Menu



El trabajo humano
El trabajo humano
La persona humana se desarrolla y se perfecciona interiormente a través del trabajo, además de que también transforma el mundo exterior.


Por: Raúl Avalos |



Gran parte de la vida de las personas humanas se invierte en el trabajo, que puede ser fuente de satisfacción y perfeccionamiento, pero también causa de desagrado, denigración o de un desarrollo mediocre.

El trabajo humano es un tema sumamente interesante, pero también ha sido poco abordado desde ciertos puntos de vista. En éste como en otros artículos trataremos de ver el aspecto humano y funcional del trabajo humano.

Desde que existe, el ser humano ha trabajado. El trabajo es una actividad esencial y llena de significado humano. Se podría decir que los animales también "trabajan", pero el trabajo es propiamente una actividad humana, ya que la persona humana, a diferencia de los animales irracionales, lo hace conscientemente; es decir, realiza el trabajo con conocimiento de que está trabajando y entiende lo que está haciendo; también tiene conocimiento de cómo lo hace, para qué lo hace y por qué lo hace; también es un ser que realiza el trabajo libremente; y en este contexto de libertad también podemos incluir que la persona humana, si se lo propone, puede amar a través del trabajo.

Todas estas características son propias del trabajo humano y deben existir para que el trabajo humano tanga su debida riqueza y plenitud.

Desafortunadamente no siempre existen todas estas riquezas en el trabajo humano; ya sea por ignorancia, por buscar fines superficiales o deshonestos en la realización de las actividades, ya sea porque existe algún tipo de coacción o presión en la realización del mismo.

Un aspecto esencial del trabajo humano, y que también lo distingue de las actividades de los seres irracionales, es que lo realiza una persona. No entraremos en análisis detallados sobre el significado de persona, sólo diremos que tiene que ver con la razón, la conciencia y la libertad humanas entre otras cosas.

Sería interesante preguntarnos para qué o por qué trabajamos. Pero ésta es una pregunta general, es decir, no se refiere a preguntar cuál es la finalidad del trabajo que realiza el carpintero, el doctor, el fontanero o el abogado; sino preguntar ¿por qué trabaja la persona humana?

Esta pregunta no es tan fácil de responder, ya que puede verse desde muchos puntos de vista que bien pueden ser válidos y complementarios. Es más, quizá en este artículo o en otros no alcancemos a responderla en su totalidad; pero sí podemos ir reflexionando sobre algunas respuestas.

Para empezar tenemos que tratar de tener una buena definición del trabajo humano, la cual tampoco es fácil de conseguir. El diccionario de la Real Academia Española nos puede ayudar, pero no define "el trabajo humano", sino las palabras "trabajar" y "trabajo"; por ello solamente puede ser un punto de apoyo.

El diccionario dice cosas relacionadas con: ocuparse de algo; procurar o ejecutar alguna cosa; retribución por alguna ocupación; hacer una cosa con eficacia, actividad y cuidado; esfuerzo humano; etcétera.

Y es verdad que todo esto significa trabajo en el lenguaje de la vida diaria. Y la pregunta sigue: ¿por qué la persona humana se ocupa de algo? Esta pregunta puede tener varias respuestas válidas, pero una de ellas es definitivamente que si el ser humano no trabaja, se muere.

Y no nos referimos solamente a la muerte física, sino también a una especie de "muerte" interior. Porque ¿qué sería del ser humano si no se ocupara de nada?; pensándolo más profundamente sería un desastre, no solamente por la falta de realización de productos, servicios, trabajos o actividades, sino interiormente la persona entraría en un estado de aburrimiento y vacío ante la vida; esto acompañado de una dosis de sentirse inútil.

Estas cuestiones internas hablan de algo sumamente interesante: "la persona humana nació, entre otras cosas, para trabajar", es decir, el trabajo está en su misma manera de ser. En pocas palabras, la persona humana se desarrolla y se perfecciona interiormente a través del trabajo, además de que también transforma el mundo exterior.

Pienso que para ser el primer artículo es suficiente con lo dicho, en próximos artículos seguiremos analizando y profundizando sobre el trabajo humano.

Compartir en Google+
Reportar anuncio inapropiado |

Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
P. Antonio
Asesor de personas que quieren salir de su homosexualidad
Luis Fernando Pacheco
Especialista en Desarrollo Personal y Familiar. / Asesor Familiar.
Adriana Servín Figueroa
Orientación psicológica a jóvenes, adultos y adultos mayores en problemas afectivos, familiares e interpersonales
D. Joaquín Caldevilla Bujalance
Asesoría para la educación del Joven Adolescente.
P. Mario Sabino González
Acompañamiento en el discernimiento vocacional
Guillermo Dellamary
Psicología y alma humana. Relaciones familiares disfuncionales.
Adriana Avendaño Muñoz
Ayuda en embarazos no deseados y post-aborto
Courage Latino
Atención a jóvenes con tendencias homosexuales
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |