Menu



Familiaris Consortio, para entender y reflexionar sobre la encíclica
Esta exhortación se publicó después del Sínodo de los obispos sobre el papel de la familia, celebrado en Roma desde el 26 de Septiembre al 25 de Octubre de 1980. Este Sínodo vino después de los dedicados a la evangelización y la catequesis...


Por: Sumo Pontífice Juan Pablo II | Fuente: Vatican.va



FAMILIARIS CONSORTIO

(Exhortación apostólica de Juan Pablo II sobre el papel de la familia cristiana en el mundo moderno)



Esta exhortación se publicó después del Sínodo de los obispos sobre el papel de la familia, celebrado en Roma desde el 26 de Septiembre al 25 de Octubre de 1980. Este Sínodo vino después de los dedicados a la evangelización y la catequesis, en cuyos documentos hay referencias a la comunicación social. Este documento habla de los receptores y agentes de las comunicaciones sociales en relación con la familia (n.76).

El texto se refiere a los medios de comunicación y, en particular, a los programas dirigidos a la familia. Familiaris consortio cita ampliamente los mensajes pontificios para las Jornadas mundiales de la comunicación social de 1969,1980 y 1981.

El párrafo sobre al comunicación social está en la sección dirigida a los "agentes de la pastoral familiar", obispos, religiosos y laicos. La obra de las comunicaciones sociales debe asumir un papel fundamental. La sección siguiente habla de la pastoral familiar en los casos difíciles.

76. Una palabra aparte se reserva a esta categoría tan importante en la vida moderna. Es sabido que los medios de comunicación social "inciden tanto en el aspecto afectivo e intelectual como en el religioso y moral en el ámbito de cuantos los usan", especialmente los jóvenes.

Pueden ejercer un influjo beneficioso en la vida y en las costumbres de la familia y en la educación de los hijos, pero al mismo tiempo esconden también " insidias y peligros", y podrían convertirse en vehículo de ideologías disgregadoras y de visiones deformadas de la vida, de la familia, de la religión y de la moralidad, y no respetuosas con la dignidad y destino del hombre.

Peligro real en el modo de vivir de hoy, especialmente en las naciones industrializadas. Peligro que puede llevar a la familia a escaquearse de su responsabilidad educativa, encontrando en la fácil evasión ( representada en casa por la TV y otras publicaciones) la forma de tener ocupados el tiempo y la actividad de los niños. De aquí el "deber...de proteger a los niños y chicos de las "agresiones" que sufren por los medios, procurando que su uso está cuidadosamente regulado.

Igualmente , la familia debería buscar, para sus propios hijos, otras diversiones más sanas, útiles y formativas física. moral y espiritualmente, "para potenciar y valorar el tiempo libre de los chicos y encauzar sus energías".

Puesto que los medios, con igualdad de la escuela y del ambiente, inciden a menudo en la formación de los hijos, los padres- en cuanto receptores -, deben tener parte activa en el uso moderado, crítico y prudente de los mismos, individuando qué influjo ejercer en sus hijos y en la mediación orientativa que permita educar la conciencia de los hijos y manifestar juicios serenos y objetivos que les lleven a una elección y a un rechazo de los programas propuestos.

Con igual empeño los padres buscarán la forma de influir en la elección y preparación de programas que no vayan contra los valores humanos y de la familia. Pablo VI escribía:" Los productores deben conocer y respetar las exigencias de la familia , y esto supone coraje y un alto sentido de la responsabilidad. Deben evitar todo lo que puede dañar a la familia - erotismo, violencia, apología del divorcio y posturas antisociales de los jóvenes. Es una ofensa al verdadero bien del hombre".

Juan Pablo II afirma que las familias deberían contar con la buena voluntad de los profesiones de los medios.

Si deseas leer la Encíclica Familiaris Consortio completa da un click aquí

Reportar anuncio inapropiado |


Compartir en Google+
Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Reportar anuncio inapropiado |