Menu


La gran secta invisible

La Gran Secta Invisible cambia de nombres y actúa como un gran grupo fantasma con una clara meta: la comercialización.




Por: Roberto Antonio Federigo | Fuente: Catholic.net



Millones de personas de diferentes culturas y clases sociales forman parte de un fenómeno llamado sociedad de consumo.

No es la finalidad de este estudio realizar un análisis sociológico – comercial sobre sus índices en cuanto a los elementos básicos para la vida; sino una investigación que sirva para reflexión, sobre los elementos mágicos de consumo que suman anualmente millones de dólares y que evidencian la compulsión irracional e individualista que el hombre en su deshumanización malgasta en busca de una mejora auto - redimible olvidando que su prosperidad humana, emocional y espiritual se haya precisamente en la solidaridad y ayuda al prójimo.

Es lamentable, asimismo, hallar personas que utilizan la filantropía como “pase libre” para su bienestar y no con el sentido original de esta cualidad olvidada por el ser humano.

No obstante hoy no son muchos los que, por un motivo u otro, se solidarizan con el prójimo. Actualmente la ayuda es en gran parte con uno mismo.

Desde mediados de la década del 60 nos hallamos frente a un fenómeno en gigantesco crecimiento. Numerosos individuos sin frecuentar un grupo religioso, mal - invierten su dinero en productos para “mejorar su calidad de vida”. Todo este movimiento de dinero conduce a engrosar las arcas de “empresas” grandes o pequeñas y forma parte de lo que denomino la “gran secta invisible” y que corresponde a la corriente nuevaerista.

Dentro del movimiento de la nueva era se correlacionan de forma directa, e indirectamente, miles de grupos más o menos establecidos, cada cual con sus adeptos y sus creencias. También muchas de las denominadas terapias alternativas con su cuantiosa clientela, no obstante existen varios millones de personas que sólo consumen pero no forman parte de un grupo aunque de forma indirecta lo ayudan a crecer económicamente.

¿Cuál es el método para abonar la tarifa a la gran secta invisible?
El consumo de:

1- Elementos pseudo - ritualísticos.
2- Elementos desvío - comunicativos (bibliográficos, electroauditivos y videográficos).
3- Elementos pseudo - artísticos (ornamentales y marciales).
4- Elementos pseudo - científicos.

Los elementos pseudo – ritualísticos deben su nombre por que su finalidad es formar parte de un pseudo - rito mágico y por lo tanto de logros inexistentes.

Los desvío – comunicativos son elementos que tergiversan la realidad.

Los pseudo – artísticos ornamentales y marciales no cumplen su función artística, ya que cumplen un uso especifico como armonizar un hogar o el cuerpo con energía positiva, entre otras falacias.

Los elementos pseudo – científicos son aquellos sobre los que la ciencia no puede comprobar su función o existencia.

En el primer grupo encontramos:
Sahumerios
Incienso
Esencias
Velas
Cristales
Gemas
Talismanes
Accesorios como anillos o sortijas, aros o aretes, etc.
Prendas de vestir (camisolas hindúes, ropa holgada de colores claros, blanca, naranja o violeta, etc).


En el segundo grupo encontramos:
Libros sobre técnicas pseudo - científicas, pseudo – espiritualidad, etc.
Música New Age y para relajación
Música Étnica y folclórica
Grabaciones con discursos o mantras
Videos / DVD con cursillos y prácticas
Páginas en Internet.


En el tercer grupo encontramos:
Tai Chi Chuan
Jardines Zen
Feng Shui
Candelabros
Hornillos y portasahumerios



En el cuarto grupo* encontramos:
Parapsicología
Radiestesia
Visualización Creativa
Control Mental
Psicología Transpersonal
Mega Brain
Insight
Meditación Trascendental
Yoga
I Ching
Chamanismo
Shiatzu
Reiki
Flores de Bach / de California / de Raff / de Saint Germain
Terapia de Vidas Pasadas
Cromoterapia
Rebirth
Cristaloterapia
Astrología
Cafeomancia
Cartomancia
Quiromancia
Cábala
Piramidología
Viajes astrales
Angelología
Autoayuda
Quadrinity



Individualmente estas pequeñas o medianas “empresas” (quienes comercian estos productos) registran un ingreso monetario más grande y fluido en porcentaje de comparación con las sectas o Nuevos Movimientos Religiosos más poderosos y conocidos, a saber: la sociedad Watch Tower o “Testigos de Jehová” recibe dinero y trabajo ad honorem de parte de sus adeptos y aunque la suma procurada por estos finalmente es multimillonaria, la cuota individual no es elevada, así como tampoco lo es el consumismo de material interno y referente.

Las personas adeptas y adictas a los productos de la G.S.I. invierten mucho más dinero en estos artículos destinados a un pequeño grupo o gurú, generando un mayor ingreso por cabeza y un porcentaje superior en comparación. Esto no significa que el mismo adepto pertenezca a este grupo de forma “oficial”.

Grupo pequeño o individuo – menor costo (gasto de mantenimiento, propagandístico, infraestructural, etc) – mayor ganancia (precios altos, mayor cantidad de productos, novedades, etc).

Grupo grande – mayor costo (sedes en distintos lugares, viajes, temas legales) – menor ganancia (conferencias y material gratuito o económico).

Muchas personas ya transformadas en víctimas no son conscientes de la inutilidad de los productos, aun menos de estar ayudando en el crecimiento de un grupo que puede transformarse en poderoso y peligroso con dimensiones increíbles como es el caso de la mal llamada “Metafísica Cristiana”.

El fenómeno de pequeños grupos que se enriquecen generando productos de consumo espiritual sería ilusorio ¿Por qué?

La estrategia aplicada es la siguiente: una gran sede disemina grupos medianos y estos a su vez pequeños. Los pequeños no tienen mucha relación entre sí, y en algunos casos compiten por llegar a ser medianos captando y vendiendo productos a “clientes” de manera reñida e indiscriminada.

La sede central dando autonomía y adoptando a los grupos pequeños como figurativamente contratados, evita gastos y hasta problemas legales, no obstante el dinero de la venta de “merchandising” sólo producidos por el poder de capital de la célula madre termina depositado en las arcas de esta sede madre.

Por el mismo motivo estos grupos cambian o no tienen nombre, asimismo no enrolan bajo el suyo, de tenerlo, a ninguno de los grupos pequeños, sus nombres sólo serán semejantes, por ejemplo (nombres reales):

Grupo grande: Edad Dorada.
Grupo pequeño: Metafísica Plateada.

La Gran Secta Invisible cambia de nombres o no gusta de poseer una denominación determinada. Actúa como un gran grupo fantasma con medianas y pequeñas agrupaciones de acción muy confusa pero con una clara meta: la comercialización.

Estos productos “vacíos” y carentes de sentido se hayan sólo rellenos de individualismo y de su intercambio se generarán riquezas que engrosarán la estafa, con las consecuencias lógicas: más nuevos individuos embaucados en lo espiritual, algunos víctimas, y otros con la evidencia frente a sus ojos queriendo ser timados.

Valga la aclaración que en el caso de muchos productos, estos son utilizados en la liturgia de instituciones religiosas no desviadas y también en el caso de indumentaria y productos artísticos, son utilizados para el deleite o simplemente por complacencia personal y estética.

* Deseo dar mi agradecimiento a Mónica López Roda por facilitarme gran parte de los nombres del cuarto grupo y pertenecientes a su trabajo sobre la Nueva Era.
 








Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!