Menu



1. Manual del Coordinador. Guía Rápida.
Explicación de Proyecto Familia.


Por: . | Fuente: Proyecto Familia



Contenido
1. Qué es Proyecto Familia
2. Cómo se forma la Escuela de Padres
3. Cómo funciona una Escuela de Padres
A. Párroco o director
B. Coordinador de Escuela de Padres
C. Monitores
D. Otras funciones
4. Sesión tipo
A. Puntos de reflexión
B. Reflexión en grupo
C. Convivio
5. Anexos
A. Perfil del monitor
B. Temario
C. Glosario
D. Formato de inscripción
E. Registro de incorporación a Proyecto Familia, A.C.


1. Qué es Proyecto Familia

Proyecto Familia, “Un nuevo concepto en Escuela de Padres”, es un apostolado que agrupa monitores, colaboradores y participantes que buscan “Formar, comprometer y proyectar a la familia para que viva los valores humanos y cristianos, logrando así la transformación de la sociedad a la luz del Evangelio”, trabajando en unidades denominadas Escuela de Padres.
Se les llama Escuela de Padres:

• “Escuela”, porque los conocimientos se presentan de una manera ordenada y sistemática, bajo un programa de estudios que dura un año, y porque requiere de la participación activa de los matrimonios inscritos;

• “de Padres”, porque está dirigida a matrimonios que son (o quieren ser) padres de familia, para apoyarlos en su importante labor, pero también porque está impartida por padres de familia.

El temario y la metodología de Proyecto Familia se basan en la convicción de que para ser buenos padres, los matrimonios deben ser primero buenos esposos, todo dentro de un contexto Católico. (Ver «Valores» en anexo.)

El temario (anexo) intenta ligar la experiencia matrimonial y familiar con los conceptos estudiados. Termina con la elaboración de un Plan de Vida, donde la familia plantea su Misión, Visión y Valores, y plantea una serie de actividades para alcanzarlos.

La principal herramienta didáctica de Proyecto Familia es la reflexión de los temas estudiados en pequeños grupos de participantes, coordinada por los monitores y basada en una breve exposición antes de dicha discusión.

Proyecto Familia fomenta la convivencia entre todos los monitores y participantes de una Escuela de Padres.


2. Cómo se forma la Escuela de Padres

Para organizar una Escuela de Padres, bajo el concepto de Proyecto Familia, el párroco o director invita a trabajar a un grupo de 5 a 10 matrimonios con cierta formación, llamados monitores, de entre los cuales un matrimonio fungirá como coordinador. Cada pareja de monitores va a guiar un grupo de 5 a 8 matrimonios participantes, lo que hace que una Escuela de Padres tenga de 25 a 80 matrimonios participantes.

Una Escuela de Padres requiere de un salón grande o auditorio, donde se presenta la exposición de los «Puntos de reflexión» en forma plenaria a todos los participantes y monitores, salones normales para la «Reflexión en grupo» y un área para un «Convivio». (Ver «Guía de planeación» del Manual del Director.)

El temario y material escrito que contienen los «Puntos de reflexión» y las «Guías para la reflexión en grupo» (Manual del participante) para los diferentes temas que se estudian en la Escuela de Padres, es proporcionado por el Consejo Directivo de Proyecto Familia. Las sesiones de una Escuela de Padres deben llevarse conforme a la metodología de Proyecto Familia (descrita más adelante) y siguiendo en todo momento la temática y material proporcionado por su Consejo Directivo, con objeto de respetar los conceptos y fundamentos del Magisterio de la Iglesia Católica.

Cada año, el equipo de monitores convoca a los padres de familia de la comunidad, colegio o institución a la que éste pertenece, a participar en Escuela de Padres, realizando una inscripción formal (forma anexa). El curso anual tiene un costo de recuperación, que debe determinarse con la asesoría del Consejo Directivo, y de acuerdo a las características de cada colegio o comunidad, pudiendo en su caso proporcionar becas a quienes por su situación económica no puedan sufragar los gastos.

Los participantes deberán ser siempre matrimonios, ya que la temática está hecha pensando en la pareja como padres y esposos. Se puede recibir en algunos casos a madres viudas aunque, llegado el momento, ellas mismas se retiran de las sesiones.

3. Cómo funciona una Escuela de Padres

Los matrimonios monitores son las personas fundamentales del apostolado Proyecto Familia. Su función, la de guiar a un grupo específico de matrimonios participantes, es la más importante de Proyecto Familia. Una importante característica de los monitores es que dentro de Proyecto Familia actúan responsablemente, con disciplina y solidaridad, prestos a realizar (además de su función básica de guías de grupo), las tareas de apoyo que les son asignadas. Excepcionalmente, algunos matrimonios se desempeñan como colaboradores de Proyecto Familia, sin fungir como monitores, para dar apoyo y realizar algunas funciones asociadas a una Escuela de Padres o a la organización del Proyecto.

La Escuela de Padres se mantiene bajo la supervisión y en permanente coordinación con el párroco o director donde funciona. A su vez, el párroco o director, y algunos miembros de su equipo (sacerdotes y laicos consagrados), desempeñan la función de Asesores Doctrinales.

El total de participantes de Escuela de Padres se divide en grupos, que son las unidades básicas de participación. Un grupo permanece fijo durante el transcurso del curso y está asignado a un matrimonio monitor. Esto le da una identidad y permite a los participantes un sentido de pertenencia.

Es conveniente formar los grupos con participantes de intereses más o menos comunes (por ejemplo, hijos de una cierta edad o grado escolar). Esto permite que durante la «Reflexión en grupo» se puedan compartir experiencias que resulten de interés a todos los miembros del grupo.

El curso de Escuela de Padres comprende poco más de 20 temas, presentados en sesiones semanales a lo largo de un año escolar (normalmente entre octubre y mayo).

A continuación se describen las principales funciones de una Escuela de Padres.

A. Párroco o director
Promueve y participa en el desarrollo de la Escuela de Padres. Participa en la planeación, organización y seguimiento de la Escuela de Padres. Colabora en el equipo directivo de la misma. Designa al matrimonio coordinador de Escuela de Padres y a los monitores. Incluye las actividades de la Escuela de Padres dentro del programa de actividades de la parroquia, colegio o institución. Promueve la Escuela de Padres entre los miembros de su comunidad. Facilita a los responsables de la Escuela de Padres los recursos con que cuenta la parroquia, colegio o institución (salones, mobiliario, equipo audiovisual, etc.).

El párroco, sacerdotes y laicos consagrados de la parroquia, colegio o institución actúan como Asesores Doctrinales para asegurar que las discusiones de la «Reflexión en grupo», así como la exposición de los «Puntos de reflexión», se mantengan y concluyan dentro de la Doctrina de la Iglesia Católica.

B. Coordinadores de Escuela de Padres
Matrimonio designado por el párroco o director para dirigir el grupo de monitores de la Escuela de Padres. Asegura el funcionamiento óptimo de Escuela de Padres. Elabora el calendario de trabajo y el plan de actividades de promoción de la Escuela de Padres en coordinación con el párroco o director y el equipo de monitores. Supervisa y apoya a los monitores para la exposición de los «Puntos de reflexión» del tema. Crea una base de datos de los participantes. Lleva seguimiento de la asistencia del grupo, procura conocer las causas de las inasistencias, poniendo especial atención a los matrimonios participantes que se han retirado por más de tres sesiones. Evalúa el desempeño de la Escuela de Padres. Organiza reuniones de integración entre el equipo de monitores.

C. Monitores
Matrimonio que guía y coordina a un grupo de matrimonios participantes. Dirige la «Reflexión en grupo», además participa activamente como un miembro más del grupo, y asegura que se cumpla el objetivo fijado por la guía de cada tema. Da seguimiento personal a los participantes que se ausentan (ver por qué faltaron, animarlos a asistir, etc.). Organiza actividades de integración con su grupo fuera del programa de Escuela de Padres. Expone los «Puntos de reflexión» de alguno de los temas (estudia el material que proporciona Proyecto Familia y se prepara en el tema, desarrolla material didáctico para hacer más amena su exposición).

Los monitores son la clave para el éxito y el buen funcionamiento de la Escuela de Padres, son el alma de Proyecto Familia, por lo que la selección debe ser cuidadosa. (Ver «Guía 2».)

D. Otras funciones
Es recomendable que el matrimonio coordinador nombre entre su equipo algunas comisiones para apoyar el funcionamiento de la Escuela de Padres.

• Comisión de promoción
Responsable de promover y asegurar la inscripción a Escuela de Padres (antes de iniciar el curso).
• Comisión de bienvenida
Responsable de la recepción de los participantes, entrega de gafetes y preguntas iniciales.
• Comisión de reproducción de material
Responsable de reproducir, organizar y distribuir el material escrito de las sesiones. El material debe reproducirse sin ser alterado y en hojas con membrete de Proyecto Familia.
• Comisión de asistencias y evaluación de sesiones
Responsable de medir la asistencia y el desempeño de la Escuela de Padres.
• Comisión de instalaciones
Responsable de acondicionar los salones y espacios de trabajo.
• Comisión de convivios
Responsable de calendarizar los convivios por equipo, entregarles una copia del calendario al iniciar el curso y recordarle una semana antes al equipo que le corresponde.
• Comisión de venta de libros
Responsable de tener durante todas las sesiones una mesa con libros de la bibliografía recomendada, para su venta.
• Comisión de eventos
Responsables de la organización de la renovación matrimonial y clausura de Escuela de Padres.
• Tesorería
Responsable de administrar los fondos de la Escuela de Padres, considerando que el curso tiene un costo para cada participante, y la Escuela debe ser autofinanciable.


4. Sesión tipo

La Escuela de Padres sesiona 1:30 hrs. una vez por semana, siempre el mismo día, por la noche. Se sugiere un horario de 8:30 a 10:00 p.m., pudiendo adaptarse de acuerdo a las características de la localidad.

Una “Sesión tipo” semanal se divide en tres partes con la siguiente duración:
(poner segundas palabras en minúsculas en la imagen.)

De las tres, la más importante es la «Reflexión en grupo».
A. Puntos de reflexión
En esta parte los expositores presentan líneas de resumen del tema, ante el pleno de la Escuela de Padres (participantes y monitores).

Esta exposición de los «Puntos de reflexión» no pretende ser una conferencia magistral, ni profundizar en el tema presentado, sino más bien presentar una idea general del tema, haciendo énfasis en los puntos o elementos fundamentales del mismo, con una duración inferior a 30 minutos (con objeto de dedicar la mayor parte de la sesión a la «Reflexión en grupo»).

Los expositores son libres de usar cualquier medio didáctico y audiovisual que consideren adecuado para apoyar su presentación. Proyecto Familia propone algunos patrones para presentaciones en Power Point (Manual del coordinador). Los participantes reciben un escrito preparado por Proyecto Familia, que contiene los «Puntos de reflexión» del tema.

Al inicio, se entrega a los participantes una serie de «Preguntas iniciales» con objeto de hacerlos reflexionar sobre el tema que les será presentado. Este cuestionario no se recoge, ni se corrige.

Al terminar, los expositores o los coordinadores de Escuela de Padres presentan:
• Las «Lecturas recomendadas» (como el tema es más amplio y profundo de lo expuesto, se proporcionan referencias para que los participantes puedan profundizar y tener mayor información).
• Las «Tareas para la semana» (aplicaciones sugeridas para la vida diaria en pareja o en familia, a ser desarrolladas antes de la siguiente sesión).
• Las instrucciones para la «Reflexión en grupo» (en caso de tener que dar alguna explicación especial, además de lo señalado en la guía que se entrega por escrito).
• Avisos generales (invitaciones a otros eventos, confirmación de fechas, cambios de grupo, etc.).

B. Reflexión en grupo
Parte más importante de la sesión, considerando que es en el trabajo de grupo donde se puede encontrar el mayor enriquecimiento. Es en esta parte donde los participantes opinan, expresan dudas y comparten experiencias.

Busca que los participantes hagan un enlace del tema con su vida diaria. En este momento de entrega el material impreso de los «Puntos de reflexión» (uno por matrimonio), que contiene la «Guía para la reflexión en grupo» y una «Evaluación de la sesión».

Se debe contar con la presencia de un (o varios) sacerdote(s) o persona(s) consagrada(s), durante el desarrollo de la «Reflexión en grupo», para proporcionar Asesoría Doctrinal.

Los monitores deben tener la «Guía para la reflexión en grupo» con una semana de anticipación, para estudiarla y aclarar dudas. Los monitores no son expertos ni especialistas en los temas, pero se preparan y se presentan más preparados que los demás.

La «Reflexión en grupo» inicia comentando experiencias con las «Tareas para la semana» de la sesión anterior.

El monitor debe:
• Estudiar anticipadamente el tema.
• Dirigir la «Reflexión en grupo» hacia el objetivo propuesto en la guía.
• Registrar las conclusiones en la «Bitácora de reflexión en grupo».
• Evitar desviaciones al tema que se está tratando.
• Participar activamente como un miembro más del grupo.
• No monopolizar la discusión.
• No presentarse o actuar como maestro.
• Llevar control de asistencia, y reportarlo a sus coordinadores al final de la sesión.
• Llevar seguimiento personal de los ausentes (ver por qué faltaron, animarlos a asistir).
• Hacer una recapitulación de la sesión, leyendo las conclusiones registradas en la bitácora.
• Vigilar que la sesión se termine a tiempo.
• Recoger las evaluaciones y entregarlas a sus coordinadores al final de la sesión.
• Dirigir la acción de gracias.
• En caso de necesitar aclarar un concepto o duda, puede solicitarse la presencia del responsable de Asesoría Doctrinal.
• Las sillas deben dejarse acomodadas.

C. Convivio
Al término de la sesión todos los asistentes se reúnen para convivir y compartir los bocadillos que ofrece alguno de los grupos. El Comité de convivios elabora un rol para que todos los grupos participen en proporcionar los alimentos del convivio.


DESCARGAR DOCUMENTO ENTERO
 

Reportar anuncio inapropiado |



Publicar un comentario sobre este artículo

 Nombre
 Email (no será publicado)

 País


Comentario



* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Reportar anuncio inapropiado |