Menu


Milón Gerard, Beato
Milón Gerard, Beato

Presbíteros y Mártires, 13 de abril


Por: . | Fuente: Enciclopedia Católica



Presbítero y Mártir

Martirologio Romano: En Rochester, en Inglaterra, beatos Francisco Dickenson y Milón Gerard, presbíteros y mártires que, tras haberse formado en el Colegio de los Ingleses de Reims, regresaron a su patria para ejercer clandestinamente el ministerio sacerdotal, a causa de lo cual, durante el reinado de Isabel 1, ambos fueron condenados a la horca y después descuartizados. († 1590)

Fecha de beatificación: 15 de diciembre de 1929 por el Papa Pío XI, dentro de un grupo de 107 mártires de Inglaterra y Gales.
Mártir, nació hacia el año 1550 en Wigan, y fue ejecutado en Rochester 13 (30?) de abril de 1590.

Tal vez era uno de los miembros de la familia Gerard de Ince; hacia el año 1576 fue tutor de los hijos de Edward Tyldesley, en Morleys, Lancashire. En 1579 fue a los seminarios de Douai y Reims, donde fue ordenado sacerdote el 7 de abril de 1583, y luego se quedó como profesor hasta el 31 de agosto de 1589, cuando partió para Inglaterra con cinco compañeros.

En Dunkerque los marineros se negaron a tomar más de dos pasajeros, de modo que los misioneros tuvieron que elegir, y Gerard y Francisco Dickenson, el de mayor edad (según parece) y el más joven, fueron los ganadores.

Aunque su destino era Londres, su curso fue cambiado y fueron llevados al puerto de Dover, donde el 24 de noviembre fueron interrogados y arrestados bajo sospecha. Un boletín contemporáneo dice que ellos trataron -sin suerte- de escapar y que así cayeron en manos de los perseguidores, pero esta historia no es compatible con los archivos oficiales. Estos muestran que los presos dieron en un inicio nombres falsos y respuestas ambiguas, pero pronto decidieron que lo mejor era confesar todo. Después de muchas torturas en la peor de las prisiones de Londres manejada por el infame Ricardo Topcliffe, fueron condenados como traidores y "enviados a Rochester, donde fueron ahorcados y descuartizados y dieron un espléndido testimonio de fe católica", según el relato del Padre John Curry, SJ, quien escribió sobre lo acontecido poco después.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |