Menu



Primera Misa Solemne del Pbro. Gustavo Horisberger
Primera Misa Solemne del Pbro. Gustavo Horisberger
Homilía del P. Esquivel sobre la vocación sacerdotal.


Por: P. Juan Pablo Esquivel |



PARROQUIA SANTA RAFAELA MARÍA,
28/V/2.000
AÑO SANTO JUBILAR


Querido neo-sacerdote Gustavo; queridos hermanos y hermanas en Cristo Jesús:

+ Como cada día, como cada Domingo, nos hemos reunido para celebrar la Santa Misa, fuente y culmen de toda la vida de la Iglesia; celebración de una densidad salvífica absolutamente única en la vida de la Iglesia, y en la Historia de la Salvación.

Pero esta celebración, en la que todos los cristianos encontramos nuestra ayuda más eficaz, y nuestra fuerza invicta, tiene hoy la particularidad de ser presidida por primera vez y de modo solemne por un hijo de esta comunidad. Hijo al cual el Señor ha llamado y ha transformado para que sea Padre; para hacerlo suyo y para que, perteneciéndole totalmente, lo haga presente en medio de sus hermanos, entre nosotros, y en todo el mundo.

En su Evangelio, San Mateo nos refiere:

“Jesús, viniendo a su patria, les enseñaba en su sinagoga, de tal manera que decían maravillados: «¿De dónde le viene a éste esa sabiduría y esos milagros? ¿No es éste el hijo del carpintero? ¿No se llama su madre María, y sus hermanos Santiago, José, Simón y Judas?
Y sus hermanas, ¿no están todas entre nosotros? Entonces, ¿de dónde le viene todo esto?”

También hoy alguno de nosotros podría preguntarse: ¿No es este Gustavo, al que conocemos bien, porque es uno de nosotros? ¿No están acaso aquí su mamá y su hermana? ¿No son estos sus parientes y sus amigos? ¿Y entonces, de donde le viene todo ésto?

Le viene del Señor Jesucristo, el Resucitado, el Viviente y le viene no porque Gustavo eligió seguirlo, sino porqué Él lo llamó y le dijo: “Venid conmigo, seguidme...” Él lo eligió, lo llamó, lo preparó, y a través del Obispo, sucesor de los apóstoles, lo envía al mundo transformado en su apóstol, su profeta, su maestro, su sacerdote.

¿Qué ha hecho Gustavo para merecer esto? No ha hecho nada... nada más que responder que sí a este llamado, con un SÍ que él está dispuesto a mantener, con la ayuda de quien lo llamó, durante toda la vida.

Porque el Sacerdocio no es una cuestión de mérito, sino de llamado. “No me eligieron Uds. A mí, sino que yo los elegí a Uds.” Recuerda el Señor a sus discípulos en el Evangelio y se lo recuerda también hoy a este nuevo sacerdote y, a nosotros, para que nunca perdamos de vista el sentido de su consagración y misión.

El sacerdocio es un don, una elección, una gracia inmerecida, porque no está basado en los propios méritos o capacidades sino en el puro amor de predilección de Dios Nuestro Señor, que elige a los débiles para confundir a los fuertes.

Ese amor del Padre, que tanto amó al mundo que entregó a su propio Hijo , es el mismo amor que ha transformado a este hijo de la comunidad en “Padre”; a este hombre débil, en fuerza y apoyo para la fe de sus hermanos; a este hombre pecador en un ministro de su perdón, su gracia y su misericordia; a este discípulo suyo, que tiene aún tanto que aprender y recorrer en los caminos de le fe, para que sea maestro del Pueblo Santo de Dios; a este hombre desconocido para muchos, y de orígenes humildes, en un príncipe de su Iglesia, que no se doblegará ante ningún poderoso, pero que servirá con amor de padre y ternura de madre a todos los pequeños, los pobres, los desvalidos, los desposeídos, los abandonados, los postergados... y los servirá como el Buen Pastor, que da la vida por sus ovejas.

