Menu



LA VOCACIÓN DEL CATEQUISTA.
LA VOCACIÓN DEL CATEQUISTA.
Vocación y espiritualidad del catequista y agente de pastoral.


Por: Gustavo Daniel D´Apice | Fuente:



LA VOCACIÓN DEL CATEQUISTA. (I)

La catequesis (etimológicamente “según el eco”) consiste en la educación ordenada y progresiva de la fe (tiene un comienzo, un desarrollo, y no termina nunca –es “permanente”-).

Implica un llamado de Jesús y de la Iglesia para serlo.
Un llamado que requiere en quien lo recibe una escucha y, para que se transforme en vocación, necesita la respuesta positiva (de fe) de aquel o aquella a quien va dirigido.

Este llamado-escucha-respuesta. según el documento de Puebla en los Nº 994-998, implica lo siguiente:

1º) Fidelidad a Jesús Resucitado, a su Palabra (CEC 75.100) tanto escrita (Sagrada Escritura), como oral (Tradición Viva a través de la Sucesión Apostólica de los Obispos, que se remonta a la Comunidad Apostólica formada por Jesús y los Apóstoles). Ambas interpretadas auténticamente por el Magisterio de la Iglesia (compuesto por el Papa y los Obispos en comunión).

La inteligencia de esta Palabra crece cuando los fieles la leen, estudian y contemplan en forma orante, y cuando la proclaman los Obispos, que por la Sucesión Apostólica poseen el carisma de la verdad (CEC 94).

2º) Fidelidad a la Iglesia, es decir al Magisterio Ordinario y Extraordinario del Papa y de los Obispos que, como dijimos, por la sucesión apostólica poseen el carisma de la verdad, y que componen el Magisterio de la Iglesia, encargado de custodiar, explicar, aclarar, proclamar la Revelación, tanto escrita (Sagrada Escritura) como oral (Tradición Viva –distinta de las tradiciones eclesiales-CEC 83) CEC 85-87.

3º) Fidelidad al ser humano. Es decir, asumir y purificar los valores de la cultura, de la religiosidad popular (CEC 1674-1676.1679).

Hay que saber descubrir la ausencia o presencia de Dios en lo cotidiano (trabajo – estudio – familia – religiosidad).

4º) Conversión y crecimiento. Es el proceso de seguimiento de Jesús, de su imitación, y del crecimiento en la santidad personal.

El cristianismo es una Persona, y esa Persona es Jesús.
Más que normas, preceptos y mandamientos, que pueden servirnos como un “ayo” (guía) para ir hacia Cristo, el cristianismo es Jesús y su seguimiento. “Ama y haz lo que quieras", decía un santo doctor de la Iglesia: Si amas a Jesús, cumplirás preceptos, mandamiento y normas y mucho más, sin necesidad de que te las impongan ni que te las digan, porque Él mismo te enseñará en tu interior (Jer. 3l, 3l-34), te dará un corazón y un espíritu nuevo (Ez. 36), y vendrá a Tí para cenar juntos como enamorados (Ap 3,20), sin desmerecer por ello a alguien que, en el nombre de Jesús, te las recuerde.

5º) Y la catequesis tiene que ser integradora.
Es decir, conocer la Palabra de Dios y saber anunciarla.
Celebrarla en la liturgia, principalmente en la Eucaristía, los demás sacramentos, y la Liturgia de las Horas, fundamentalmente en Laudes y Vísperas.
Y Testimoniarla en la vida a través de las virtudes, en el trabajo, la familia, la escuela o Universidad, el barrio, la oficina, el club, etc.

6º) Y todo esto dentro de una metodología ordenada (Puebla 1009)

Pablo VI pedía con acierto la memorización de ciertos pasajes bíblicos, litúrgicos y de oraciones, para irlos “rumiando” durante el día y saberlos proclamar en el momento oportuno.

También conlleva la utilización en la catequesis de audios, dibujos y fotos cristianas. Audiovisuales. Fotopalabra.

Mini medias (pequeños medios de comunicación social), como videocasetes, circuitos cerrados de televisión. Dramatizaciones. Representaciones. Canto coral.

El uso de Internet, que según Juan Pablo II es el nuevo foro (lugar) de evangelización, de cuyas páginas virtuales debe aparecer también el rostro adorable de Jesús, sabiendo buscar y navegar por páginas de edificación cristiana, y sabiendo hacer también aportes a las mismas.

Y la utilización de los Mass Media (grandes medios de comunicación social), como son el cine, el teatro, la radio, la televisión.

7º) Y todo esto en forma “permanente”, es decir, desde la infancia hasta la ancianidad. Ya que el proceso de crecimiento y de unión con Dios es ilimitado.


www.gustavodaniel.org
Reportar anuncio inapropiado |



Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre
 Email (no será publicado)

 País


Comentario



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Pedro Luis Llera Vázquez
Experto en Dirección y Gestión de Centros Educativos Privados. Consejería en Educación y Cultura
P. Llucià Pou Sabaté
Asesoría para la educación del Adolescente.
Salvador Casadevall
Espiritualidad conyugal, etapas del matrimonio, perdón, solidaridad y educación de los hijos
Estanislao Martín Rincón
Educadores católicos – Orientación Familiar – Apologética
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |