Menu



El Papa en Copacabana

El Papa en Copacabana
Desde los hambrientos a los desilusionados, la Cruz trae esperanza


Por: . | Fuente: Rome reports



26 de julio, 2013.

La playa de Copacabana se convirtió en un lugar de oración en el que miles de jóvenes de todos los rincones del mundo participaron en el rezo del Via Crucis. Peregrinos de Brasil, México, Argentina, Alemania y Estados Unidos dirigieron la celebración con una puesta en escena cargada de emotividad y recogimiento. La décimo cuarta estación se rezó en el escenario delante del Papa Francisco. En su posterior discurso, el Papa dijo que la Cruz significa mucho más de lo que se ve a simple vista.

PAPA FRANCISCO

“Con la Cruz, Jesús se une al silencio de las víctimas de la violencia, que no pueden ya gritar, sobre todo los inocentes y los indefensos; con ella, Jesús se une a las familias que se encuentran en dificultad, que lloran la pérdida de sus hijos, o que sufren al verlos víctimas de paraísos artificiales como la droga.”

Cada estación se centró en asuntos que afectan a la juventud como los retos a los que se enfrentan las madres jóvenes, los enfermos terminales o asuntos como la conversión, la defensa de la vida, la privación de libertad, la vocación o el mundo estudiantil. El Papa explicó que con la Cruz, Jesús se une al que sufre. Desde los que pasan hambre hasta aquellos que han perdido su fe en la Iglesia.

PAPA FRANCISCO
“Jesús se une a quien es perseguido por su religión, por sus ideas, o simplemente por el color de su piel; en ella, Jesús se une a tantos jóvenes que han perdido su confianza en las instituciones políticas porque ven egoísmo y corrupción, o que han perdido su fe en la Iglesia, e incluso en Dios, por la incoherencia de los cristianos y de los ministros del Evangelio.”

La Cruz que se llevó en cada estación es la que Juan Pablo II entregó a los jóvenes para presidir las JMJ cuando ideó estos encuentros. El Papa Francisco añadió que la Cruz es mucho más que un símbolo del sacrifico, la Cruz, dijo el Papa, es la esperanza.

PAPA FRANCISCO

“Yo te pregunto hoy a vos. Vos, ¿como quién querés ser? ¿Querés ser como Pilato, que no tiene la valentía de ir a contracorriente para salvar la vida de Jesús y se lava las manos? Decíme, ¿vos sos de los que se lavan las manos, se hacen los distraídos y miran para otro lado o sos como el Cireneo que ayuda a Jesús a llevar aquel madero pesado?”

Dirigiéndose a cientos de miles de jóvenes, el Papa dijo que el mal, el sufrimiento e incluso la muerte no tienen la última palabra porque Jesús, dijo, trae vida y esperanza. Explicó que la Cruz, que fue un símbolo de odio y derrota, se convirtió en símbolo de amor y victoria.



 





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!