Menu



Es de sabios cambiar de opinión

Es de sabios cambiar de opinión

La gente llega a Catholic.net buscando la doctrina segura de la Iglesia.








Domingo 11 de enero de 2004.



Autor: Paulino Quevedo



Hola, amigos:

Desaparecen en Catholic.net la Comunidad y el Foro de Investigaciones Teológicas.


Breve preartículo



En uno de mis artículos anteriores, Evangelizar en Internet (2003-04-06), dije cómo conocí Catholic.net; a continuación reproduzco un par de párrafos:

"En mi máquina tengo como página inicial la de Microsoft en español: T1msn. Y sucedió que un día, al arrancar mi equipo, vi ahí el título de un artículo interesante; lo leí y me pareció que tenía un criterio moral muy acertado, incluso con mención de aspectos religiosos católicos. Me pareció raro, por lo que busqué la fuente, que era Catholic.net; activé el vínculo y así fue como llegué por primera vez al portal de Catholic.net, que me pareció muy interesante y evangelizador, además de ser muy interactivo y ambicioso...

"Al estar navegando en Catholic.net llegué a una página en la que me invitaban a participar, incluso con artículos y libros. Escribí para preguntar cómo colaborar y cuáles eran los requisitos, y me respondieron que no había más requisitos que la fidelidad al Magisterio de la Iglesia. Esa respuesta me encantó; nos seguimos carteando y así fue como empecé a colaborar en Catholic.net, de lo cual estoy verdaderamente muy contento. El resultado fue la creación de nuestra Comunidad de Investigaciones Teológicas..." (Evangelizar en Internet).

Poco tiempo después se creó el Foro de Investigaciones Teológicas. Posteriormente, en octubre de 2003, se suspendieron temporalmente las actividades de la Comunidad y del Foro de Investigaciones Teológicas. Ahora les comunico que se suspenderán definitivamente, al menos por tiempo indefinido. ¿Por qué? Lo explicaré aquí, en forma de artículo; creo que así es mejor.


Cuerpo del artículo

Mi primer contacto con Catholic.net tuvo lugar en julio de 2002. Yo no soy, nunca he sido, un directivo de Catholic.net, pero le he cobrado cariño y, de algún modo, me siento parte del equipo. Después de más de un año de estar funcionando la Comunidad de Investigaciones Teológicas, el 22 de octubre del año pasado me avisaron desde la Dirección que se suspenderían temporalmente sus funciones; mismas que fueron sus pendidas ese mismo día, si no recuerdo mal.

Al día siguiente aparecieron preguntas y protestas en el Foro de Temas Controvertidos. Se usaron expresiones como "dictaduras", "mano negra" y otras que suelen usarse cuando a la gente le quitan algo sin que esté bien enterada de lo que sucede. Son expresiones que de pronto pueden ser molestas, sobre todo para los afectados, pero no se puede negar que forman parte de lo que le pone chispa y pimienta a los foros.



Así que comenzaré por narrar un poco del chisme, para pasar luego a los temas de fondo que explican la desaparición de la Comunidad de Investigaciones Teológicas, con todo y su Foro. En todo esto hay algo de nostalgia, sobre todo de mi parte, pero también mucho de buen humor.


Historia de los hechos y sus chismes

Octubre de 2003.
Día 22.
Yo recibo el aviso, desde la Dirección de Catholic.net, de que en breve será ocultada la Comunidad de Investigaciones Teológicas. La razón es que ―como también yo había notado en menor grado en algunas cartas de mis lectores― algunas personas protestan de que la doctrina que encuentran en la Comunidad no siempre es la doctrina segura de la Iglesia; lo cual es verdad, precisamente por tratarse de investigaciones teológicas. Aunque se escribieron claras advertencias al respecto, la gente no las lee, porque no va al lugar donde se encuentran. Como yo era el Director de la Comunidad, me sentí mal, pero juzgué prudente dejar que la Dirección manejara el asunto como creyera conveniente. Quizás ellos pensaron que yo daría el aviso general, que no se dio. Creo que tuvimos una ligera falla de comunicación, de la que pido perdón.

Día 23. Luis A. Dumois N. inicia el tema "Investigaciones teológicas" en el Foro de Temas Controvertidos, escribiendo: "¿Alguien sabe qué pasó con el foro de investigaciones teológicas? ¿Y por qué quitaron el enlace a esa comunidad de casi todo el sitio? Gracias por la información".

Día 24. En menos de 48 horas ya se levanta una algarabía en la que Maru pregunta qué le habrá pasado a Paulino ―agradezco el interés y la preocupación―; y Armando pregunta por alguien más ―que también responde― y habla de adicción a las dictaduras, de mano negra, de que México está durmiendo y de que se hacen cosas sin dar explicación alguna (sólo hubo una ligera falla de comunicación, de la que pido perdón).

Yo no lo estoy inventando, ni estoy siendo indiscreto por decir nombres; todo está ahí, públicamente, en el Foro de Temas Controvertidos ―haciendo honor a su título― desde octubre del año pasado; nada se ha borrado: ni la mano negra, ni las dictaduras, ni el sueño de México... Pueden comprobarlo en el siguiente vínculo: Manos negras. Si de verdad estuviéramos en una dictadura, no sólo ya habrían borrado todo eso, sino que sus autores ya habrían amanecido empalados en alguna plaza pública.

¿Qué sería de nuestros foros sin esta pimienta, sin esta chispa latina? Recuerdo que en una ocasión tuve que volar a Madrid por British Airways, para transbordar ahí rumbo a otra ciudad, que ahora no recuerdo, tal vez Roma. En el avión había un respetuoso silencio, gracias al cual se podía dormir tranquilamente; se hablaba en voz baja y se sonreía con discretos susurros. Pero en Madrid tuve que transbordar a un vuelo de Iberia. ¡Dios mío, qué contraste! Estrepitosas carcajadas, voces altisonantes, manoteos, brindis... No sólo no se podía dormir, sino que, con semejante griterío, difícilmente se podía escuchar al vecino del asiento de al lado. Los latinos somos así... ¡Bendito Dios! ¿Qué haríamos con la flema anglosajona?

Día 24 (continuación). Ante semejante desenfreno, y haciendo gala de su autoridad, Pilar Calva intervino con el siguiente mensaje:

Estimados Luis, Maru y Armando:

Quiero que sepan que el foro de Investigaciones teológicas y la Comunidad no han desaparecido, simplemente los hemos ocultado temporalmente por las siguientes razones :

1. Las personas se acercan a Catholic.net buscando una base firme y sólida para su fe.

2. Los contenidos que mostramos en las demás secciones y comunidades, son contenidos aprobados por el Magisterio de la Iglesia.

3. Los contenidos que se mostraban en la Comunidad de Investigaciones, por ser justamente "Investigaciones", en algunos casos, podían crear confusión en los visitantes, quienes, desconociendo la diferencia entre una investigación y un documento oficial, estaban tomando estos contenidos como si fueran la palabra de Dios o la opinión oficial de la Iglesia acerca de algunos temas.

Estamos diseñando otra manera de desplegar esos contenidos, que tienen gran riqueza, pero que tienen que ser mostrados de manera diversa al resto de los documentos del portal, para evitar confusiones.

saludos.
Pilar

Así de sencillo era, además de que hubiera habido una ligera falla de comunicación, de la cual pido perdón.

Día 26 (y siguientes). ¿Pudo ahí haberse apaciguado el asunto? ¡No, por supuesto que no! Nuestra chispa latina siguió dando sus frutos. Se le preguntó a Pilar cuál era su autoridad y por qué daba una explicación tardía. Se defendió a Paulino ―lo agradezco de verdad― de que se le hubiera ocultado su foro. Se dijo que nuevos foristas se asustarían y saldrían huyendo. Se preguntó qué o quién es realmente Catholic.net, y cuál es su meta. También se defendió con vehemencia a Catholic.net, mencionando la palabrería mundana y anticatólica, y la mismísima justicia de Dios. Se habló nuevamente de "mano negra" y de "gran mano negra", de problemas psíquicos, blasfemias, calumnias, sospechas...

El asunto se apaciguó por cansancio hacia finales de octubre (sólo hubo una ligera falla de comunicación, de la cual pido perdón). Nuestra chispa latina es bujía, energía, y sería bueno que, sin perderla, tratáramos de darle mejor cauce.


La misión de Catholic.net

Yo recibí desde el principio, desde la Dirección de Catholic.net, el mensaje que Pilar Calva comunicó al Foro de Temas Controvertidos. Mi decisión fue dejar que la Dirección manejara el asunto como le pareciera conveniente. Yo esperaría, y sólo continuaría escribiendo mis artículos semanales, los que se envían por lista de correo.

He pensado que quizá yo podría haber previsto que las investigaciones teológicas no tendrían cabida en Catholic.net, o que quizás en la Dirección podrían haberlo previsto. Cada vez me convenzo más de que no pudimos preverlo. Si Catholic.net es un portal tan rico, tan amplio, ¿por qué no podría incluir también investigaciones teológicas? Nada había que indicara que no podría. Hubo que esperar a que los usuarios se desconcertaran al encontrar doctrinas que no fueran la doctrina ya enseñada por el Magisterio de la Iglesia.

Queda claro que la misión de Catholic.net es ésa: dar, de mil posibles formas, la doctrina enseñada por el Magisterio. Así nació y así fue acostumbrando a sus visitantes y usuarios. Y ahora ése es su perfil. Hoy por hoy, de hecho, incluir investigaciones teológicas ―que por su misma naturaleza pueden contener elementos todavía no aceptados ni enseñados por el Magisterio― desdibujaría el perfil propio de Catholic.net, que es el que quiere tener a la vista del mundo y de todos sus posibles usuarios. ¡La gente llega a Catholic.net buscando la doctrina segura de la Iglesia!

Ése es el motivo por el que se cierra la Comunidad de Investigaciones Teológicas, con todo y su Foro. La misión de Catholic.net es una misión válida e indispensable en la Iglesia. Sin embargo, esa misión no agota todas las posibles misiones y carismas que hay en la Iglesia. Y entre ellos está el carisma de investigar, proponer de múltiples formas al Magisterio los contenidos logrados mediante la investigación y así hacer avanzar la Teología en beneficio de la doctrina y de la vida misma de la Iglesia.


Lo que considero mi personal misión

Yo tengo la misión de investigar; y de ahí se deriva también mi misión de desarrollar autocrítica católica, señalar fallas, etcétera, que sin duda tiene algo de carácter profético. Y cada vez me convenzo más de que Catholic.net no es el lugar adecuado para desempeñar mi misión. Entonces, al intentar realizarla aquí, las consecuencias fueron cayendo por su propio peso hasta llegar a ver con claridad que la solución es cerrar la Comunidad de Investigaciones Teológicas.

Yo escribo pensando principalmente en el bien de la Iglesia, más que en el mío o en el de Catholic.net. Y escribo procurando ser fiel a lo que pienso que Dios me pide. Mis lealtades están ahí, más que con Catholic.net, o que con el Magisterio mismo. Y, por supuesto, yo me hago responsable de lo que escribo... ¡y nadie más! Lo que escribo puede hacer daño a algunas personas ―de ahí la conveniencia de las advertencias―, pero puede hacer bien a otras; así lo reflejan las cartas que me escriben mis lectores.

Aun así, yo puedo y quiero continuar colaborando con Catholic.net en algunas cosas, pues también tengo escritos de segura doctrina. Para mis propias investigaciones he creado y estoy construyendo una comunidad mía, propia, que he llamado Internethon, en la que yo soy el máximo responsable. Ahí procuraré desempeñar mi misión diciendo lo que pienso. Y haré todo lo posible para que haya buena relación entre Catholic.net e Internethon.

En Catholic.net tendré mis escritos de doctrina segura, como libros, artículos, series de artículos y otros escritos. Probablemente quedaré ubicado en la Comunidad de Escritores Actuales. También continuaré con mis artículos semanales que se envían desde los Servicios por Email. Y en mis escritos podré incluir algún vínculo que lleve a Internethon, para que mis lectores que así lo quieran también puedan ir a allá, a sabiendas de que se encontrarán con investigaciones y doctrinas menos seguras, pues se tratará de un portal con otro perfil, pero válido también en ese rico mosaico que es la Iglesia.







Compartir en Google+
También te puede interesar





Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!