Menu


Jordán Forzaté, Beato
Abad, 7 de agosto






Abad

Martirologio Romano: En Venecia, beato Jordán Forzaté, abad, fundador de monasterios en Padua. No habiendo podido evitar la ruina de su patria a pesar de todos sus esfuerzos, padeció el destierro, que vivió piadosísimamente. Insigne por su modestia, probidad de costumbres y ciencia, se durmió devotamente en el Señor (c. 1248).

Breve Biografía


Jordán Forzaté nació alrededor de 1158. Existe un documento de 1203 que menciona a Jordán como monje benedictino en Padua, en un monasterio posiblemente fundado por la familia Transelgardi, de la que él formaba parte. Ya en 1213 está documentado que él era el Prior de dicho monasterio.

El gobierno de Jordán se caracterizó por un intenso espíritu de reforma que hizo del convento de Padua el centro del movimiento de los «albi» que el mismo había fundado, y del que formaban parte hospitales, casas parroquiales, pequeñas comunidades de fratres y eremitas. El 30 de mayo de 1224 el movimiento dio vida a una congregación aprobada por el obispo local y sostenida por, además de Jordán, los otros seis monasterios de las ciudades del territorio que se convirtieron en sede de otras comunidades albe.

Jordán se dedicó en esos años a visitar monasterios benedictinos exentos, los conventos de los regulares, las casas de los Humillados y a los hospitales de Padua, Venecia y Treviso.

Inocencio III le había ofrecido, el 7 de junio de 1211, el episcopado de Ferrara, tras la muerte de Ugoccione de Pisa, pero Jordán renunció al cargo por su intensa dedicación a la vida religiosa y civil de Padua, donde era delegado apostólico y árbitro enviado por las fuerzas políticas locales para pronunciarse en las situaciones más conflictivas y delicadas.

Entre las misiones que le confiaron en su calidad de delegado apostólico resalta su papel de supervisor en el proyecto de Inocencio III de pacificación de la Marca de Treviso, que luego sería la cuarta cruzada. De hecho, Jordán era uno de los ejes alrededor de los cuales se movía buena parte de las actividades políticas y eclesiásticas de Padua. Por ello, cuando Ezzelino III conquistó Padua, el prior benedictino fue uno de los primeros en ser buscado y encarcelado en la fortaleza del Pedemonte.

Luego de la intervención de Federico II, Jordán pudo huir hacia Venecia donde encontró refugio en el monasterio de Celestia, donde murió el 7 de agosto de 1248. En 1260, su cuerpo regresó a Padua, el gobierno de Ezzelino había terminado y Padua estaba en plena restauración. Jordán, que incluso en vida ya había sido considerado Pater Paduae, se convirtió en un símbolo de la libertad reconquistada. Pronto nació su fama de santidad que produjo, aunque siglos después, por la necesidad de que la devoción popular fuese ratificada por el ordinario diocesano, que en 1470 se nombre una comisión a la que se le encargó el pedir al obispo de Padua, Jacopo Zeno, examinar los milagros realizados junto al cuerpo de Jordán Forzaté, de aquí se obtuvo un expediente con el que las monjas de San Benito pidieron a la Congregación de Ritos, el 15 de enero de 1766, poder disfrutar de la dispensa de la recitación del Oficio y de la misa el día de la fiesta del Beato. El 18 de mayo de 1767, Clemente XIII aprobó la fiesta y en 1769 promulgó la concesión a toda la diócesis.

 

bibliografía: Diccionario de los Santos, Volumen II
C. Leonardi, A. Riccardi, G. Zarri
Editorial San Pablo ISBN: 84-285-2259-6

 

 

 









Compartir en Google+




Consultorios
Reportar anuncio inapropiado |