Menu

Otros rezos, otros desayunos...
Acerca de la medicina alternativa y las técnicas de relajación.


Por: Miguel Ángel Cid | Fuente: La rana perdida




¡Buenos días! Vamos, vamos. Muévete, que ya es hora. Ponte en pie. Eso es, muy bien. Así estás perfecto, bien recto. Eso, recto. Ahora relájate... Expira larga y relajadamente. Excelente. Vamos a comenzar. Cada movimiento debe durar unos segundos, no más. Primero tienes que inspirar lentamente y extender el cuerpo, inclinándote un poco hacia atrás con los brazos levantados. Estupendo. En segundo lugar tienes que tocar con las palmas de la mano el suelo y expirar. Al inicio cuesta un poco, pero ya verás como cada día será más fácil. El tercer ejercicio consiste en inspirar alargando la musculatura de las piernas. Magistral, magistral. En este momento te conviene formar un triángulo entre tu cuerpo y el suelo; para ello simplemente ponte en posición de 90º y deja que tus manos toquen el suelo. De acuerdo. Pero eso sí, ahora no debes respirar. Nada de respirar, debes contener la respiración. Muy bien. Quinto ejercicio: túmbate en el suelo boca abajo y relájate con una profunda expiración. Relájate...

Ya queda menos. Ahora permanece como estás y poco a poco levanta la cabeza tensando los brazos con las manos siempre pegadas al suelo. No, no separes las manos del suelo. Eso es. Ahora de nuevo forma el triángulo o la montaña y no olvides expirar. Expira profundamente. Bueno, a continuación alarga los músculos de la pierna e inspira, inspira... Estupendo. Muy bien. Repite el ejercicio número dos y expira. En este momento debes levantarte lentamente, como en el primer movimiento, siempre inspirando. Ya está. Finalmente relájate y expira con las manos unidas junto al pecho, como rezabas cuando eras niño. ¡Felicidades! ¡Ya saludaste al sol! Has cumplido tus obligaciones sociales con la gran estrella caliente. Ya verás... ¡Tu día será una joya!

En realidad hay muchos sistemas como éste para que tu vida sea feliz. En efecto, es urgente expulsar fuera todas las tensiones. Este mundo da vértigo y, o ponemos los medios, o nos vamos a morir de tanto nervio.

Así que ahora llegó el desayuno. Para desayunar te voy a recomendar algo que al inicio te puede resultar desagradable, pero ya te acostumbrarás. En realidad, hasta el yogur parece un poco desagradable la primera vez que lo tomas. Es cuestión de acostumbrarse, ya verás. Esta receta la leí en la revista Año Cero que se las da de muy seria y de muy new age. Se trata del desayuno que los gurús de la India toman todas las mañanas desde hace tiempo. Eso sí, los preparativos los debes hacer la noche anterior y ponerlo en el refrigerador para que esté bien fresco la mañana siguiente. Dos investigadores de la universidad australiana de Newcastle han demostrado que verdaderamente se trata de algo sano, sano, sano. Contiene melatonina, una sustancia que segrega nuestro cerebro y que atenúa los dolores y provoca una ligera somnolencia. La receta: bébete un vaso de tu propia orina. ¡Eh! Sí, sí. Estoy hablando en serio; no son bromas. Ya te advertí que al inicio te costaría, pero es cuestión de acostumbrarse... Además no engorda nada, ¡es la dieta que estabas soñando para vivir relajado!

Ahora sí que estás listo para comenzar tu día. ¡Hasta luego! Nos vemos dentro de un rato, ¿eh?

¡Hola! ¿Cómo fue el día? ¿Bien? De cualquier modo, seguro que ahora te sientes un poco tenso tras el trajín de la jornada. ¿Sí?, pues bueno, ¡a esto hay que ponerle una solución! Antes de cenar tienes que resolverlo. ¡Al suelo! Vamos, al suelo, siéntate. Cierra los ojos. Relájate. Elige un color como el verde. ¿Te gusta el verde? Sino, puedes escoger el color azul, el lavanda o el violáceo. Nada de escoger el rojo, el amarillo o el naranja. ¿OK? ¿Ya tienes el color? De acuerdo, ahora imagínate una esfera de ese color y visualízala. Sigue visualizándola. No la pierdas. Sigue con ella y entra en profunda paz... ¿Qué tal? ¿Relajado? ¿A que sientes un silencio interior? Bien. Ahora lentamente deja ir la esfera, que se desvanezca; vuelve a la realidad... suavemente, suavemente. Relajado, ¿eh?

Durante tres meses debes hacer lo mismo. Ahora bien, si lo prefieres, luego puedes cambiar a otra técnica: el control de la respiración, el imaginarte un dibujo, la observación de la uña del pulgar, etc. Lo que sea, pero tú relájate. Esto es lo importante, que te relajes. ¡Ah! Y no te lo había dicho, ¿verdad? Pero como es posible que no te lo haya dicho antes, si es lo fundamental de todo esto. Ahí te va: con estos ejercicios entras en la visión omni-comprensiva del universo y re-descubres tu estado original divino. ¡En serio! ¡No te veo muy convencido! Sí, hombre; es muy sencillo. Según los maestros de yoga, en siete puntos bien precisos de tu columna vertebral, también llamados chakras, reside la energía divina de tu interior. Estos puntos son: sahasrara, bindu, ajna, vishuddhi, anahata, manipura, swadhisthana, muladhara. Pues bien, estos ejercicios “yóguicos” estimulan esta energía divina de los chakras y la ponen en camino hacia el Uno, hacia la divinidad; así te conviertes en un cuerpo divino, en un hombre-dios.

¡No me dirás que esto no lo sabías! ¿Que no lo sabías? ¿Pensabas que era un simple ejercicio de relajamiento? No, no. Si esto es lo central de todo el rollo del yoga. El relajamiento es un añadido, lo importante es que te vuelves dios, ¿me entiendes? Te unes con el dios y te vuelves dios. Tal cual. Así que... nada de creerte que sólo es para sentir burbujitas y relajar el cuerpo, ¿eh? Nada, el rollo es otro. Precisamente por esto se dice que esto no es compatible con el cristianismo. ¿O qué te creías tú? Esto es para los hindúes o para los budistas... Los cristianos rezamos otras cosas y preferimos otros desayunos... ¿Que cómo te vas a relajar si no puedes hacer yoga? Yo no sé, ¿no te gusta nadar o correr un poco? Esto relaja bastante, ¡ya lo creo! Pero con el yoga ¡ojo!, que comienzas concentrando la respiración y acabas con turbante... Entonces sí que se cumple el dicho: “salió peor el remedio que la enfermedad”...



Envíe sus comentarios a Miguel Ángel Cid



 


Si tienes alguna duda, conoces algún caso que quieras compartir, o quieres darnos tu opinión, te esperamos en los foros de Catholic.net donde siempre encontrarás a alguien al otro lado de la pantalla, que agradecerá tus comentarios y los enriquecerá con su propia experiencia.

 




Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |