Menu



CARTA A UN SACERDOTE DESCONOCIDO
CARTA A UN SACERDOTE DESCONOCIDO
siempre he visto en los sacerdotes a un segundo Jesús. Por eso, cuando me confieso suelo decirme: "Escucha, Jesús te va a hablar".






Sabes, siempre he visto en los sacerdotes a un segundo Jesús. Por eso, cuando me confieso suelo decirme: "Escucha, Jesús te va a hablar".

Sé con certeza que Jesús está en ellos y en ti. Por eso los sacerdotes significan tanto para mí.
Por eso hay que amarlos y respetarlos.

Hace algún tiempo te vi oficiando la misa y supe que eras un sacerdote diferente. Lo noté por el particular cariño con que nombrabas a Jesús. Decías su nombre con tanta ternura: "Jesús".

Con cuánta delicadeza tomaste entre tus manos las especies para consagrarlas. Elevaste la Hostia y la mantuviste elevada un tiempo que nos pareció eterno. Un gran silencio inundó la Iglesia.

Nadie se atrevió a moverse siquiera. Era como si hubieses perdido la noción del tiempo. Jesús y tú… Estabas absorto... Reaccionaste al rato y la Eucaristía continuó.

Salimos conmovidos sabiendo que algo extraordinario había ocurrido, y que
después de esta experiencia, algo en nosotros había cambiado para siempre...

Volví a verte a los años y me pareció que tu ilusión no era la misma.

Supongo que no es fácil ser un sacerdote. Todos necesitamos de cuando en cuando una voz de aliento, alguien en quien confiar, a quien contarle nuestros problemas. Sabernos escuchados. Y tú, aunque no lo ves, debes tener la fe suficiente como para tener la certeza de que Jesús te acompaña y te cuida y te
escucha.

A veces parece tan callado Jesús. Un santo solía acercarse al sagrario, le daba unos toques con la mano y le preguntaba: ¿Estás allí?

Yo, por experiencia sé que sÌ... él está allí, pendiente como un hermano.

Tu Homilía también fue diferente. No tenías la emoción que antes llenaba cada una de tus palabras. Por eso te escribo. Quisiera pedirte que nos llenes nuevamente con ese fuego, esa alegría que brota de ti… esa esperanza.

Estamos sedientos de Dios. Necesitamos que nos hables de Él. Que nos cuentes vivencias que podamos recordar y que nos ayuden en nuestro camino hacia Dios. A Don Bosco le fueron muy efectivas estas historias que luego todos recordaban y comentaban por días.

Queremos que recuperes la ilusión, que te llenes de alegría y buen ánimo. Te necesitamos. Créeme, a pesar de toda tu humanidad, tienes algo de sagrado. Por eso las personas están siempre pendientes de los sacerdotes. Y tus palabras
nunca caen al olvido. Tienes un buen corazón… Nos traes a Jesús todos los días y esto es algo que jamás podremos agradecerte lo suficiente... Nos escuchas cuando tenemos problemas, nos aconsejas, nos tiendes una mano amiga... Y nos ayudas a ser como Jesús quiso que fuéramos.

¡Gracias amigo, por ser sacerdote!

Dios te bendiga.

Reportar anuncio inapropiado |


Compartir en Google+
Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Pedro Luis Llera Vázquez
Experto en Dirección y Gestión de Centros Educativos Privados. Consejería en Educación y Cultura
P. Llucià Pou Sabaté
Asesoría para la educación del Adolescente.
Salvador Casadevall
Espiritualidad conyugal, etapas del matrimonio, perdón, solidaridad y educación de los hijos
Estanislao Martín Rincón
Educadores católicos – Orientación Familiar – Apologética
P. Miguel Ángel Fuentes IVE
Orientación espiritual a matrimonios
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |