Menu



Los Papas Borgia
Los Borja se trasfieren a Roma con la elección de Calixto III y allí adquieren y consolidan su influjo en Italia con la elección de Dn. Rodrigo Borja al Papado


Por: Catholic.net | Fuente: Catholic.net



Alfonso Borja es mejor conocido como el Papa Calixto III, nacido en Játiva, en 1378. Los Borja, en sus orígenes, se remontan a la casa aragonesa de los Borja del S. XII. A partir de 1455 los Borja se trasfieren a Roma con la elección de Calixto III (1455-1458). Allí adquieren y consolidan su influjo en Italia con la elección de Dn. Rodrigo Borja al Papado, Alejandro VI (1492-1503).

Quizá haya que matizar un tanto los términos con relación a Alfonso de Borja, ya que no era él una persona de dudosa reputación moral. Calixto III fue como cardenal y como Papa un personaje austero, profundamente piadoso y caritativo, aunque también un obstinado que no toleraba oposiciones de parte de los demás cardenales. Ello le llevó a favorecer a sus propios parientes y compatriotas, entre ellos el duque de Espoleto y Rodrigo, sobrino de Calixto, a quien hizo cardenal. Gracias a Calixto se obtuvieron esporádicos éxitos contra los turcos en Belgrado, y en Lesbos (ambos en 1457), así como logró socorrer contra ellos a las diversas islas cristianas del Egeo. Desafortunadamente no fue muy benévolo con los judíos, pues reconfirmó las duras leyes que prohibían las relaciones sociales con ellos, que sus predecesores habían dejado de aplicar.

Alejandro VI, -Rodrigo Borja, el sobrino de Calixto-, también era oriundo de Játiva. En 1456 estudió en Bolonia, Italia por orden de su tío y en 1456 lo nombró cardenal, como ya se ha dicho previamente. Él sí logró acumular riquezas gracias a que ejerció el cargo de canciller de la santa sede. Llevaba una vida licenciosa y tuvo diversos hijos, los más famosos son los nacidos en la aristocrática romana Vannozza Catanei: Juan, César, Lucrecia y Godofredo. Ello no fue obstáculo para que Pío II le llamara ásperamente la atención por todos estos errores. Era un hombre ambicios, enérgico y astuto. Llegó al Papado gracias a una desvergonzada corrupción y promesas de ricas promociones. Como Papa restableció el orden en la ciudad de Roma, reformó la curia y se esmeró por combatir el imperio turco. Cometió muchos errores, como el enriquecimiento de sus hijos: César, a quien nombró obispo de diversas sedes a los 18 años; a Juan le dio el ducado de Benevento y para Lucrecia preparó suntuosos matrimonios...

A la muerte por asesinato de su hijo Juan, juró que se dedicaría por entero a la reforma de la Iglesia, pero era inconstante y pronto cayó de nuevo en los placeres y maquinaciones familiares. El trato de Alejandro con Savonarola fue al inicio paciente, mas luego lo excomulgó, hizo torturar y ajusticiar (1498). Alejandro VI fue quien también hizo la demarcación sobre las posesiones de España y Portugal en el nuevo mundo; como favorecía a España, el acuerdo recibió una ulterior modificación con el tratado de Tordesillas de 1494.

A pesar de sus muchos y escandalosos defectos, era un gran sostenedor de la ortodoxia; también reformó monasterios, órdenes religiosas y misiones del Nuevo Mundo. Se cree que murió de malaria, aunque hay sospechas de que falleciera envenenado por error.

 

Suscríbete a la Newsletter de Catholic.net
para recibir este servicio en tu e-mail

 

Si tienes alguna duda, conoces algún caso que quieras compartir, o quieres darnos tu opinión, te esperamos en los FOROS DE CATHOLIC NET donde siempre encontrarás a alguien al otro lado de la pantalla, que agradecerá tus comentarios y los enriquecerá con su propia experiencia.

 

 



 

 

 

 

 







Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |