futuros o para ayudarse en compras de cosas importantes, como equipos de música, el primer automóvil, etc. En muchos países, dos de cada tres menores de 14 años, son titulares de algún producto bancario como: Tarjeta de Crédito, cuenta de ahorro, cuenta para pago adelantado de estudios, compra de acciones, etc. Con unos dólares mensuales ahorrados, se puede formar la mentalidad de los banqueros del futuro. Se puede iniciar a los niños, a que en el futuro, sean aprendices de brujos de las finanzas, pues la paga semanal puede ser un mecanismo perfecto, para que los niños aprendan y planifiquen su dinero. De su disciplina en los gastos dependerá su crédito futuro, para el bien o para el mal. Los padres deben explicar muy bien a sus hijos sus ventajas e inconvenientes, así como deberán estar muy pendientes, de la forma con la que utilizan dichas tarjetas de crédito.

9.En la paga, no debe estar incluido el concepto de los gastos, que les corresponden realizar a los padres, como son la compra de las ropas, útiles escolares, alimentación esencial, etc. Es aconsejable que los niños colaboren con su paga (en todo o en parte), en la compra de aquello que no se considere necesario o imprescindible. La paga debe servir para ir ejercitando la voluntad, en lo relacionado con el valor de las cosas, el consumo y el ahorro.

10.Aunque gastar la paga sea un acto de libre disposición por los niños, los padres deben estar muy vigilantes, para saber en todo momento, cuales son las tendencias que están desarrollando, por ejemplo si gastan en alimentos perjudiciales, si es en caprichos de ropa que no necesitan, música o lectura inadecuada, excesivas tarjetas de teléfono, etc.

Conozco a unos padres que cuando sus hijos iban cumpliendo 18 años y entraban en la universidad, les iba suspendiendo la paga semanal y les daban a cada uno de éllos una Tarjeta de Crédito, para que gastaran lo que necesitaran. Las condiciones eran muy simples: Todos los meses se revisan conjuntamente las cuentas, si había abusos o derroches, se cancelaba la Tarjeta de Crédito.

Los gastos quedaban al buen criterio de la justificación de los hijos. Debido a la buena educación recibida, relacionada entre otras cosas con el valor del dinero, las finanzas y la austeridad, no hubo ni un sólo problema. Mantuvieron la Tarjeta de Crédito de los padres, hasta que se independizaron económicamente, después de terminar en la universidad.

Si tiene algún comentario escriba a francisco@micumbre.com

Reportar anuncio inapropiado |



Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre
 Email (no será publicado)

 País


Comentario



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Salvador Casadevall
Espiritualidad conyugal, etapas del matrimonio, perdón, solidaridad y educación de los hijos
Ma. Luisa Gabriela Deras Malacara
Consultoría y ayuda personal y familiar
Francisco Mario Morales
Problemas con hijos incrédulos. Educación sexual en familia.
Maria Isabel Álvarez Gaitán
Asesorías familiares, cursos prematrimoniales
Javier Mandingorra Gimenez
Orientador Familiar
Estanislao Martín Rincón
Educadores católicos – Orientación Familiar – Apologética
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
Francisco Mario Morales
Problemas con hijos incrédulos. Educación sexual en familia.
Marta Grego
Consultora Familiar. Aborto, post aborto, adicciones
Rosa María Villegas-Smith
Acompañamiento a mujeres con embarazos no deseados
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |