Menu



Tema II. La familia, valor y escuela de valores por la palabra y el testimonio de los padres
La familia es en sí misma un gran valor y al mismo tiempo es la fuente de otros muchos valores


Por: . | Fuente: Comisión Central Coordinadora del VI Encuentro Mundial de las Familias México



La familia es en s?isma un gran valor y al mismo tiempo es la fuente de otros muchos valores. La familia permite que, en la conciencia y en la vida de sus miembros, nazcan la mayor?de los valores por la convivencia diaria y concreta entre sus miembros. De aqu?a importancia tan grande del mutuo testimonio en especial por parte de los padres.

Objetivos:
· Redescubrir a la familia como fuente de felicidad
· La felicidad est?n cumplir con los fines que Dios le asign?la familia
· En la familia se aprende a apreciar y a vivir los valores

1. Oraci?b>
Padre de bondad, queremos que seas el fiel testigo del amor que reina en nuestras familias, pero para ello necesitamos de tu fortaleza, de tu sabidur?y de una fe recia.

2. Lectura b?ica
“Subi?mbi?Jos?esde Galilea, de la ciudad de Nazaret, a Judea, a la ciudad de David, que se llama Bel? por ser ?de la casa y familia de David, para empadronarse con Mar? su esposa, que estaba encinta. Y sucedi?e, mientras ellos estaban all?se le cumplieron los d? del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primog?to, le envolvi? pa?s y le acost? un pesebre, porque no ten? sitio en el alojamiento.
(Lucas 2, 4-7)

3. Desarrollo del tema
¿Te has puesto a pensar en lo que los anuncios de la calle, de la televisi? de la radio nos transmiten en realidad? Al parecer nos han bombardeado de publicidad que vende una vida “light”, una vida ego?a, en la que s?se debe buscar el placer, el poder, el parecer y el poseer. Cuando en la vida s?deseamos nuestra propia satisfacci? bienestar, dejan de tener sentido la fidelidad, la generosidad, la paciencia, la tolerancia, el sacrificio,… el amor.

En nuestra sociedad, se ha substituido el amor por el ego?o, porque nos insisten en que s?pensemos en nosotros mismos, en vivir la vida al m?mo y en disfrutarla, sin importar las consecuencias. Estos valores se han hecho una realidad en muchos adultos, pero tambi?en los j?es, a quienes se les impulsa a darse gusto en todo. “Haz lo que te guste y si hay algo que pagar despu? alguien m?lo arreglar?or ti, comprando esto o el otro”.

Pero, ¿c?podemos contrarrestar tantos mensajes ego?as del mundo? Tenemos una gran arma: La familia. La familia es el lugar en donde ni? j?es y adultos aprenden a amar. El amor incluye el sacrificio, el ceder, la ayuda mutua, el buscar el bien de los dem?y no s?el propio.

La familia es la mejor escuela, en donde todos aprenden en carne propia. Por eso, los padres y los hijos deben aprovechar el tiempo que puedan, para platicar de los valores que el mundo les quiere quitar. De lo contrario, las preguntas esenciales de la vida, quedar?como un sinsentido que arrasar? todos.

Cuando uno no ha sufrido, es dif?l saber que se necesita a Dios, pues al parecer uno se las sabe de todas, todas. Cuando uno se sabe limitado, impotente, puede sentirse peque?elante de Dios y reconocer que sin ? no se puede nada. Jes?s el ?o que nos libera de este vac? Es entonces, cuando se experimenta en carne propia la misericordia de Dios, pues se sabe que no por los propios m?tos, se es tremendamente amado por ?. Y este amor es el que transforma, pues saca del ego?o para llevar a la compasi?a la comprensi? a la ayuda a los otros. ¡Qu?elices son las familias que se saben amadas por Dios!

Hay que saber educar en los valores. Lo importante para las personas es saber por qu?e hacen las cosas, qu?entido tiene hacerlas y c?realizarlas en la vida cotidiana, fundamentalmente en el seno familiar.

La familia, es escuela de valores donde se educan, por contagio, todos los que la integran. Es en la familia en donde se crean v?ulos afectivos, en donde se quiere a cada uno por lo que es, con cualidades y defectos.

Todos los padres quieren que sus hijos sean felices y lo ser?en la medida en que vean que sus padres lo son. La mejor referencia es la vida de los padres.
· El primer gran valor que los hijos deber?aprender es el de amar, porque cuando hemos aprendido a amar, lo hemos aprendido todo. Amar conlleva muchos valores: olvido de s?generosidad, fortaleza, flexibilidad, comprensi?etc. La Madre Teresa de Calcuta nos recuerda que “amar es no detenerse”.
· A los hijos hay que saber responsabilizarlos de sus actos, pero a la vez hay que saberles exigir con constancia sobre aquellas tareas que ellos deber?realizar. Educarlos con disciplina y orden, ya que esto los ayudar? madurar y crecer en todas las formas.
· Fomentar entre todos los miembros de la familia el di?go, la comunicaci?la aceptaci?la escucha y el respeto, ya que esto conllevar? la armon?y a saber apreciar a los otros.
· Y por ?mo, no podemos dejar de mencionar que debemos educar en la religi?como el valor supremo del ser, ya que debemos reconocer por encima de todos los valores a Dios.

4. Caso o hecho de vida
· Un matrimonio viv?muy feliz. Hab? procreado 4 hijos, el mayor de 12 a? otro ni?e 10 a? luego una ni?e 6 a?y otra ni?e 2 a?
Sucedi?e el esposo enferm? c?er, pero sab?llevar con paciencia su enfermedad. Un d? la se? tom? decisi?e llevarse a la hija de 2 a? la m?peque?e irse a la casa de sus padres.
El pap?e ped?a alguno de sus hijos que le pasara algunas verduras para poder comer, y ?les iba diciendo a los ni?c?prepararlas para que hicieran un caldo de pollo; ?limpiaba los ingredientes y el hijo mayor los cocinaba.
A la ni?e 6 a? la pon?a tender las camas y al de 10 a?le ped?que barriera o hiciera otras cosas.
El pap?ebido a su enfermedad, requiri? tanque de ox?no, que los vecinos le prestaron. Sin embargo, como era el?rico, cuando se iba la luz, ten?muchos problemas para respirar.
Un d?el esposo muri?cuando esto sucedi?egres? se? y convenci?los ni?para que se fueran con ella.

5. Reflexi? di?go
· Es verdad, que el d?que recibimos el Sacramento del Matrimonio, hicimos juntos ante el Se? una promesa, en la cual nos comprometimos a ser fieles en lo pr?ro y en lo adverso, en la salud y en la enfermedad todos los d? de la vida. ¿Y lo hemos sabido cumplir?
· ¿Dios nos ha dado a los hijos para que ellos cumplan con nuestra tarea? O bien, ¿nos los ha dado para que nosotros como sus padres los sepamos educar y guiar en el camino de la verdad, del amor, d?oles buen ejemplo?
· ¿He sabido inculcar en mis hijos una escala de valores, recta, firme, y verdadera?
· ¿Doy testimonio de vida cristiana en mi familia, comenzando con mi c?ge y luego transmiti?oles a mis hijos los valores reales de la vida de fe y de oraci?br>
6. Textos de apoyo
“Aun en medio de las dificultades, hoy a menudo agravadas, de la acci?ducativa, los padres deben formar a los hijos con confianza y valent?en los valores esenciales de la vida humana. Los hijos deben crecer en una justa libertad ante los bienes materiales, adoptando un estilo de vida sencillo y austero, convencidos de que “el hombre vale m?por lo que es que por lo que tiene”.
Los hijos deben enriquecerse no s?con el sentido de la verdadera justicia, que lleva al respeto de la dignidad personal de cada uno, sino tambi?y m?a?el sentido del verdadero amor, como solicitud sincera y servicio desinteresado hacia los dem? especialmente a los m?pobres y necesitados. La familia es la primera y fundamental escuela de socializaci?como comunidad de amor, encuentra en ella el don de s?isma la ley que la rige y la hace crecer. El don de s?que inspira el amor mutuo de los esposos, se pone como modelo y norma del don de s?ue debe haber en las relaciones entre hermanos y hermanas, y entre las diversas generaciones que conviven en la familia.
En virtud del ministerio de la educaci?os padres, mediante el testimonio de su vida, son los primeros mensajeros del Evangelio ante los hijos.” (Juan Pablo II, Enc?ica Familiaris Consortio, No. 37 “Educar en los valores esenciales de la vida humana”)

“La familia cristiana est?undada en el sacramento del Matrimonio entre un var? una mujer, signo del amor de Dios por la humanidad y de la entrega de Cristo por su esposa, la Iglesia. Desde esta alianza de amor, se despliegan la paternidad y la maternidad, la filiaci? la fraternidad, y el compromiso de los dos por una sociedad mejor.
El var?esde su especificidad, est?lamado por el Dios de la vida a ocupar un lugar original y necesario en la construcci?e la sociedad, en la generaci?e la cultura y en la realizaci?e la historia.” (Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, Documento Conclusivo de Aparecida, Cap. 9, 2007)

7. S?esis conclusiva
· Lo importante para las personas es saber: ¿por qu?acemos las cosas, qu?entido tiene hacerlas y c?podemos realizarlas en la vida cotidiana, fundamentalmente en el seno familiar?
· Tenemos una gran arma: la familia. La familia forma los valores humanos y cristianos de cada uno de sus integrantes. La familia es el lugar en donde ni? j?es y adultos aprenden a amar. Cuando hemos aprendido a amar, lo hemos aprendido todo.

8. Compromiso
Hacer nuestra la frase que dice: “La palabra mueve, pero el ejemplo arrastra”

9. Oraci?inal
Dios Padre, s?? que gu?nuestros pasos, el que forme a nuestros hijos, el que modele nuestro comportamiento. Queremos dejarnos hacer por ti, como el barro en manos del alfarero, para que podamos ser lo que T?s planeado para cada uno de nosotros. Perm?nos corresponder al amor que T?s das.

10. Glosario
· Ego?o: inmoderado amor de s?ismo que antepone a todos la conveniencia y el inter?propio, incluso en perjuicio de los dem?
· Familia: conjunto compuesto de un matrimonio y sus hijos, y en un sentido amplio, todas las personas unidas por un parentesco, ya vivan bajo el mismo techo, ya en lugares diferentes.
· Fidelidad: Exactitud en cumplir con sus compromisos. Constancia en el afecto. Obligaci?ec?oca de los c?ges, de no cometer adulterio. Exactitud, veracidad.
· Light: persona o cosa ligera.

11. Bibliograf?/b>
· Juan Pablo II, Enc?ica Familiaris Consortio. La Familia en los Tiempos Modernos, 1981.
· Benedicto XVI, Exhortaci?post?a Dios es Amor, 2005.
· Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, Documento Conclusivo de Aparecida, Cap. 9, 2007.
· Catecismo de la Iglesia Cat?a. Colecci?agisterio Pontificio. Editorial Lumen S.R.L. 1992.

P?na oficial del VI Encuentro mundial de las familias M?co

Compartir en Google+

Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Consultorios
Salvador Casadevall
Espiritualidad conyugal, etapas del matrimonio, perdón, solidaridad y educación de los hijos
Ma. Luisa Gabriela Deras Malacara
Consultoría y ayuda personal y familiar
Francisco Mario Morales
Problemas con hijos incrédulos. Educación sexual en familia.
Maria Isabel Álvarez Gaitán
Asesorías familiares, cursos prematrimoniales
Javier Mandingorra Gimenez
Orientador Familiar
Estanislao Martín Rincón
Educadores católicos – Orientación Familiar – Apologética
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
Francisco Mario Morales
Problemas con hijos incrédulos. Educación sexual en familia.
Marta Grego
Consultora Familiar. Aborto, post aborto, adicciones
Rosa María Villegas-Smith
Acompañamiento a mujeres con embarazos no deseados
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |