Menu

Hipólito (Ippolito) Galantini, Beato
Laico fundador, 20 de marzo


Por: . | Fuente: ACI Prensa



Fundador de la Congregación
de la Doctrina Cristiana de Florencia.

Martirologio Romano: En Florencia, en la Toscana, beato Hipólito Galantini, fundador de la Cofradía de la Doctrina Cristiana, que realizó una egregia labor en la instrucción catequética de los niños y de la gente sencilla ( 1619).

Etimológicamente: Hipólito = Aquel que doma caballos, es de origen griego.

Breve Biografía

Nació en Florencia, de obscuro parentezco, el 12 de octubre de 1565; murió el 20 de marzo de 1619.

Cuando era niño, una milagrosa cura hizo que sus pensamientos se enfocaran hacia el servicio de Dios y se hizo devoto de las enseñanzas de la verdad de la religión cristiana en la iglesia jesuita de Florencia. Tenía solamente 12 años cuando llamó la atención del Arzobispo Alejandro de Medici (después sería León XI), quien le dio la iglesia de Santa Lucía en Prato, a fin de que realizara allí su trabajo.

Distribuyó su tiempo entre su comercio de seda tejida y la instrucción religiosa de niños y adultos pobres. A los 16 años sintió el impulso de fundar una sociedad para este propósito. Llegó a vencer la oposición que generó su solicitud por los pobres, por medio de su maravillosa paciencia. La ayuda de generosos benefactores hicieron posible la construcción de un oratorio, al cual Clemente VIII dedicó en honor de San Francisco en 1602, y en cual se continuó el trabajo iniciado en Santa Lucía.

La fundación fue llamada la Congregación de la Doctrina Cristiana bajo la invocación de San Francisco y Santa Lucía. Se dividió en quince clases, de conformidad con la edad y el conocimiento religioso de los alumnos. Cada clase estaba gobernada por normas especiales y asistía en la instrucción de las clases inferiores. Los miembros de la primera clase fueron admitidos en la congregación, después de una buena confesión.

Ippolito fue infatigable en su trabajo, reuniendo recursos de los ricos florentinos, los que distribuía entre los pobres, fundando y reorganizando las ramas de su congregación, la cual se extendió en Volterra, Lucca, Pistoia, Modena, etc. Él introdujo la práctica de la adoración nocturna a fin de atraer personas del teatro y de las diversiones pecaminosas.

En Florencia, los miembros de su congregación, en función de modestia, fueron llamados Van Cheteni. Ippolito fue víctima de una persecución violenta, envidia y malicia, habiendo sido acusado de compartir los errores de Lutero, de introducir nuevas normas y reformas. Uno de sus hijos espirituales lo acusó ante el Papa y el Gran Duque de Cosimo, de severidad excesiva, pero los cargos no se sostuvieron, y la congregación de Ippolito fue declarada para la Gloria de Dios y el bienestar público.

Poco antes de la muerte del santo, el gran duque fundó una seccional permanente de la orden. Ippolito hizo un peregrinaje a Loreto, a fin de colocar su fundación bajo la protección de la Santísima Virgen. Los estatutos de la Congregación fueron aprobados por la Congregación de Obispos y Reguladores, y confirmados por León XII, en un decreto del 17 de septiembre de 1824.

El fundador fue beatificado por el mismo Pontífice, el 13 de mayo de 1825. Sus trabajos ascéticos, escritos para el gobierno y dirección de su congregación, habían sido aprobados por Benedicto XIV en 1747, y fueron publicados en Roma en 1831, junto con un breve relato de la vida del santo por canónico Antonio Santelli.

 




Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |