Menu


Eurosia Fabris, "Mamá Rosa"
Mamá Rosa representa un modelo de santidad posible para todos, porque como esposa y madre vivió con la sencillez evangélica de la entrega de sí una vida cotidiana de familia


Por: . | Fuente: http://www.ciofs.org/



La Iglesia beatificó a Eurosia Fabris el domingo 6 de Noviembre 2005, de quien y a través del CIOF y de la página OFS de Chile, hemos ido conociendo aspectos de su vida.

Se ofrece a continuación algunos aspectos que bien pueden servirnos para meditación personal o trabajo grupal de fraternidad.

Erosia Fabris, nacida en Italia el 27 de septiembre de 1896, desde temprana edad buscaba constantemente la voluntad de Dios, deseando siempre adaptarse a ella.

Los hermanos cultiven el trato filial con Dios y “hagan de la oración y de la contemplación el alma del propio ser y del propio obrar”. Traten de descubrir la presencia del Padre en el propio corazón, en la naturaleza, y en la historia de los hombres.

¿Cómo voy descubriendo la voluntad de Dios en mi vida?, ¿Deseo adaptarme a ella, o mas bien deseo que Dios se adapte a mis intereses, a mi voluntad?

Eurosia Fabris se casó a los veinte años con Carlos Barbán, viudo, con dos hijas y con quien tuvo otros nueve hijos, acogiendo a otros tres sobrinos huérfanos en su casa como hijos. De esta manera, ¡fue made de catorce hijos! Y por ello es conocida como la “mamá Rosa”.

Los franciscanos seglares consideren a la propia familia como el ámbito prioritario en el que viven su compromiso cristiano y la vocación franciscana. La belleza y la fuerza del amor humano de los esposos es un profundo testimonio para la propia familia, la Iglesia y el mundo.

¿Cuáles son las características de mi familia?- ¿Es para mí el ámbito prioritario donde vivo mi fe cristiana y vocación franciscana?-¿Cómo puedo demostrarlo? - ¿Cuál es mi opinión frente a la disminución de los matrimonios civiles, el aumento de vida en pareja, el bajo número de parejas que piden el sacramento del matrimonio, la alta demanda de divorcios y separaciones judiciales?

Eurosia Fabris ingresó en 1916 a la comunidad de terciarios franciscanos de Vicenza y junto con ella lo hizo su hijo Sante Luigi Barbán, que también estaba casado y era padre de once hijos. Mama Rosa siguió las huellas del hermano Francisco, centrando sus reflexiones en la vida del Salvador: la Encarnación, el Crucificado y la Eucaristía. Así, mama Rosa rezaba, ofrecía la fatiga de su jornada y sus sufrimientos por los pecadores, sentía horror por el pecado y compasión por los pecadores, velaba por el adorno y limpieza del templo - en reverencia a JESUS SACRAMENTADO - y se preocupaba que sus hijos se presentasen bien en la Iglesia. “Ante el Señor tenemos que ser bellos en el alma y también lindos en el vestido”. Se narra que “en la iglesia, se mostraba con recogimiento, con las manos juntas o con el rostro entre las manos, rezando fervorosamente. Era diferente a las otras personas por su recogimiento y aprovechaba cualquier momento de silencio para orar”.

Los franciscanos seglares concédanle tiempo a la oración, a la Palabra de Dios, participen en la Eucaristía con la mayor frecuencia posible, a imitación del respeto y amor de San Francisco, que en la Eucaristía vivió todos los misterios de la vida de Cristo.


En fraternidad, sea tema de diálogo la espiritualidad familiar y conyugal y el planteamiento cristiano de los problemas familiares; compártanse los momentos importantes de la vida familiar de los hermanos y téngase una atención fraterna para los que viven en soledad o en cualquier otra condición de sufrimiento.


Mama Rosa también hoy nos repite “Ante el Señor tenemos que ser bellos en el alma y también lindos en el vestido”.- ¿Qué desafíos encierra esta aseveración para mí? ¿Cómo puede mi fraternidad hacer realidad esta enseñanza?

Eurosia Fabris amó a la Iglesia. Estaba convencida que el Papa “es el Vicario de Cristo, Nuestro Señor en la tierra, es el padre de nuestras almas. Quien ama al Papa, ama a Dios; por lo tanto hay que amarlo, respetarlo, obedecerle y rezar por él”.

También amó a su “iglesia doméstica”: un marido huraño y duro, un suegro sordo y enfermo difícil de contentar, un cuñado que fumaba cigarros, aficionado al juego y a las malas compañías, más el cuidado de sus hijastras, sus nueves hijos propios, tres sobrinos a su cargo y otras personas de las cuales velaba.

Rosa supo favorecerlos en sus peticiones justas y conducirlos poco a poco, con las palabras y el ejemplo. Rosa se santificó aceptando como una misión dictada por Dios, la de ser esposa y madre.

Los franciscanos seglares han de ser personas convencidas de la necesidad de “educar a los niños para que se abran a la comunidad y adquieran conciencia de ser miembros vivos y activos del Pueblo de Dios”, confiados en la fascinación que San Francisco puede ejercer sobre ellos, por lo que la existencia de grupos de niños, con una pedagogía y bien organizados, es fuente de inicio en el conocimiento y amor a la vida franciscana.

¿Cuál es mi actitud para con los niños, en especial con aquéllos más desprovistos en lo material, afectivo y espiritual? - ¿Cuánto tiempo dedico a ellos?-¿Me gustaría intentar un grupo de niños con mi fraternidad? - ¿Cómo soy con los niños y niñas de mi familia? ¿Conozco algún texto en que Jesús diga algo en relación a los niños? ¿Qué nos enseña el Papa acerca de la niñez, sea en sus cartas o cuando vino a nuestro país? ¿Cómo ve la sociedad a nuestra Iglesia en relación a los niños?

Eurosia Fabris vivió el tiempo de guerra- 1915-1918- con todos sus efectos: familias con un pariente en el frente, escasez. Hambre, destrucción, deudas por pagar, carestía por todas partes y una familia numerosa que atender y alimentar. También la caridad de mama Rosa era sencilla y generosa. Compartía lo que tenía, desde frutos del huerto o del corral, hasta su propio alimento para socorrer a otros más pobres. Pequeñas cosas, pequeños servicios, todo en la vida cotidiana. Enseñó a coser, daba consejos para una vida cristiana, preparaba a formar familias cristianas.

Murió el 8 de enero de 1932. - De ella, se ha testificado: “Todo lo hacía para dar gloria a Dios y salvar las otras almas” – “Toda la vida de Rosa Barban estaba dedicada al perfecto cumplimiento de sus deberes de esposa y madre” – “Vivía con fe activa y operante: era verdaderamente extraordinaria aunque se tratara de su sencilla vida familiar” – “Ejercitaba su apostolado con el ejemplo y las palabras”- “Toda la vida de Rosa Barban fue dedicada a Dios y a su familia”.

Los franciscanos seglares al avanzar en la edad, sepan aceptar la enfermedad y las dificultades crecientes y den a su vida un sentido más profundo.


Sean personas convencidas de que la comunidad de los creyentes continuará con Cristo en la vida eterna, en la “comunión de los santos”.

Por tanto, los franciscanos seglares comprométanse a crear en sus ambientes y sobre todo en las fraternidades, un clima de fe y de esperanza, para que “la hermana muerte” sea esperada como paso hacia el Padre y todos puedan prepararse con serenidad.

¿A qué me motiva el haber conocido parte de la vida de la mama Rosa?


¿Cómo puede su testimonio ayudarnos a crecer en fraternidad? - ¿Cómo me voy preparando para el encuentro con la “hermana muerte”? - ¿Qué podrían decir de mí cuando deje este mundo? ¿Tengo ganas de ir al cielo y participar de la comunión de los santos? ¿Cómo puedo conseguirlo?

La hermana Eursia Fabris, fue declarada Venerable por S. S. Juan Pablo II el 7 de Julio de 2003 y fué beatificada en la Catedral de su ciudad, Vicenza, Italia, el domingo 6 de noviembre de 2005.

Cualquier milagro que opere a través de la nueva Beata, comunicarlo al encargado de Vicepostulaciones, Convento San Giacomo 35043 ( Paladio) Italia.

BEATA EUROSIA FABRIS- MAMÁ ROSA, RUEGA POR NOSOTROS.





Compartir en Google+




Reportar anuncio inapropiado |

Another one window

Hello!