Menu

Los hijos en la familia
Es bonito embelesarse los dos mirando a la cunita donde duerme su bebé; pero es más bonito después sentarse los dos a hablar de cómo ayudar a ese niño a crecer.


Por: Rafael Higueras Álamo | Fuente: Catholic.net



Con el fin de ayudar a quienes lean estas líneas, quiero contar una anécdota de mi vida parroquial.

Recuerdo una mañana en que se hacía la limpieza en el templo y vino a mí una señora que, al barrer, había encontrado una alianza, un anillo de bodas: en el interior del mismo iba una fecha escrita. Pensé -porque es así la costumbre- que tal fecha correspondería al día de la celebración del matrimonio. Me fui a los libros del archivo parroquial: ¿habría algún matrimonio celebrado en mi parroquia en aquella fecha?
Mi alegría fue grande cuando comprobé que sí.

Luego empezó la identificación de los contrayentes ¿dónde habitarían ahora? Una búsqueda que no fue laboriosa y que me llevó a la casa de esa familia.

Por esas razones inexplicables y quizá por la hora intempestiva en que llamé al piso, noté que al abrirme la puerta ellos quedaron extrañados; pero de la extrañeza pasaron a la alegría cuando les pregunté si habían perdido algo y les dije “porque Uds. se casaron tal día”. La exclamación de los esposos fue un grito de júbilo: “¡La alianza; ha aparecido la alianza!”.

Y me contaron los días de tristeza que habían pasado, sus afanes en la búsqueda revolviendo la casa entera.

Y ¡mira por donde! Se había perdido la alianza (¡y se había encontrado!) en la iglesia.
Unos días antes habían bautizado a su niño recién nacido y en esa ocasión, en algún movimiento mientras se tomaba al niño en brazos para bautizarlo, se cayó la alianza.

Aquella anécdota nos sirvió a ellos y a mí para hablar mucho, para sacar lecciones y enseñanzas.

La primera, que cuando algún matrimonio se enfría en su amor, -se abren distancias entre ellos: como “si se perdiera” la alianza- son precisamente los hijos los que sirven para unir otra vez y mantener siempre unidas esas dos vidas de padre y madre. ¡Qué precioso sería que los padres se sentaran con frecuencia a hablar de sus hijos! Es bonito embelesarse los dos mirando a la cunita donde duerme su bebé; pero es más bonito después sentarse los dos a hablar de cómo ayudar a ese niño a crecer. ¡Valor del diálogo conyugal! Diálogo para hablar de los hijos. Es para una de las pocas cosas para las que hay que dejar guardado el reloj, porque se hable “a fondo perdido y sin intereses”.

Pero también nos sirvió para hablar de que, cuando se encuentre una dificultad en esa preciosa tarea de educar a los hijos, y sobre todo cuando se haga difícil encontrar un criterio justo y acertado, hay que ir a la “iglesia”, es necesario ORAR. Porque es maravilloso hablar a los hijos, aconsejarles mientras crecen: pero es mucho más necesario “hablarles a Dios de los hijos”: aquel matrimonio había llevado a su hijo a bautizarlo a la iglesia, y en la “IGLESIA” había encontrado otra vez la alianza perdida.

Y ese detalle nos sirvió para hablar de la necesidad de vivir unidos a la parroquia, a la comunidad de fe; una comunidad en la que intervienen unos y otros (la señora que con la escoba limpiaba y el archivero que asentó el libro de matrimonios y el párroco que leyó la fecha del anillo), porque Dios se sirve de lo que quiere para realizar sus planes.

Aquella mamá feliz, en su alegría, sacó del armario los pañales del niño que le había puesto en el bautismo y me los dio: “Mire, Sr. Cura, seguro que otros papás no podrán para comprar mantillas tan bonitas con que bautizar a su hijo; Ud. les da a ellos éstos mantillones de mi niño”. Todavía no sabía hablar el pequeño bebé y ya estaba aprendiendo en su casa una lección del amor verdadero que está “más en dar que en recibir”(Hech. Ap. 20,35). Yo estoy seguro que aquel niño al crecer aprendió que el amor es despojarse de lo propio, de lo más propio, de lo de más valor, de la propia vida y del propio tiempo, para ponerlo en manos de los demás.

Y aquella conversación mía –inicio de otras muchas con aquella familia- acabó yéndonos al templo y poniendo al niño delante de Nuestra Señora. Recuerdo que no hubo palabras; pero sí hubo muchas lágrimas de aquellos esposos apoyados el uno en el otro –recordando el día de su boda- y escapándoseles muchos besos para su niño y muchas miradas a las manos de la Virgen Nuestra Señora.

No me atrevo a sacar conclusiones de esta anécdota. La brindo sólo para que quienes la lean recen por sus hijos: ellos son los que encuentran en la familia el calor y la ternura, el pan y la alegría; y para que los hijos recen por sus padres: ellos son -deben ser con sus vidas-, el libro abierto donde se lea que el “retrato” de Dios-Padre (donde cada uno puede aprender cómo es el rostro de Dios que nos mostró Jesucristo) es el amor del padre y de la madre.



Rafael Higueras Álamo
Vicario judicial y Deán de la Catedral
Obispado de Jaén



Comentarios al P. Rafael Higueras  rhigueras@supercable.es




Compartir en Google+




Consultorios
Maria Isabel Álvarez Gaitán
Asesorías familiares, cursos prematrimoniales
Ma. Luisa Gabriela Deras Malacara
Consultoría y ayuda personal y familiar
Francisco Mario Morales
Problemas con hijos incrédulos. Educación sexual en familia.
Salvador Casadevall
Espiritualidad conyugal, etapas del matrimonio, perdón, solidaridad y educación de los hijos
Javier Mandingorra Gimenez
Orientador Familiar
Estanislao Martín Rincón
Educadores católicos – Orientación Familiar – Apologética
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
Francisco Mario Morales
Problemas con hijos incrédulos. Educación sexual en familia.
Marta Grego
Consultora Familiar. Aborto, post aborto, adicciones
Rosa María Villegas-Smith
Acompañamiento a mujeres con embarazos no deseados
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |