Menu


David de Tesalónica, Santo
Eremita, 26 de junio


Por: P. Felipe Santos | Fuente: Catholic.net



Eremita

Martirologio Romano: En Tesalónica, de Macedonia, san David, eremita, que pasó casi ochenta años recluido en una pequeña celda, fuera de los muros de la ciudad ( c.540).

Etimológicamente: David = “amigo, tierno”. Viene de la lengua hebrea.

Breve Biografía


Este personaje vino al mundo en Mesopotamia en el 450 y murió en Salónica, Grecia, en el 540.

Su discípulo Paladio cuenta que se encontraba muy contento porque hubiese vivido en su ciudad un santo de la categoría del asceta y santo David.

Eran tan evidentes sus virtudes, sus cualidades y sus dones humanos y religiosos que tuvo el valor de pasar setenta años en la ermita.

Los soldados hacían la guardia durante el día y la noche en esta preciosa ciudad fortificada.
Una noche, mientras hacían la ronda, vieron que desde la ermita de san David salía fuego.
Pensaron que la había incendiado algunos Bárbaros.

Pero a la mañana siguiente fueron y se encontraron con la ermita sana y salva y lo mismo estaba David.

El mismo fenómeno se produjo la noche siguiente. Su discípulo cuenta que él vio este fenómeno más veces. Y pensaba: Si Dios hace tanto por sus amigos aquí, ¿qué no hará en la vida eterna? Esto fue lo que me llevó a mí también a abrazar el estado de la vida religiosa.

David, no sólo fue capaz de ser austero consigo mismo, sino que también inculcaba esta virtud a tantos y a tantas que fueron orientadas espiritualmente por él.

Al día siguiente de su muerte, la iglesia griega lo colocó en los altares. Fue Baronio – diez siglos más tarde – quien lo introdujo en el martirologio de la Iglesia latina.

¡Felicidades a quien lleve este nombre!

Comentarios al P. Felipe Santos: fsantossdb@hotmail.com

 







Compartir en Google+




Consultorios
Reportar anuncio inapropiado |