De un modo muy especial, el Señor ha elegido a este hermano nuestro, tan hambriento de felicidad y de plenitud como cualquiera de nosotros, para poder saciar el hambre infinita de todos los hombres, repitiendo cada día palabras tan misteriosas como fecundas: “Tomad y comed, esto es Mi Cuerpo... Tomad y bebed, Ésta es Mi Sangre...”

¿¡Cuántas tareas querrá el Señor encomendarte desde ahora, y hasta el día en que los ángeles te reciban exultantes en las moradas eternas!? No podemos saberlo.

Pero tampoco podemos evitar alzar la mirada hacia el horizonte nuevo de tu nueva existencia, de tu nueva misión: ¿¡A cuántos santificarás haciéndolos hijos de Dios en las aguas del Bautismo!? ¿¡A cuántos perdonarás los pecados, realizando con la absolución un gesto más grande que la creación del mundo, con todos sus esplendores!?

¿¡A cuántos enfermos aliviarás y consolarás, haciéndolos pasar, con la gracias de Dios, de las pruebas de la tierra a las glorias de la Fiesta Eterna del Cielo!? ¿¡ A cuántas parejas darás la bendición del Señor, para que manifiesten en medio de sus hermanos la fuerza y la ternura del amor de nuestro Dios!? ¿¡Y cuántas cosas más, que el señor guarda en los secretos de su Corazón, querrá Él confiarte y dispensar por intermedio tuyo!?

Y sin embargo – y no te quepa la menor duda de esto – cada día, lo más importante que harás por el Señor, por la Iglesia, por todo el mundo, por todos los que el Señor te confíe, será precisamente esto que ahora celebramos: la Santa Misa.

Lo más importante (¡y por lejos!), lo más eficaz, lo más santo, lo más perfecto, lo más digno de Dios y del ministerio que se te ha confiado.

En la Santa Misa vas a tener la oportunidad de poner en el altar todos los gozos y las fatigas, los sueños, deseos y dolores, tuyos y de tus hermanos, los hombres, para elevarlos al Altísimo y pedirle que obre con todo ello una transformación semejante a la de la Eucaristía.

Y allí vas a tener también la oportunidad de hacer descender sobre todos ellos toda la gracias, la misericordia, la paz, las bendiciones y gracias que el Señor quiere distribuir a manos llenas (¡como el Pan!), a través de tus manos y tu corazón.

Así, será la Eucaristía misma, que celebrarás todos los días de tu vida, la que irá dando la tónica específica a tu ministerio sacerdotal: allí te será enseñado a vivir con un oído puesto en el pecho del Señor, y el otro en su Pueblo Santo.

Pero permíteme que, para concluir, te dé los tres consejos sabios que yo recibí precisamente cuando me encontraba en tu situación (es decir, cuando presidí mi primera Eucaristía), y que han sido para mí profundamente sugestivos en estos años de ministerio sacerdotal:

+ En primer lugar: sé hombre de oración. Hombre de penitencia reparadora y salvadora, un hombre de total docilidad al Espíritu Santo. En la oración tendrás la posibilidad de entablar un diálogo con Dios, para poder después anunciarlo a tus hermanos.

Pero quisiera que me comprendas bien lo que intento decirte: no te estoy recomendando la oración como un ejercicio aislado de piedad individual: te estoy pidiendo que te habitúes a tratar de modo íntimo y lleno de amistad y confianza a tu Padre celestial, del cual serás un ícono viviente para el Pueblo de Dios.

Te estoy pidiendo que seas un hombre de fe, profundamente convencido de tu opción por quien te ha elegido, capaz de dar la vida por confesar al único Nombre en el cual se encuentra nuestra salvación.

Una fe capaz de disipar toda duda, cuestionamiento, prueba y vacilación que aparezca en tu propia vida, y en la vida del Pueblo que el Señor te encomienda. Una fe que sea para vos y para tu Pueblo bálsamo, fragancia, pan, casa, abrazo.

En ese contexto es que te pido que seas hombre de oración. Sólo en la medida en que estés con Cristo en la oración podrás ser su apóstol. Las grandes empresas siempre se han concebido en la oración: contempla al Buen Pastor pasando las noches en oración. En toda la historia de la Iglesia hemos conocido el sacrificio y la oración de los pastores por sus ovejas. Tener presente a nuestro modelo, el santo Cura de Ars.

Muchas veces podemos caer hoy en la tentación de reemplazar lo oración por técnicas y métodos, en vez de ayudarnos con ellos.

No caigas en el error del activismo , no te conviertas en un "burócrata de la fe"; no separes en tu corazón a Marta de María. Sea siempre la oración tu fuente de alegría y de celo apostólico.

+ En segundo lugar, el segundo consejo, que parece también algo elemental, pero que tiene una gran profundidad es: no te acostumbres jamás a celebrar la Santa Misa, para que así tu vida se convierta en una "Misa continuada".

No te acostumbres nunca a tener en tus manos el Misterio de la Redención humana, a transformar el pan en el Cuerpo de Cristo y el vino en la Sangre del Señor.

Santa Misa, Eucaristía: encuentro con quien te ha llamado y quiere compartir todos Sus secretos. Escuela donde el Señor sigue enseñando y formando a sus discípulos. Cátedra silenciosa de todas las virtudes sacerdotales. En la Eucaristía encontrarás más motivos para unirte y amar más a Jesús, y más motivos para gastarte y desgastarte por tus hermanos. En la Eucaristía aprenderás a ser Sacerdote y Hostia.

+ Y el último consejo: “marianiza” tu sacerdocio. No solamente porque lo pongas en manos de la Virgen, sino porque de alguna manera debés a Ella una potestad sobre todos los tuyos, para que Ella realice con vos lo que hizo con Jesús. Ella fue la confidente del Señor. Ella lo acompañó con silencio pero con fecundidad en su vida apostólica. María estaba al pie de la Cruz, participando en la Inmolación de su Hijo (como tu mamá te ha acompañado a lo largo de estos años, y más aún).

María también quiere ser tu confidente: recurrí a Ella y sólo a Ella. Después de Jesús, sólo a María, sólo a su corazón puedes confiarle muchos secretos sacerdotales.

También en tu apostolado estará María a tu lado: Ella te mostrará lo que su Hijo quiere que hagas, Ella te adiestrará, Ella será causa de tus más profundas alegrías. Y cuando llegue el momento de la cruz, de tu inmolación - que te va a llegar -, pensar que al pie de la cruz está María, y volver a Ella a tus ojos, y en su mirada maternal encontrarás la fortaleza, el consuelo y la paz.

Queridos hermanos: el sacerdocio del P. Gustavo es un don para la Iglesia, para la Arquidiócesis de Paraná, para su familia, para el mundo entero.

Sepamos hoy agradecérselo, y al unirnos a la Santa Misa que ya preside él, con fe profunda en la presencia de Jesucristo, Sacerdote y Hostia, adoremos a la Trinidad Santísima, dando gracias por tanto bien preanunciado en este sacerdocio, y pidámosle que lo haga un santo sacerdote, según Su Corazón.

Un sacerdote eucarístico y mariano, un apóstol de Dios. Y que con su vida y su palabra suscite muchas y santas vocaciones, y que siguiendo las huellas de tantos santos sacerdotes, constituya un eslabón más, lleno de fecundidad y de trascendencia.

Padre Gustavo, te deseo el gozo sobre todo gozo de tu vida, capaz de llenar de plenitud y de hacer llevaderas y hasta alegres tus cruces, y que sea este sólo: pensar y saborear que sos sacerdote para siempre.

Y te pido que, cada día, cuando eleves la Santa Eucaristía para mostrar a tus hermanos al Cordero que quita el pecado del mundo, le susurres en tu interior: “Señor, dame la gracia de ser un sacerdote según tu Corazón”

Amén.



Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre
 Email (no será publicado)

 País


Comentario



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Pedro Luis Llera Vázquez
Experto en Dirección y Gestión de Centros Educativos Privados. Consejería en Educación y Cultura
P. Llucià Pou Sabaté
Asesoría para la educación del Adolescente.
Salvador Casadevall
Espiritualidad conyugal, etapas del matrimonio, perdón, solidaridad y educación de los hijos
Estanislao Martín Rincón
Educadores católicos – Orientación Familiar – Apologética
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |