Menu



Estructuración de las funciones y actividades de los coordinadores en la pastoral de los adultos may
El elemento humano base en la Pastoral de los Adultos Mayores es el coordinador


Por: Elizabeth G. Zúñiga de Hernández/ José Antonio Hernández Ugalde | Fuente: Catholic.net



Consideramos que el elemento humano base en la Pastoral de los Adultos Mayores es el coordinador a cualquier nivel. Éste debe tener presente y permanentemente actualizada la problemática que vive el adulto mayor y no perder de vista las áreas de su responsabilidad, en donde va a ejercer sus funciones y las actividades que, estratégicamente darán respuesta a las necesidades del adulto mayor y cuales serán sus responsabilidades específicas para que esté consciente del nivel de compromiso que implica su actividad.

A manera de ejemplo sometemos a la consideración de nuestros lectores las funciones, actividades y responsabilidades que son propias de un coordinador.

FUNCIONES

· Coordinar, organizar y propiciar la interacción de los miembros de los grupos. Ver que se lleven a cabo las actividades programadas. Vigilar que se cumplan los objetivos de la Pastoral de Adultos Mayores.
· Contribuir para tener la cohesión y vigor interno del grupo y garantizar una comunicación efectiva, se realicen las actividades programadas y se tenga un clima de amistad y optimismo.
· Conocer y ver que se cumplan los intereses y necesidades de cada miembro del grupo, lo que cada cual espera del grupo y dar respuesta como grupo a las expectativas de cada cual, utilizando estrategias atractivas para todos y facilitarle su realización.
· Vigilar que los miembros del grupo tengan una conducta de corresponsabilidad, dentro de un sistema organizado.
· Reforzar los resultados en el logro de los objetivos y orientar en tareas especificas para superar obstáculos.
· Fomentar la armonía interpersonal del grupo.
· Difundir, ilustrar y convencer de los lineamientos de la Pastoral de Adultos Mayores para evitar que, quienes, siendo miembros pretendan crear sus propios códigos de conducta y de pensamiento diferentes.
· Conocer sus carismas, para que motivados los pongan al servicio de los demás.
· No esperar que se asignen los miembros del grupo, sino que cada miembro comparta sus bondades invitando a más personas mayores.
· Centrar la motivación en el grupo, no en el coordinador, procurando buscar el bien común, de acuerdo a intereses en aquello que los identifica en una interacción cordial y entusiasta.
· Promover intereses, valores y actitudes propios de las personas maduras en su fe, que los definan y hagan atractivo pertenecer al grupo, por su sentido del humor, optimismo, esperanza, espiritualidad y gran capacidad de amar.
· Vivir plenamente en el grupo como una nueva familia ante el nido vacío.
· Llevar a los miembros del grupo al mas alto nivel de realización posible.
· Ser un servidor que cumpla con su misión de bautizado, pues como dice el Papa Juan Pablo II, el adulto mayor tiene una “vida en crecimiento, desde la primera chispa de la existencia hasta el último suspiro” (Italia 23-03-84).

ACTIVIDADES

· El coordinador en cada reunión de grupo animará a participar a los miembros, en la realización de actividades.
· Guiar la opinión de todos y obtener la mayor aportación.
· Propiciar que expongan todas sus opiniones, intereses y necesidades de acuerdo al tema.
· Evitar protagonismos y acaparamiento del tiempo de reflexión, propiciar aportaciones concretas.
· En cuanto sea propicio, hablar de objetivos y sus logros.
· Durante el desarrollo de un tema procurar definirlo, reflexionar al respecto y obtener un criterio de conjunto.
· Estar alerta para evitar cualquier situación que rompa la armonía del grupo.
· Conocer antecedentes de cada cual para estimular carismas y orientar la actividad a realizar.
· Insistir en lineamientos de la Pastoral de los Mayores estudiarlos permanentemente.
· Idear todas las actividades posibles para hacer su propio equipo y desechar la tendencia a formar grupos en forma aleatoria.
· Cada cual instrumentar sus propias estrategias para que en las reuniones se manifiesten valores, intereses y actitudes propios de esta Pastoral.
· Con todo lo anterior el coordinador (a) diocesano y su grupo valore logros, seguimiento, dificultades, corrija desviaciones, evalúe resultados. Vigile el cumplimiento del programa, haga los ajustes necesarios, considere nuevas propuestas y se haga una minuta de cada reunión para su comentario con el equipo diocesano.
· Ver que se cumplan todos los puntos referidos y en caso dado defina actividades específicas complementarias y sus fechas. Por ejemplo: capacitación en manejo de grupos, desarrollo de logística, mística, documentos de la pastoral, documentos del Magisterio de la Iglesia, etc.
· Propiciar en cada sesión una reflexión para profundizar el significado de la Palabra, ejemplo: la lectura de la misa dominical, que es la base de nuestra religión y nuestro sustento como seres humanos.

Utiliza el siguiente enlace para descargar el documento completo La Pastoral del Adulto Mayor

Comentarios al autor: joseah5@hotmail.com
 

Compartir en Google+
Reportar anuncio inapropiado |

Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Reportar anuncio inapropiado |