Menu


Juana de la Cruz (Delanoue), Santa
Juana de la Cruz (Delanoue), Santa

Fundadora, 17 de agosto






Fundadora del Instituto
de Hermanas de Santa Ana de la Divina Providencia

Martirologio Romano: En Saumur, cerca de Angers, en Francia, santa Juana Delanoue, virgen, que, apoyada totalmente en la ayuda de la divina Providencia, acogió primeramente en su casa a huérfanas, ancianas y mujeres enfermas y de mala vida. Posteriormente, puso con sus compañeras los cimientos del Instituto de Hermanas de Santa Ana de la Divina Providencia (1763).
Juana Delanoue nació el 18 de junio de 1666 en Saumur, Anjou (Francia), fue la más pequeña de los doce hermanos. Su padre vendía paños, su madre era propietaria y atendía una tienda de artículos religiosos. Su madre murió en 1691, y Juana se hizo cargo de la empresa. Inteligente y con gran capacidad de trabajo, hizo de la pequeña empresa todo un suceso.

Pero he aquí que, a la edad de veintisiete años, durante la temporada de Pentecostés en 1698, Juana tuvo dos experiencias místicas. La primera fue una visión, la segunda fueron una serie de comentarios piadosos que le hiciera Francesca Souchet, una anciana que peregrinaba fielmente al santuario de Notre-Dame-des-Ardilliers, muy próximo al negocio de Juana. La anciana la invitó a consagrarse a los numerosos pobres. Los dos eventos cambió la forma de mirar la vida de Juana, cerrando los ojos hacia el mundo burgués y seguro y tornándolos hacia un nivel más espiritual.

Ella cierra su tienda, se aleja de la comodidad y del éxito mundano, y empieza a servir a los pobres, enfermos y desamparados. Usando fondos recaudados gracias al apoyo de generosos benefactores que había conocido en su negocio, ella fundó y equipó tres orfanatos. Su energía y entrega atrago seguidoras, y en 1704 con un pequeño grupo fundó el Instituto de Hermanas de Santa Ana de la Divina Providencia de Saumur; Juana se convirtió en Juana de la Cruz. Ganó notoriedad por su capacidad intercesora para obtener curaciones milagrosas, mientras ellas y sus compañeras fundaban orfanatos y hospicios por toda Francia.

Murió, por causas naturales, el 17 de agosto de 1736, fue beatificada por el Papa Pío XII el 8 de noviembre de 1947 y canonizada el 31 de octubre de 1982 por S.S. Juan Pablo II, quien en esa oportunidad expresó: “Estas dos Santas (Margarita Bourgeoys y Juana Delanoue) brillan hoy ante nuestros ojos y nos proponen concretamente el ideal de del Evangelio, para que también nosotros lo sigamos en nuestra vida”.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |