Menu



Conclusiones desde la fe cristiana
No publicar es liga de New Age


Por: Oscar Gerometta | Fuente: _____



1.Dios no es una energía
Dios es personal.

2. El universo no ha emanado de Dios
ha sido creado por Dios a partir de la nada.

3. El universo y Dios no son lo mismo
Dios es absolutamente trascendente y
distinto del universo

4. Las cosas creadas no son objeto de adoración
sólo a Dios se ha de adorar.

5. Jesús de Nazareth no es una manifestación
de la ´conciencia crística´
es el Hijo de Dios hecho hombre.

6. El alma humana no es una chispa de Dios
ha sido creada por Dios, distinta de Él.

7. El alma humana no se reencarna luego de la
muerte
sino que aguarda la resurrección de
los muertos

8. La esperanza del hombre no es la propia
autodivinización
es la vida eterna en la presencia de Dios.

9. La espiritualidad cristiana no es dilución de la persona,
es maduración de la opción libre de fe.

10. La oración no es monólogo que busca bienestar
sino diálogo con Dios aceptando su voluntad.

6. Mirando hacia el futuro

El fenómeno del estallido religioso contemporáneo y especialmente este despertar de un nuevo misticismo neo-pagano, debiera llevarnos a reflexionar no sólo sobre las causas objetivas que se puedan detectar, sino también sobre la respuesta que daremos al desafío que esto significa. Indudablemente que intentar mirar hacia adelante sin atender plenamente los antecedentes es caminar sin rumbo; a este respecto cabe recordar la afirmación del Cardenal Danneels: "Debe reinar un gran sufrimiento, una enorme insatisfacción en el corazón de nuestros contemporáneos, para que busquen su salvación en semejante mixtura..."

En realidad, la conspiración de Acuario es un asalto silencioso al corazón desprevenido de los cristianos, que intenta reemplazar de modo subrepticio al Dios verdadero por una energía impersonal; desplazar al sacerdocio católico por una colección de maestros, canalizadores y gurúes de vidriera; pervertir la esperanza cristiana en una vida luminosa en la presencia del Padre, convirtiéndola en un ciclo tiránico e inacabable de reencarnaciones; degradar la auténtica y libre conversión cristiana a un simple cambio de ropajes dando nombre nuevo a debilidades viejas.

Nueva Era es una oferta atrayente para una demanda religiosa insatisfecha ya que, sin configurar propiamente una verdadera religión, pone al alcance del consumidor un espiritualismo sin Dios, sin Iglesia, sin compromisos personales; una "espiritualidad" configurable a la medida de la necesidad del cliente.

En este contexto, el éxito de su expansión se centra en buena medida, en que no se presenta como una propuesta excluyente sino como una espiritualidad alternativa válida incluso para los cristianos, buscando convencer al desprevenido de que no hay incompatibilidad entre las prácticas New Age y la fe católica. Esto, sabemos que es una mentira, pero la mayoría de los cristianos carecen de la formación necesaria para percibirlo con facilidad.

...este movimiento constituye la principal amenaza para el Cristianismo en las décadas por venir.
C. Vidal Manzanares
Diccionario de Sectas y Ocultismo.

7. Conclusión
La presencia y avance de sectas o movimientos como la Nueva Era que muchas veces no solo proponen doctrinas opuestas a la fe cristiana, sino que incluso llegan a agredir a la Iglesia Católica como a la autora y portadora de todos los males, provocan reacciones encontradas en el seno de todo fiel cristiano.

Por un lado la tentación de responder, de "combatir" a las sectas a través de una actitud de confrontación y enfrentamiento; por el otro, la tentación de un falso pluralismo y un mal entendido respeto de la libertad religiosa que lleva a no hablar del tema, a negarse a considerarlo como un desafío.

Entre ambos, se extiende un amplio campo signado por el amor a la Verdad, el respeto mutuo y el celo evangelizador que quiere que todos los hombres lleguen al conocimiento de la Verdad.
Atentos a esto, las vías de acción adecuadas parecen ser las siguientes:

I. La del esclarecimiento, es decir, la de aplicar esfuerzos específicamente orientados a clarificar a los fieles cristianos que a pesar de lo que los propulsores de estos movimientos declaren, estos movimientos no son cristianos. Esto debieramos hacerlo sin juzgar sobre la buena fe de los adherentes; y en un contexto de verdadero respeto de la libertad religiosa ya que nadie puede verdaderamente elegir de modo libre si es engañado en su buena fe.

II. La de la profundización en la propia opción de fe, ya que la manera adecuada de evitar que los cristianos se vean tentados de recurrir a respuestas y salidas falsas, es trabajar para que encuentren las respuestas a sus interrogantes y la solución a sus ansiedades en la vivencia profunda de la propia fe bautismal.

III. La rectificación de nuestro pensamiento mágico. Aunque vivimos en la era de la tecnolovía y la globalización, es evidente que el pensamiento mágico invade los rincones más remotos de nuestra vida: las supersticiones, el deslumbramiento por lo "maravilloso" o lo "sobrenatural", el temor a lo desconocido... son todas dimensiones habituales de la existencia humana, que en nuestro tiempo pueden recubrirse fácilmente con un barniz falsamente científico. En este sentido, recuperar algunas pautas elementales del verdadero pensamiento científico puede ser un camino útil para salvar a nuestra razón del disparate de la magia.



Compartir en Google+
Reportar anuncio inapropiado |

Publicar un comentario sobre este artículo



(no será publicado)








* Gracias por su comentario. El número de mensajes que pueden estar en línea es limitado. La longitud de los comentarios no debe exceder los 500 caracteres. Catholic.net se reserva el derecho de publicación de los mensajes según su contenido y tenor. Catholic.net no se solidariza necesariamente con los comentarios ni las opiniones expresadas por sus usuarios. Catholic.net no publicará comentarios que contengan insultos o ataques y se reserva el derecho de publicar direcciones de correo o enlaces (links) a otras páginas.


Ver Comentarios


Reportar anuncio inapropiado |