Menu


5. Voluntariado y agentes de pastoral de la salud
Afinidades y diferencias en el servicio


Por: Basilio Pérez de Mendiguren | Fuente: mercaba.org



Se trata de ver cuáles son las diferencias y afinidades entre el voluntario (incluido el no creyente) y el agente de Pastoral de la Salud. Ya hemos expuesto qué es un voluntario y cuáles deben ser sus aptitudes, actitudes, habilidades, etc. Igualmente hemos indicado los objetivos de la acción voluntaria, las tareas prioritarias, las funciones del voluntariado, etc.

Ahora, antes de señalar diferencias y afinidades entre el voluntariado y el agente de pastoral de la salud, vamos a desarrollar con brevedad, qué es un agente de pastoral y en concreto, qué es un
agente de pastoral de la salud.

La misión de la Iglesia es evangelizar, anunciar la Buena Noticia a todas las gentes. La evangelización se desarrolla en tres dimensiones.

- A través de la catequesis o conocimiento, profundización y difusión del mensaje de Jesús.

- A través de la liturgia o celebración de nuestra fe en los sacramentos.

- A través de la caridad o testimonio de amor de la acción caritativo-social, preferentemente con los más pobres.

Estas tres dimensiones son imprescindibles, necesarias y complementarias. Cada una exige a las otras. No se da auténtica evangelización si no se difunde el mensaje de Jesús, si no se celebra, si no se vive. Por ejemplo: No tendría sentido y credibilidad plena anunciar y celebrar que Jesús ama a los enfermos, y que quienes lo anuncian y celebran no amaran a los enfermos al estilo de Jesús.

La Pastoral es un servicio evangelizador de la Iglesia a un grupo de personas determinado, a un ambiente concreto, etc. Trata de que las personas a quienes se dirige acepten y vivan el Evangelio y los valores del Reino, celebren esa fe en los sacramentos y se conviertan en evangelizadores mediante el anuncio y el testimonio de la propia vida.

La Pastoral de la Salud es el conjunto de ministerios encaminados a la evangelización del mundo de la salud y de la sanidad, del sufrimiento y de la enfermedad, de la vida y de la muerte. Sus destinatarios son los enfermos, sus familiares, las instituciones sanitarias, los sanitarios y cuantos trabajan en este ambiente o actividad humana, los movimientos y asociaciones y, en general, toda la comunidad, pues también se dirige a los sanos, para que todos vivan las realidades que hemos indicado según el espíritu del Evangelio y los valores del Reino de Dios.

La misión de la Iglesia, ya hemos dicho, es evangelizar. Esto quiere decir que la misión de todo cristiano es evangelizar.

Los agentes de pastoral de la salud son los llamados por el Señor y enviados por la Iglesia a evangelizar este mundo complejo de la salud, de la enfermedad, de la vida, de la muerte, de la sanidad, etc. Los caminos por los que el Señor nos puede llamar son muy variados.

El agente de pastoral de la salud debe ser fiel a Jesucristo, a la Iglesia y al enfermo. Fiel a Jesucristo evangelizando este mundo de la salud y de la enfermedad al estilo del Maestro. Fiel a la Iglesia, pues por ella es enviado. Fiel al enfermo, pues él es "el camino que ha de recorrer en el cumplimiento de su misión" (SD 3).

El agente de pastoral de la salud debe ser creyente cristiano.


AFINIDADES ENTRE EL VOLUNTARIO Y EL AGENTE DE
PASTORAL DE LA SALUD


Existen, especialmente cuando el voluntario es cristiano, unas afinidades de fondo que se centran en las motivaciones, en las actitudes e incluso aptitudes, en los objetivos que se pretenden, en la calidad de las prestaciones, en la capacidad de trabajo en equipo. Otras afinidades, en cambio, son más coyunturales. Así, la coincidencia en el campo o sector de trabajo, tareas complementarias o compartidas, habilidades y estrategias etc.


DIFERENCIAS ENTRE EL VOLUNTARIO Y EL AGENTE DE
PASTORAL DE LA SALUD


Indicamos cualidades, conocimientos, aptitudes, actitudes, tareas, etc., que se piden al agente de pastoral de la salud y no al voluntario en cuanto tal:

- Fe cristiana.

- Formación cristiana suficiente para dar razón de su fe.

- Que la motivación fundamental que le empuja a su actividad voluntaria y pastoral sea la fe cristiana.

- Dar, anunciar la Buena Noticia, evangelizar el mundo de la salud y de la enfermedad, con palabras, hechos, es decir: difundiendo el mensaje cristiano, siendo testimonio con sus obras del Amor de Dios y celebrando su fe en los sacramentos.

- Hacer una opción preferencial, como la hizo el Maestro, por los más desasistidos y marginados.

- Prestar asistencia religiosa a los creyentes cristianos enfermos, familiares, sanitarios que lo soliciten.

- Conocer bien y seguir fielmente las enseñanzas de la Iglesia y orientaciones en lo que toca a la Pastoral de la Salud, pues la Iglesia le envía y en su nombre se presenta y actúa.

- Defender la vida desde la concepción hasta la muerte.

- Iluminar desde la fe los conflictos éticos, los interrogantes que se plantean en este mundo, bien sea en los sanitarios, enfermos o familiares.

- Trabajar para que el Reino de Dios se vaya haciendo presente en este mundo de la Sanidad y de la salud y de la enfermedad.

- El punto de referencia para su acción ha de ser Jesucristo.

- Rezar por los enfermos, por sus familiares y los sanitarios.

- Alimentarse con la Palabra de Dios, la oración y los sacramentos.


Si necesitas asesoría acerca del voluntariado o quieres aclarar tus dudas, consulta a Beatriz Moreno, directora de VIA, red internacional de voluntariado
 



Artículo patrocinado.

Gracias a nuestros bienhechores y su generosa ayuda, hacemos posible la publicación de este artículo.

¡Dona Aquí!






Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |