Menu



Por qué debemos considerarnos cristianos
La vida, la dignidad de la persona, la eutanasia, la eugenesia o la manipulación de embriones son derechos individuales que no están a disposición de los parlamentos


Por: . | Fuente: Análisis Digital



Alfredo Dagnino, presidente de la Universidad CEU San Pablo, presidió ayer el acto de presentación del libro del político italiano Marcello Pera “Por qué debemos considerarnos cristianos” en el Salón de Grados de la Universidad. José María Aznar, presidente de la Fundación FAES pronunció unas palabras en las que habló sobre el estado liberal y la pérdida del legado cristiano y sus consecuencias. También participó José Miguel Oriol, presidente de Ediciones Encuentro



José María Aznar, presidente de FAES, afirmó en su discurso que Marcello Pera es una de las referencias intelectuales esenciales de nuestro tiempo y que sus tesis sobre la crisis moral de occidente “constituyen una de las aportaciones más estimulantes al pensamiento político y social contemporáneo”. Así, partiendo de que no se trata de una obra sobre religión, advirtió que sí que está muy presente en ella.

Para Aznar, el serio problema en que se ha situado el liberalismo es “la idea de que un Estado liberal tiene que ser necesariamente laico” y por ello, en el libro “Por qué debemos considerarnos cristianos”, muestra cómo es posible comprender e iluminar la crisis que atraviesa el proyecto europeo “como consecuencia de la pérdida del legado del cristianismo, su verdadera alma”.

A su juicio, el relativismo, multiculturalismo y el fracaso de la integración de la inmigración provocan el “declive de la ética pública liberal” y es, precisamente el autor del libro, quien aborda estas cuestiones en su obra, el que puede “reorientar el curso de nuestras sociedades”.

En sus palabras, Aznar afirmó de manera taxativa que “carece de sentido negar que el centro de la historia europea lo ocupa el cristianismo”. “En esa historia europea encontramos también el sustrato cultural que ha hecho posible la deriva que ha tomado forma de relativismo, de multiculturalismo y que, también ha tomado forma de buenismo”, añadió. Por todo ello, “se trata de llevar hasta la política real un apoyo moral sólido”

Se refirió también a los límites del poder legislativo y dijo que “debemos restaurar el verdadero sentido de la democracia y sus límites”. Según apostilló, “el poder político ha traspasado todos los límites razonables y ha invadido terrenos que no deben ser de su competencia” y defendió “un liberalismo de raíz ética cristiana”.

Sin embargo, manifestó que un cristiano no debe conformarse con lo que hacen un Gobierno y un Parlamento si desprecian en sus actos lo que desde una óptica cristiana se considera ley natural”.

Aznar dio cuatro directrices para mejorar la forma de hacer política: preservar el legado de la cultura europea, no perder el mensaje religioso, entenderlo como carácter personal y diferenciar entre ámbito estatal y público.

Por último, declaró que “la persona es anterior al poder político y la política debe respetar ese hecho”. “La familia o la Iglesia son instituciones básicas que preceden en un rango biográfico al Estado”, destacó. De ahí, que “el Estado sea sólo el Estado y no pretenda hacer también las veces de la escuela, de la familia o de la Iglesia”.

Derechos fundamentales no sometidos a votación

Marcello Pera, por su parte, dirigió unas palabras en las que reconoció que no es un libro sobre religión sino escrito por un pensador laico y explicó cuáles son las tres razones por las que “Debemos considerarnos cristianos”. La primera, consiste en que hemos construido regímenes democráticos liberales y hemos pasado experiencias difíciles, particularmente en Europa pero donde la democracia y la libertad han vencido. Dicho esto, consideró que los regímenes democráticos y liberales se fundamentan en que “los hombre están dotados de derechos fundamentales, llamados naturales, innatos, que son inviolables y no modificables por los Parlamentos”. Afectan, añadió, al hombre antes de ser ciudadano y preexisten a nuestra pertenencia a un Estado y es, precisamente, la cultura religiosa la que ha traído a occidente esta idea.

“¿Cómo es posible olvidar el fundamento religioso cristiano de nuestros derechos?” Se preguntó. “La batalla de hoy es peligrosa porque si cortamos el vínculo entre los regímenes y sus fundamentos acabarán cayendo y no tendremos argumentos para defenderlos”.

Como segunda razón, consideró que el hecho de que los europeos quieran unificarse políticamente es algo que ve de manera “positiva” pues necesita una identidad como pueblo y esa es el cristianismo. Sin reconocer la importancia que el cristianimos ha dado no se puede unificar Europa. Así, invitó a los políticos a reflexionar sobre esto y dijo que la crisis económica es también espiritual.

La última razón es la de establecer límites al poder legislativo por el relativismo y multiculturalismo porque “la vida, la dignidad de la persona, la igualdad y el respeto, se someten a los votos. Y tanto estos como la eutanasia, la eugenesia o la manipulación de embriones “son derechos individuales que no están a disposición de los parlamentos”. “Sin darnos cuenta –advirtió- estamos entrando en un estado que no es democrático sino ético pues hoy los parlamentos deciden que cosa es buena o mala desde el punto de vista moral”. Y concluyó: “Lo que muchos consideran una gran conquista es una pérdida moral”.

También intervino Jose Miguel Oriol, presidente de Ediciones Encuentro, quien agradeció a Marcello Pera su contribución a un debate actualísimo en Europa con una pertinencia muy profunda en la sustancia para la crisis actual.

Comentó que en el interior del libro se encuentra el prefacio del Papa y un texto anterior que es la carta que él le escribe a Pella en 2008, “una lectura fascinante” que analiza la esencia del liberalismo a partir de sus fundamentos partiendo de la imagen cristiana de Dios.
 

Reportar anuncio inapropiado |



Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre
 Email (no será publicado)

 País


Comentario



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Dr. Carlos Álvarez Cozzi
Derecho Internacional Privado y Derecho Privado. Cuestiones de bioética en las diferentes legislaciones (bioderecho). Aplicación del Derecho desde la óptica de la doctrina social cristiana
Jorge Scala
Defensa de los derechos humanos
Fred Battle Río
Derecho Ambiental y Administrativo
María Lourdes Villa Vargas.
Especialista en Derecho Público
Nicolás Lafferriere
Servicio a la vida. Bioética y bioderecho.
Dr. Jorge Luis Vitale
Aplicación del Derecho Canónico en la legislación de un país
José Pavlov Valdivia Reynoso
Derecho Civil Corporativo, Canónico y Derechos Humanos
José Luis García Castrillón
Derecho canónico y Derecho procesal
Lic. Guillermo Gazanini Espinoza
Derechos humanos. Libertad Religiosa
Camilo Cortés Bosques
Derecho Eclesiástico, Derecho Laboral, Derecho Patrimonial Canónico y Seguridad Social
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |