Menu

Los emigrantes son un "recurso" que hay que valorar
El Papa recibió a los participantes en el Congreso mundial de la pastoral para los emigrantes y refugiados, sobre el tema:


Por: Benedicto XVI | Fuente: Vatican Information Service



El Papa recibió este mediodía a los participantes en el Congreso mundial de la pastoral para los emigrantes y refugiados, sobre el tema: "Una respuesta pastoral al fenómeno migratorio en la era de la globalización", que se celebra en el Vaticano del 9 al 12 de noviembre.

Tras poner de relieve que el fenómeno migratorio ha "asumido una importancia muy grande" en nuestros días, el Santo Padre afirmó que "cada vez es mayor la diferencia económica entre países pobres e industrializados".

Muchas personas, continuó, "se ven obligadas a abandonar sus propias tierras y sus comunidades de origen; están dispuestos a aceptar trabajos en condiciones no acordes con la dignidad humana".

Benedicto XVI subrayó que "tantos emigrantes abandonan sus países para huir de condiciones de vida humanamente inaceptables y sin embargo, no encuentran la acogida que esperaban allí donde se dirigen. Frente a situaciones tan complejas, ¿cómo no reflexionar sobre las consecuencias de una sociedad basada fundamentalmente en el mero desarrollo material?".

"El desarrollo auténtico -dijo- tiene siempre un carácter solidario. (...) Es necesario dar respuestas adecuadas a los grandes cambios sociales en curso, teniendo claro que no puede existir un desarrollo efectivo si no se favorece el encuentro entre los pueblos, el diálogo entre las culturas y el respeto de las legítimas diferencias".

El Papa se preguntó porqué "no considerar en esta óptica el actual fenómeno mundial migratorio como condición favorable para la comprensión entre los pueblos y para la construcción de la paz y de un desarrollo que interese a cada nación".

"Las migraciones invitan a hacer hincapié en la unidad de la familia humana, en el valor de la acogida, de la hospitalidad y del amor por el prójimo. (...) Por este motivo -terminó- la Iglesia invita a los fieles a abrir el corazón a los emigrantes y a sus familias, sabiendo que no solo no son un "problema", sino un "recurso" que hay que saber valorar oportunamente para el camino de la humanidad y para su auténtico desarrollo".
 




Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |