Menu


Carta de la tierra : peligrosa aceptación.
Carta de la Tierra: Ecuador, Chile, Argentina (Bariloche, Río Negro). ¿Qué significa adherirse a la Carta de la Tierra?


Por: Juan C. Sanahuja. | Fuente: Noticias Globales



Cada vez con más frecuencia aparece en Iberoamérica la Carta de la Tierra, el manifiesto panteísta, instrumento de la reingeniería social anticristiana, redactada para reemplazar a los 10 Mandamientos, según declaró uno de sus impulsores, Mikhail Gorbachov.

El 15 de enero pasado asumió como presidente de Ecuador, Rafael Correa y también su nuevo gabinete. María Fernanda Espinosa lo hizo como Ministro de Relaciones Exteriores. La presencia de la ecologista Espinosa en el gobierno ecuatoriano es más que preocupante.

Dice la información oficial: “Esta destacada ambientalista, hasta hace poco Directora Regional del UICN (Unión Mundial para la Naturaleza), es una estrecha colaboradora del Instituto de Ecología Política de Chile (IEP), miembro del grupo latinoamericano de Ecología Política y es también integrante del Consejo Editorial de la Revista de Ecología Política”.

“Satisfacción y alegría existe en el mundo ecologista latinoamericano por su nombramiento (….). Manuel Baquedano, Presidente del IEP, estuvo presente en la ceremonia gracias a una invitación de la presidenta Michelle Bachelet, para integrar la comitiva oficial de Chile”.
En esa oportunidad Baqueno declaró: "para mí es una felicidad y un honor respaldar con nuestra presencia a una querida amiga y compañera de trabajo, que hoy asume tan importante cargo y esperamos que, sin lugar a dudas, ella sea una vocera de los desafíos ambientales de la región, como la preservación de la Amazonía, el impacto ambiental de los mega proyectos, la conservación de la biodiversidad, la difusión de la Carta de la Tierra y los temas de seguridad ecológica", (Eco Noticias, 15-01-07)

En Bariloche (Argentina)

El jueves 4 de enero se aprobó nueva carta orgánica del municipio de Bariloche una zona de impresionante belleza natural en la provincia de Río Negro. La carta fue aprobada por unanimidad por el intendente Alberto Icare, y la concejal Sandra Guerrero, a cargo de la presidencia del Concejo y los bloques del Frente para la Victoria (kirchnerismo), UCR, PV, MPP, PRO y ARI. (“Los integrantes de la Convención Municipal Constituyente Actualizadora fueron: la presidenta Arabela Carreras; y los convencionales Julio Accavallo, Carlos Bravo, Silvana Camelli, Luis Caram, Mónica Elvira, Martín Víctor Enevoldsen, Carlos Manuel Fernández, Nelly Meana, Claudio Otano, Diego Adrián Puente, Rodolfo Rodrigo, Stella Maris Rossi y Quiroga, María del Carmen García Seoane, Ana María Vázquez”, dice el parte de prensa de la convención fechado el 5 de enero).

El artículo 179 de la convención municipal dice: “La Municipalidad adhiere a la Carta de la Tierra”.

La inclusión se debe a la convencional Mónica Elvira (ARI) (vid. Actualización Nº 37-CMCA-06: Incorporación de la Carta de la Tierra. Autora: Convencional Mónica Elvira, ARI. Colaboradores: Sres. Adrián Moreno, Alejandro Gianello, Sergio Vázquez y Asociación Ambientalista Piuke).

Como los vecinos de Bariloche podían presentar propuestas, también lo hizo la secta anticristiana Soka Gakkai (Leonardo Marcasciano de Soka Gakkai Internacional de Argentina propuso incorporar la Carta de la Tierra; vid. El Ciudadano 16-11-06).


Otros antecedentes

El 10 de octubre pasado Leonardo Boff presentó la Carta de la Tierra en Bariloche (NG 798). En noviembre, se realizó la exposición Semillas del Cambio, auspiciada por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación; una muestra temática gráfica, con 14 paneles basados en la Carta de la Tierra y que promueve un amplio análisis de la situación actual del medio ambiente global. La propuesta fue creada por la Soka Gakkai Internacional (SGI) a partir de la iniciativa de la Carta de la Tierra y fue presentada por primera vez en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible, en Johannesburgo, en el año 2002.

Sin nacionalidades

Una singularidad que merece destacarse es que el nuevo reglamento municipal de Bariloche reconoce la preexistencia del pueblo mapuche y de los demás pueblos originarios de la región, zanjando finalmente una vieja discusión respecto de la "nacionalidad argentina o chilena" de los pueblos originarios de esta zona de la Patagonia. (Bariloche Interactivo, 08-01-07)

¿Qué significa adherir a la Carta de la Tierra?

La Carta de la Tierra es un manifiesto materialista, pagano, panteísta, que busca dar una base “ética” a un férreo control de la población mundial. Una de las explicaciones que le encuentran los expertos, es la de disfrazar de elevadas intenciones, -por ejemplo, respeto al medio ambiente-, el proyecto de convertir grandes extensiones del planeta en el almacén de materias primas que asegure el sostenimiento de los hábitos opulentos de consumo de unos pocos privilegiados. Si no es así, ¿por qué manda adoptar, con el acostumbrado lenguaje antinatalista de la ONU, “modos de reproducción que respeten los derechos humanos y las capacidades regenerativas de la tierra"?. ¿Se impondrán cuotas de población a ciertas zonas del planeta para preservar los recursos naturales?.

¿Por qué la insistencia de la Carta en conceptos que la ONU utiliza para disfrazar sus políticas de control de natalidad y sus proyectos de reingeniería social, como la perspectiva de género y la salud reproductiva y sexual (aborto químico y quirúrgico) de las niñas y las mujeres, como pre-requisitos para desarrollo sustentable?.

La Carta de la Tierra nos muestra a ese nuevo humanismo que pretende salvar de un supuesto exterminio a las focas, ballenas, gorilas, manatíes, chitas, elefantes, diversas especies de mariposas, osos y cabras montesas, y por otro lado, no sólo justifica, sino que obliga a procurar y provocar un verdadero holocausto con leyes que autorizan el abominable crimen del aborto en nombre de los derechos humanos, la paz, la equidad, la armonía universal. ¿No es la matanza de millones de inocentes, el mayor atentado contra los derechos humanos y la paz ?.

"La tierra, cada forma de vida y todos los seres vivientes poseen un valor intrínseco. Se debe garantizar el respeto y su cuidado", dice en su primer punto la Carta. ¿Esta afirmación reconoce que sólo el hombre tiene derechos como "administrador fiel y prudente" que le han sido dados por el Creador?, o por el contrario, ¿las piedras, las plantas y los animales, tienen los mismos "derechos" que el hombre?.

La Carta responde a una ideología que cultiva diversas formas de materialismo pseudo religioso propias de las mitologías orientales, del indigenismo latinoamericano o de esoterismos sectarios, convirtiéndose en instrumento de descristianización.

Como quien conserva en un zoológico a un orangután albino, el nuevo humanismo intenta “preservar” lo que llama las culturas de los pueblos originarios, condenando -previa esterilización, para que no sumen más de la cuenta-, a otros seres humanos a la ignorancia que les impide su realización como personas. Y, por si fuera poco, les reconoce el “derecho” a volver a sus prácticas religiosas ancestrales: una forma de borrar y en otros casos de impedir la evangelización. FIN, 22-01-07

Fuentes: Propias; en el texto; y NG 161, 428, 429, 462, 470, 472, 471, 473, 623, 671, 725, 732, 738, 741, 748, 771, 772, 798, 808, 809, entre otros. Sobre la Conferencia de Johannesburgo, vid. NG 525, 526, 527. Consúltese: Hugo L. Pereyra, La Carta de la Tierra. Juicio Crítico, Gladius, nº 43, 25-12-98, Buenos Aires; Juan C. Sanahuja, El Desarrollo Sustentable. La Nueva Ética Internacional, Vortice, Buenos Aires, 2003.


Si tienes alguna duda, conoces algún caso que quieras compartir, o quieres darnos tu opinión, te esperamos en los FOROS DE CATHOLIC NET donde siempre encontrarás a alguien al otro lado de la pantalla, que agradecerá tus comentarios y los enriquecerá con su propia experiencia.






Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |