Menu

El tiempo es oro
Cuántas veces al día nos escuchamos a nosotros mismos acuñando frases del tipo: tengo mucha prisa, no me da tiempo, a ver cuándo saco un rato, hoy imposible…


Por: María Campo | Fuente: http://www.sontushijos.org



Original para sontushijos

Cuántas veces al día nos escuchamos a nosotros mismos acuñando frases del tipo: tengo mucha prisa, no me da tiempo, a ver cuándo saco un rato, hoy imposible… Vivimos en la sociedad del desenfreno, del estrés, de todo es para antes de ayer y nada puede esperar a mañana porque ya es demasiado tarde. En muchos casos, el ritmo de vida al que estamos sometidos nos pasa factura. A nosotros, los padres, nos pasa bastante factura pero a nuestros hijos, mucho más.

Todos nos quejamos de falta de tiempo, no llegamos a todo lo que nos gustaría y el estrés que nos supone tratar de hacer todo nos agota de tal manera que nos resulta complicado responder ante nuestros hijos. El tiempo es para todos el mismo, 24 horas que tiene cada día. Lo que tenemos que plantearnos es en qué lo empleamos, qué prioridades tenemos para ello y si nuestros hijos están dentro de esas prioridades. Seguro que todos pensaréis que, por supuesto que sí, pero, ¿realmente es así? ¿Qué porcentaje de nuestro tiempo les dedicamos?
Estamos acostumbrados a ocupar el día con un montón de actividades, hacemos deporte, dedicamos un tiempo a la lectura, al ocio, al trabajo, al desarrollo profesional. Queremos llegar lejos en el ámbito laboral y tener todo a nivel personal… Llevamos una vida intensa que en un momento ha tenido un punto de inflexión, en el momento en que hemos sido padres. Es entonces cuando queremos seguir haciendo lo mismo que antes y nos resulta imposible, no nos da tiempo. Entonces nos tenemos que replantear si lo importante es andar en bici, leer, tener un trabajo, ir al cine y ser padre o ser padre y, además, ando en bici, leo, voy al cine y trabajo.

Esto no significa que los padres no tengamos un tiempo para nosotros. Puede pasar, a muchos, tener la sensación de no tener tiempo para muchas cosas, para llegar a nada y, ni siquiera para nosotros mismos (el que mucho abarca poco aprieta). Hay que aprender a priorizar, a sacrificar algunas cosas y a jerarquizar. Una vez que hemos decidido en qué vamos a emplear nuestro tiempo, hay que tener en cuenta que ser padres necesita mucha implicación y energía. Los niños no nos dan ni un segundo de tregua. Son pequeños y no tienen seguridad, por eso, nos necesitan y están constantemente llamando nuestra atención, de manera positiva o negativa. Entonces, tenemos que ser fuertes, tratar de no estar cansados y tener paciencia y un objetivo claro para educarles, con tiempo, de la mejor manera posible.

La vida ha ido evolucionando con el cambio generacional. En la época de nuestros padres siempre que los necesitábamos estaban ahí. Educaban por intuición y funcionaba. Hoy en día esto no es suficiente. La sociedad ha progresado de tal manera que, ante la falta de tiempo, los padres tenemos la necesidad de formarnos en educación para el buen desarrollo cognitivo y emocional de nuestros hijos.



Tener tiempo para ellos no consiste en obsesionarnos con estar todo el día pendientes, haciendo tareas, jugando con ellos… Lo principal es estar juntos cuando nos necesiten para hablar,  jugar o, simplemente, “estar ahí”. No esperar a que nos venga bien a nosotros sino adelantarnos a sus necesidades porque igual cuando nosotros queremos hablar con ellos a ellos no les apetece o cuando pensamos que no nos necesitan están esperando un abrazo o apoyo por nuestra parte.

Los niños crecen muy deprisa, al mismo ritmo que, como podemos comprobar, va nuestra vida. Nuestros hijos sí que necesitan que nos paremos, que saquemos tiempo para ellos y que con ellos se pare nuestro tiempo. No basta que pensemos que lo importante es que el tiempo que compartimos sea de calidad.

No nos tenemos que engañar con esto, ni nos tiene que servir para quedarnos tranquilos porque no estamos con ellos o no les dedicamos tiempo, ni nos tiene que valer de justificación para que los momentos que estamos con ellos sean pocos o reducidos. Lo que necesitan es que estemos con ellos y si todo ese tiempo lo aprovechamos al máximo, mejor que mejor ya que será la mejor muestra de cariño hacia ellos.

 

 

María Campo    

Licenciada en Pedagogía, diplomada en Magisterio de Educación Infantil, especialista en dificultades de aprendizaje (DDAA Suiza) y máster en orientación familiar.
Colaboradora en distintos proyectos de investigación en diferentes universidades.
Directora Centros Educativos Kimba, directora de Escuela de Padres, orientadora y coordinadora familiar y profesora de distintos programas de formación de profesorado de educación infantil.




Compartir en Google+
También te puede interesar





Consultorios
Maria Isabel Álvarez Gaitán
Asesorías familiares, cursos prematrimoniales
Ma. Luisa Gabriela Deras Malacara
Consultoría y ayuda personal y familiar
Francisco Mario Morales
Problemas con hijos incrédulos. Educación sexual en familia.
Salvador Casadevall
Espiritualidad conyugal, etapas del matrimonio, perdón, solidaridad y educación de los hijos
Javier Mandingorra Gimenez
Orientador Familiar
Estanislao Martín Rincón
Educadores católicos – Orientación Familiar – Apologética
Enrique Santiago Ellena
Especialidad en temas de familia, especialmente en la relación de las personas
Francisco Mario Morales
Problemas con hijos incrédulos. Educación sexual en familia.
Marta Grego
Consultora Familiar. Aborto, post aborto, adicciones
Rosa María Villegas-Smith
Acompañamiento a mujeres con embarazos no deseados
[+] Ver más consultores
Reportar anuncio inapropiado |